web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Poesía de Eric Doradea

Poesía de Eric Doradea

Eric Doradea. Poeta, Antologador y Gestor Cultural. Nace el 10 de julio de 1982 en el departamento de San Salvador. Graduado en Ciencias Jurídicas por la Universidad de El Salvador, tiene estudios de maestría de la   Universidad Centroamericana José Simeón Cañas. Miembro fundador del Círculo Literario de la Rosa Negra en el año 2003 y fundador del Colectivo Tzunhejekat (Colectivo dedicado a la promoción del idioma Náhuat); cultiva ensayo, poesía y cuento corto. Se dedica a la   investigación, revitalización de la cultura y de la lengua Náhuat Pipil, ha publicado: Antología Poética del Círculo de la Rosa Negra 2012, “De laRABIApura y la certeza” breve antología 2014, “Siete maneras de responder a un Golpe”, antología 2014. Ha sido reconocido como escritor destacado en el año 2014 por Televisión de El Salvador. Es autor de la antología Poética “Tzuntekwani” Cabeza de Jaguar, que recoge a 40 poetas bajo temática indígena, publicada en 2016. Ha participado en festivales de Poesía en Nicaragua, Guatemala, Honduras y en el Festival Internacional de Poesía en Voz Alta organizado por la Casa del Lago “Juan José Arreola”, UNAM, México. Actualmente se desempeña como coordinador de Letras y Cultura Originaria de la Secretaría de Cultura del Gobierno de San Salvador y como Director de la Biblioteca Municipal. En su gestión se ha creado el Premio Hispanoamericano de Poesía de San Salvador.-

 

SABERES

El más viejo del pueblo

vio crecer árboles de amate

con su lengua, de nahuales

y amores habló con los más viejos,

el más viejo del pueblo no sabe leer ni escribir

no sabe leer letras encaramadas una sobre la otra

ni escribir garabatos en forma de caracoles,

en su vida solo aprendió a leer la locura del río

el silencio de la noche

aprendió a leer el palpitar de las estrellas,

el más viejo del pueblo nunca ha leído un libro

no sabe leer letras encaramadas una sobre la otra

ni escribir garabatos en forma de caracoles,

en su vida solo aprendió a leer la alegría de los pájaros

las manchas del jaguar

los crótalos de la serpiente cascabel

la muerte en los cantos de la aurora

el amor de su madre

el misterio en las cosas simples.

El más viejo del pueblo no sabe leer ni escribir

solo reír y cantar

cantar y reír.

 

TUTUT

Tutut, tutut

mutachishka, ken tipatani.

Sema mutakwikalis

metzchiwa tekenha se shuchit.

 

PÁJARO

Pájaro, pájaro

tus colores, tu vuelo.

Sólo tu canto

te distingue de una flor.

 

NAWAT

Ne ikman takamet te mikit

te mikit ne ikman takamet

nakat

nakat ka ijiyu

ne kinutza ne taketzalis

 

NÁHUAT

Los más viejos no mueren

no mueren los más viejos

se quedan

se quedan en la voz

de quien habla su lengua

 

TAJKWILTAKETZALIS

Tajtaketzalis tik nawat

Mutajtakwiltiat

asu kichiwastiat se petat.

 

TRENZAPALABRA

Palabras Náhuat

se tejen con la fuerza

con la que se teje un petate.

 

YULTAKETZALIS

Keman miki se shulet

minaya se taketzalis.

ka 1932 ka ijtzalku

te tatka mukakik, te tatka.

 

LENGUA MATERNA

Cuando muere un abuelo

se esconde una palabra.

En 1932 en los Izalcos

hubo silencio, silencio.

 

MIKILIS

Yajket ne kajkakalut

tea takwikat katka tik ne kwajkwawit

ne tijtipan shuchit waktiwit

wan naja, nikinpejpena ne tajtakwikalis

pal nimukwepa ka nuchan.

 

MUERTE

Se fueron los papagayos

en silencio quedaron los árboles

las últimas flores se marchitaron

y yo, recojo los cantos

para regresar a casa.

 

 

OMBLIGO

 

En el patio de la casa

el ombligo de sus hijos

debajo de su cama

diente de ocelote

cerca del ojo de agua

tabaco y palabra miel

en el campo

semillas de cacao

atrás de la casa

a sus muertos,

a todos sus muertos.

 

Para guardar las cosas

deben enterrarse

-así pensaba mi abuelo-

 

 

CONSAGRACIÓN 

DE LA SANGRE

No hay ceiba que esconda sus espinas

ni jaguar que niegue sus manchas

la noche no se avergüenza de la oscuridad

ni el río del pulso de sus aguas

mi padre no ha muerto

está en mi rostro

 

 

PASAR

 

Pasaron cantos

y una ceiba no siempre fue árbol

Pasaron tristezas

y una piedra no siempre fue peso

Pasaron años

y el agua nos habló de sus viajes

Somos gotas en el largo pulso del río

 

Ver también

Una balada para René E. Rodas

Mauricio Vallejo Márquez Escritor y Editor suplemento Tres mil   La  primera vez que escuché …

A %d blogueros les gusta esto: