web analytics

Natación

César Ramírez Caralvá

Escritor y Fundador Suplemento Tres mil

 

Glup, glup, glup… así era el sonido gutural en mi estado de inmersión, con mucha desesperación, ese estado agitado te hace mover brazos, pies, estremecerte en un frenético esfuerzo por salir a la superficie.

Bien recuerdo ese un día festivo colegial, organizaron un evento para visitar el Lago de Ilopango al sitio denominado Apulo, típico centro turístico con sus muelles, barcazas, lanchas, canoas, con equipo acuático de entretenimiento; llegamos a un rancho con la alegría infantil, nos dispersamos en sus bordes, el lago inmenso con su magia líquida, los inofensivos oleajes tan mansos que provocan piedad a los visitantes, el sol, la brisa, con mucho ruido de chicos apresurados en incursionar en las aguas cristalinas, las cuales puedes visualizar el fondo a unos cuantos centímetros pero en realidad la vista engaña, no son centímetros sino metros de profundidad.

Nos lanzamos al agua hasta el nivel de las rodillas, un flotador insumergible al estilo de una plancha era la meta de alcanzar, se trataba de flotar o nadar unos 5 o 10 metros, fácil para nuestra voluntad, la vista engaña por el paralaje, el fondo aparente es próximo, tú crees que no pasará nada.

Uno de los chicos era obeso,  flotaba fácilmente pero sabía cómo hacerlo, así que algunos ya habían llegado a la plancha, desde ahí hacían juegos, el gordo se encargaba de llevar a los amigos a la base; cuando regresó varios nos aferramos a su espalda, éramos muchos, entonces el gordo a medio trayecto grita, ¡suéltame, suéltame! entonces se sacudió varias manos, ahí fue el problema, nosotros los expulsados, comenzamos a desear alcanzar la plancha…

Sin apoyo nos hundimos, era una situación inesperada para los que no sabíamos nadar, entonces agitando los brazos lograba salir a la superficie por breves momentos, no obstante otros a mi lado se apoyaban en mi hombro para respirar, no veía nada, solo una borrosa imagen de agua con luz al final, mientras en la plancha mis compañeros observaban.

Al asfixiarte entras en shock instantáneo, por reflejo dejas de respirar pero los pulmones te obligan a tomar aire como sea, aquello era un frenesí de varios amigos ahogándonos, es inolvidable cuando tocas fondo del lodo y te impulsas hacia arriba para que manos desconocidas se apoyen en tus hombros y de nuevo sientas el pegajoso tacto con algas en tus pies… los segundos son eternos mientras el aire termina, no piensas en nada, tienes confusión y estás desesperado por respirar.

A punto de fenecer alguien de la plancha se lanzó y como pudo me sacó del lago… poco a poco en la orilla vomitas agua, respiras con fuerza, todos te rodean, mientras otros compañeros de infortunio también están a tu lado, ese día no era nuestro momento de muerte.

Después de un poco tiempo, tienes un sentimiento de culpabilidad, fragilidad, vergüenza, coraje, abandono y hasta disposición por superar ese momento, pero ese día no regresé al lago, esa inmersión fue suficiente. Nadie pareció darse cuenta del evento, lo tomaron con naturalidad… fue irresponsable.

En otra ocasión ese mismo año el colegio tenía una orquesta infanto-juvenil, a la cual pertenecimos  varias generaciones de estudiantes, las edades eran un mosaico infanto-adolescente, pero salían buenas notas de ese conjunto musical. Un día los curas organizaron una excursión a Nicaragua justamente a sus lagos, ahí estábamos disfrutando de piscinas privadas o quizás eran dos áreas construidas de recreo, como quiera que fuese de nuevo mi imprudencia me hizo lanzarme como otros, la vista de nuevo jugó en mi contra al engañarme, caminé sobre el piso, pero a unos pasos  la profundidad me envolvió el vacío, de nuevo la asfixia líquida, la desesperación de ver la luz lejos, la caída al fondo que no tocaba… afortunadamente en este caso los curas previsores llevaron un salvavidas que me rescató, mi caso fue ejemplar aunque por mi edad todo el mundo lo tomó con humor, menos yo… de nuevo uno tiene un sentimiento extraño, la muerte no es agradable.

Relaté a mis padres esos eventos, ellos decidieron enviarme a clases de natación, tendría acaso nueve años o diez, caminaba de casa al Estadios Mágico González, antes Flor blanca un nombre poético y en realidad evocador de escenas rurales de nuestros campos, en esos tiempos abundantes de agua, ríos, aves migratorias, mariposas estacionales, la vida apacible; caminaba alrededor de una hora hacia una piscina pedagógica de veinticinco metros al costado norponiente de la cancha de fútbol, había otra de cincuenta metros para jóvenes avanzados al surponiente, separadas por escalinatas y rejas; en esencia era un Estadio de fútbol.

Ahí aprendí por fin las nociones básicas, ante todo calma, bobby, desplazamiento simple, respiración, brazadas, estilos esenciales dorso, pecho, libre, mariposa, aquél grupo era infanto-juvenil mixto, había chicas con trajes especiales, maestras y maestros; las clases de una hora eran agotadoras de cuatro a cinco de la tarde en los llamados cursos de verano, el retorno a casa era fatigoso por la caminata, entonces dormía.

Un día alineados al borde de la piscina según la orden de los maestros, nos alienamos alternos entre las chicas,  algunas eran extranjeras, hablaban medioespañol con alemán, eran simpáticas pero distantes, en ese momento una maestra se paseó por el borde de la piscina con su traje de medio-blusa y calzoneta, uno de los chicos al momento de pasar hizo un Bobby (burbujas bajo el agua) emergiendo al paso de la maestra… las chicas extranjeras le dijeron eres un voyer-peeper-miron.. unas palabras raras, mientras le daban un codazo… el pobre rojo de vergüenza no dijo nada… la risa invadió al grupo.

Al final del curso hicieron una competencia, había chicos que sabían nadar, yo apenas evitaba ahogarme, mi espíritu competitivo surgía de mi ser, así que me preparé haciendo ejercicio, pero no lograba el estilo apropiado, al final llegué segundo, nada mal para dos intentos fallidos de muerte bajo el agua.

Después de eso, nunca más olvidaría nadar, había derrotado a la muerte por asfixia de inmersión, no le temería más, un gran logro para un chico de mi edad, de solo pensar que en dos ocasiones por poco me abraza la muerte y haber sobrevivido, me provoca muy buen humor.

Al nadar uno tiene desplazamiento simple, avanza en ese medio líquido, te estiras sin miedo, después de eso creo que sigo nadando toda la vida, porque el mundo es como una piscina, con metas, tiempo, competencia, esfuerzo,  y respirando en un medio hostil diferente al humano… entonces me veo nadando, nadando, nadando.

Ver también

Ronda en la fuente

Ronda en la fuente (Rob Escobar) La luz de la luna y la de los …

11 Comentarios

  1. Stain on with this write-up, I frankly conceive that this awesome internet site necessarily a good deal more than attention. I’ll probably be
    reverting to come across more, thanks for the information! http://www.cialisles.com/

  2. what happens when a woman takes viagra [url=https://viagenupi.com/#]viagra online canadian pharmacy[/url] generic viagra rx viagra online canadian pharmacy viagra vs cialis vs levitra https://viagenupi.com/

  3. essentially neat [url=http://viacheapusa.com/#]viagra boner[/url] generic viagra available viagra boner through
    familiar http://viacheapusa.com/

  4. ciprofloxacin hcl buy ciprofloxacin ciprofloxacin order [url=https://ciprofloxacin.confrancisyalgomas.com/#]buy ciprofloxacin[/url] https://ciprofloxacin.confrancisyalgomas.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.