web analytics
Página de inicio » Internacionales » Mientras Canadá se abre a la marihuana, algunas puertas se cierran a los usuarios

Mientras Canadá se abre a la marihuana, algunas puertas se cierran a los usuarios

Ottawa / AFP

Michel Comte

Canadá está a pocos días de legalizar el cannabis, pero a medida que los edificios de apartamentos, escuelas y otros espacios se mueven para prohibir fumar marihuana en sus instalaciones, algunos entusiastas temen que no tendrán ningún lugar para ejercer sus derechos recién adquiridos.

En todo Canadá está prohibido fumar tabaco en o cerca de las entradas a bares, restaurantes, oficinas e incluso parques.

Estas reglas están respaldadas por décadas de investigación que relacionan el hábito de fumar, incluso en forma pasiva, con un mayor riesgo de contraer cáncer y enfermedades cardiovasculares.

Siguiendo el ejemplo de las campañas antitabaco de los años 80 y 90, los gerentes de los espacios públicos y privados ahora se apresuran a combatir el cannabis, antes de que la legalización entre en vigor el miércoles, para prevenir que los mismos problemas surjan con el humo de la marihuana.

Pero el movimiento ha provocado una reacción violenta, especialmente por parte de los inquilinos que se enfrentan a ser ignorados y a no tienen dónde consumir lo que será un producto legal.

“Cuando llegue la legalización, solo las personas que sean propietarias de sus casas podrán consumirla, porque los alquileres se han modificado para restringir el hábito de fumar”, dijo a la AFP el defensor de la marihuana y arrendatario, Shawn MacAleese.

“La idea de que una persona pueda comprar un producto pero no usar dicho producto, a menos que sea propietario de su propia casa o propiedad, es ridícula”, dijo.

Canadá se convertirá en el segundo país del mundo en legalizar el cannabis el 17 de octubre, después de Uruguay, que abrió el camino en diciembre de 2013.

Según la agencia de estadísticas del gobierno, aproximadamente el 13% de los canadienses actualmente fuman tabaco.

En contraste, aproximadamente 4,6 millones de canadienses o el 16% de la población ha consumido cannabis este año, y no se espera que la cantidad aumente significativamente una vez que se legalice la droga que altera la mente, según una encuesta reciente de Statistics Canada.

Un informe reciente de la Sociedad Canadiense de Cáncer señaló que 65 de los aproximadamente 260 campus universitarios y universitarios del país han prohibido fumar marihuana o vaporear, alabándolos por “brindar un ambiente más saludable” a los estudiantes.

Otros se han resistido, incluida la Universidad de British Columbia en Vancouver, cuyo portavoz Hubert Lai dijo a los medios locales que la institución no deseaba “llevar el comportamiento a la clandestinidad”.

 

– Alquileres en aumento –

Dorothy Church de Condo Management Group, la administradora de edificios residenciales más grande en Ottawa (que supervisa más de 300 unidades), dijo que la mayoría de las corporaciones de condominios ha presionado para que existan restricciones para el 17 de octubre.

“La mayoría de los propietarios de condominios no quieren marihuana en sus edificios”, dijo, debido a su olor desagradable y preocupaciones de salud.

Cerca de 4,5 millones o casi un tercio de los 14 millones de hogares son de alquiler en Canadá, y la demanda de alquileres supera a la demanda de compra por primera vez en décadas.

“Estamos en una época en la que las personas se están volviendo sensibles a los aromas químicos, a los productos de limpieza y a los cigarrillos. Escucharemos a un propietario (de un condominio) quejarse de un vecino que está quemando incienso o utiliza complementos aromáticos tras su puerta”, dijo Church.

“El olor a marihuana es mucho más fuerte”, agregó.

Algunos residentes de apartamentos y condominios ya están planeando desafiar estas reglas, pero los abogados consultados por AFP dicen que confían en que se mantendrán.

Se hacen excepciones para los usuarios de marihuana medicinal.

 

– Marco jurídico “desordenado” –

Calgary se convirtió en la primera ciudad de Canadá en designar espacios públicos para fumar marihuana en parques y festivales.

Pero el estatuto se revirtió después de que se consideró inviable debido a una cláusula que requiere consultas vecinales en cada caso. También contravenía la prohibición provincial de fumar en público.

El concejal de Calgary, Jyoti Gondek, describió el marco legislativo en torno al cannabis como “desordenado”.

“Habremos legalizado el cannabis, pero como sociedad todavía lo estamos maltratando”, afirmó.

“Tendemos, como municipios, a tratar de manejar el desorden social a través de los principios de planificación”, lo que puede acabar en resultados “extraños” como éste, dijo.

Gondek sugirió que la mejora de las reglas antitabaco para permitir salones de cannabis es la mejor solución, pero considera que no existe voluntad política para tal movimiento.

“Es demasiado complicado”, concluyó.

MacAleese está de acuerdo en la necesidad de “espacios de consumo”.

“Si no podemos consumir cannabis en un salón o en un bar, no podemos consumirlo en casa a menos que usted la posea y no podemos consumir en público, ¿Qué espera exactamente el gobierno que hagamos cuando finalmente obtengamos nuestra cannabis legal?”, dijo.

Ver también

Tuberculosis, influenza e insalubridad golpean a migrantes en su ruta a Estados Unidos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: