web analytics
lunes , 16 octubre 2017
Inicio » Opiniones » Rasgos presentes de la estrategia sobre la reactivacion de la caficultura en El Salvador

Rasgos presentes de la estrategia sobre la reactivacion de la caficultura en El Salvador

Manuel Orellana Orellana*

Desde la época colonial, sovaldi En El salvador  el modelo agroexportador ha sido el motor dinamizador de la economía, site desde la producción de añil hasta la transición hacia una economía en donde el pilar se fundamentó en la producción de café y en donde el contexto social, político y cultural estaba en función de dicha actividad. El cultivo del café, asociado a la concentración y centralización de capitales, vino a consolidar la estructura de la oligarquía, basada en el monocultivo destinado a suplir la demanda de mercados internacionales en crecimiento.

El Salvador fue por décadas un país  con plausible nivel en la producción y exportación de café. Sin embargo, en los últimos años el país ha reducido significativamente el volumen de producción a menos de 1 millón de quintales, esta reducción, en gran medida, como consecuencia del limitado apoyo que ha tenido la caficultura por parte de Gobiernos anteriores específicamente en los periodos presidenciales de Francisco Flores y Elías Antonio Saca, quienes tuvieron contextos económicos muy ventajosos para reconvertir la caficultura nacional. De igual forma, en la misma época, existieron oportunidades con incentivos de precios más altos en el mercado internacional, los cuales no fueron transferidos a mejores precios pagados al productor cafetalero para mejorar sus fincas.

La política agrícola a finales de los 90 fue débil para transformar el subsector cafetalero, en un subsector más competitivo en mercados mundiales, dejando al capital privado que resolviera los problemas. En ese periodo, el principal inconveniente fue la insolvencia financiera a la cual se llegó por parte de la mayoría de los caficultores, los cuales no honraron sus deudas. Además, el modelo basado en la tercialización de la economía contribuyó al deterioro y descuido del parque cafetalero en su totalidad.

Entre algunos programas que se implementaron en ese periodo fueron, el Programa Integral de Renovación del Parque Cafetalero, el FICAFE (Fideicomiso del café) y el FEC (Fondo de Emergencia del Café); cuyo objetivo principal era brindar US$ 25.00 por quintal producido en las fincas y este monto otorgado siendo amortizado en el lapso de 5 años.  Cabe mencionar que dichas medidas no inyectaron ningún tipo de dinamismo al subsector. El problema del FEC radicó en asumir que la producción nacional se mantendría constante y se dejó fuera la posibilidad que la producción disminuyera, lo cual sí ocurrió. Al disminuir la producción los caficultores no tuvieron la oportunidad de amortizar el capital otorgado y solo podían saldar los intereses de dicho préstamo.   

Mientras esto sucedía en El Salvador, países de la región centroamericana  con políticas agropecuarias eficaces crecieron en sus niveles de producción. Según la OIC, las producciones estimadas para la cosecha de café en los últimos años son los siguientes: Guatemala, 3.5 millones de quintales, Honduras 5.4 millones, Nicaragua 2.0 millones, Costa Rica 1.5 millones de quintales.

Con el Gobierno de Mauricio Funes, se dio inicio a  un proceso de reactivación de la caficultura nacional, mediante la donación de plantas de café a caficultores y un apoyo a las plantaciones a nivel nacional. En en el periodo 2009-2010 la caficultura tuvo un interesante repunte logrando una producción de 2,6 millones quintales, oscilando y manteniéndose alrededor de este volumen de producción.

Lamentablemente, a finales de 2012, principios de 2013, el parque cafetalero fue afectado  por la Roya (causada por el hongo Hemileia vastratix), lo cual fue imposible de resolver con recursos con que se contaba en el Gobierno, aunque se hicieron esfuerzos muy grandes para resolver el problema. La producción en  el ciclo 2013/2014 se redujo significativamente a 700,000 quintales, situación que impactó significativamente, la producción, los ingresos, los empleos directos e indirectos y el volumen exportable de café. Todo esto aunado al envejecimiento del parque cafetalero nacional.

Con el inicio de la gestión presidencial del Profesor  Salvador Sánchez Cerén, se han generado una serie de esfuerzos y política para reactivar el subsector cafetalero. Entre esos destaca la creación en la estructura organizativa del  CENTA, de la división  CENTA-Café, conformada por técnicos especialistas en el cultivo, quienes han apoyado productores pequeños, medianos y grandes en las áreas de asistencia técnica permanente a caficultores de las seis cordilleras donde se concentra la producción, investigación en manejo integrado de la roya, fertilidad de suelo, genética del cultivo y manejo agronómico del cafeto. Además, la búsqueda de la renovación del parque cafetalero, mediante entrega anual de al menos 8 millones de plantas de variedades resistentes a la Roya a los productores. De la misma manera, acceso a créditos para nuevas siembras y otras actividades que requiere el cultivo. De igual forma, se han entregado  a los productores,  fungicidas para el combate de enfermedades de importancia económica en el cultivo del café y asistencia técnica especializada en fincas  productivas.

Un resultado al corto plazo de esta administración es disponer de semilla certificada de café, lo que permitirá avanzar en el incremento de las ares productivas y de la calidad del producto para los mercados internacionales.   El resultado de todos estos programas en apoyo al subsector cafetalero ha traído consigo una serie de resultados, entre los cuales está el aumento de la producción de 0.7 millones de quintales en 2013 a cerca de 1 millón de quintales de café en 2015, lo cual impacta directamente en la dinamización de la economía rural y nacional

*Movimiento de Profesionales Agropecuarios del ALBA, “APROALBA”, adscritos a la Coordinadora Intergremial Rafael Aguiñada Carranza,”CIRAC”

A %d blogueros les gusta esto: