web analytics
Página de inicio » Nacionales » Nidia Díaz considera importante construir una “cultura de paz”
Nidia Díaz, candidata a diputada por el FMLN. Foto Diario Co Latino.

Nidia Díaz considera importante construir una “cultura de paz”

Oscar López
@OscarCoLatino

En una entrevista para Diario Co Latino, Nidia Díaz, excomandante guerrillera y ahora parlamentaria, firmante de los Acuerdos de Paz, expuso los avances y desafíos que considera que la sociedad salvadoreña tiene desde la firma del acta que puso fin a 12 años de conflicto armado.

– ¿Cuál es el reto más urgente de los Acuerdos de Paz?

El reto más urgente es construir una cultura de paz con toda la población, con una visión de memoria que vea de dónde venimos, adónde hemos llegado y adónde queremos ir, en una ruta clara de que debemos de ir a una democracia más profunda donde la participación soberana del pueblo se expresa, pero también donde las condiciones económicas y sociales del pueblo estén resueltas, es decir, los derechos económicos y sociales del pueblo se deben de concretar estar vigentes, eso pasa por reactivar la economía, por generar más ingresos, por inversión más en lo social.

– ¿Qué representa este aniversario de los Acuerdos de Paz?

A 26 años de la firma de los Acuerdos de Paz, El Salvador en muchas cosas es otro país. Con los Acuerdos se impulsó el proceso democrático, se logró poner en el centro derechos de personas, se restablecieron las libertades, los derechos políticos de las personas, se creó una nueva institucionalidad, se dio impulso al proceso democrático, a la construcción de un Estado de derecho.

– ¿Cuáles son las transiciones por las que atravesó El Salvador durante estos 26 años?

Puedo decir que hubo dos transiciones: la transición democrática, producto de esos Acuerdos de Paz que reformó la Constitución en 24 artículos, para crear o reformar instituciones, fortalecer un Estado democrático de derecho. Recordemos que se creó una nueva institución en seguridad pública, se creó un organismo de inteligencia, una Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, un Consejo Nacional de la Judicatura, un nuevo Tribunal Supremo Electoral. Se crearon condiciones para elegir de otra forma al fiscal a quien también se le dio la responsabilidad de la investigación del delito, también se iba a elegir de otra forma la Procuraduría General de la República, la nueva forma de elegir la Corte Suprema de Justicia, es decir, se experimenta una reforma política.

– ¿Hubo reformas económicas?

En el componente económico no hubo reformas estructurales, pero sí algunos acuerdos que de haberse cumplido hubiesen posibilitado democratizar económicamente el país, porque daban oportunidad de que la micro y pequeña empresa, los agricultores pudiesen incidir en la política crediticia del Estado, pero eso no se cumplió, tampoco se cumplió el Foro de Concertación Económica y Social pues si bien es cierto que se instala después de mucha lucha, de mucho tiempo la empresa privada grande fue la última en sentarse y la primera en levantarse. En ese foro se discutirían salarios, canasta básica, pensiones, aspectos muy importantes para la población, pero eso dejó de funcionar solo se instaló y nunca se tomó en serio a lo largo de 18 años que gobernó ARENA. Después de la firma de la paz vinieron dos transiciones: la democrática y la neoliberal que impulsó el gobierno de Alfredo Cristiani. El proceso democrático era contradictorio al proceso neoliberal, excluyente, concentrador de riqueza que volvía más pobre al pobre.

– ¿Cuál es el rol del diálogo y concertación en el proceso de construcción de paz?

El diálogo y la concertación son la única posibilidad de unificar al país y lo estamos haciendo, tenemos libertades políticas libertades de hacer propuestas, de opinar, de organizarnos en el partido que más queremos sin que haya miedo. Tenemos una país con más inclusión social y tenemos el gran reto de cómo reconstruir un andamiaje social a partir de la inclusión y la integración social, también de cómo lograr la convivencia entre la escuela y la comunidad como un factor determinante para sacar a nuestro país adelante basados en la cultura de paz, eso es lo que estamos haciendo, los retos y desafíos para toda la sociedad van a ir siendo cada vez más ya no retos y desafíos, sino que realidades en la medida que avancemos en la construcción de un país donde valga la pena vivir, donde todos encontremos las oportunidades.

Como firmante de los Acuerdos de Paz Díaz consideró importante continuar con el proceso de construcción de una cultura de paz.

“Seguimos construyendo una paz, una paz que debe ser firme y duradera porque está cimentada en la parte espiritual, pero también en la parte material de las personas, en garantizar su salud, educación, vivienda, ingreso, empleo, todo si no logras tener siempre habrá disonancia, inconformidad, habrá violencia, pleito, es decir, no hay paz. Cuando te imaginas la paz es un estado armónico entre lo espiritual y lo material y a eso hay que trabajar y apuntarle todos los salvadoreños”, concluyó.

Ver también

ACOVICHSS: La mejor solidaridad es la ayuda propia

La Asociación Cooperativa de Vivienda por Ayuda Mutua del Centro Histórico de San Salvador (ACOVICHSS) …