web analytics
viernes , 20 octubre 2017
Inicio » Opiniones » Más que un acuerdo, hechos que cambian relacion entre Cuba y Estados Unidos

Más que un acuerdo, hechos que cambian relacion entre Cuba y Estados Unidos

Licda. Norma Guevara de Ramirios
@guevara_tuiter

El pueblo cubano celebró con regocijo el regreso de sus héroes a la patria. René González y Fernando González habían cumplido sentencias y aunque se encontraban en Cuba afirmaban que seguían siendo “Los Cinco” incompletos hasta que se lograra la liberación de sus hermanos detenidos injustamente. Ahora con la liberación y retorno de Ramón Labañino, medicine cialis sale Antonio Guerrero Rodriguez y Gerardo Hernández, view Los Cinco” están completos, treatment libres y en el seno de su familia. Ha triunfado la dignidad, ha triunfado la lucha tenaz del pueblo heroico de Cuba y la solidaridad que fueron capaces de movilizar todos estos años  y en todos los continentes. Llegó el fin de una prisión injusta que sufrieron desde el 12 de septiembre de 1998.

Ese solo hecho representa  un cambio importante para un pueblo que anhelaba su libertad y que jamás descansó en demostrar los vicios que se cometieron para condenarles incluso a dos cadenas perpetuas en el caso de Gerardo Hernández. Siempre estuvo claro que el Presidente de los Estados Unidos tenía en sus manos la posibilidad de su liberación como efectivamente ocurrió. El Acuerdo entre Cuba y Estados Unidos que sirvió de marco para esta liberación es un acontecimiento sin precedentes que sin duda  admite un análisis desde distintos aspectos; este, el del logro de la libertad de sus héroes, los que contribuyeron a salvar vidas evitando la consumación de actos terroristas en Cuba, marcará  a generaciones con la lección más preciada, la consecuencia con la vida y con el derecho de un pueblo a la autodeterminación.

También triunfa la dignidad y la racionalidad en la valentía del Presidente Obama  al asumir este paso, mismo que sus antecesores  se negaron a dar porque representa una ruptura de política exterior hacia Cuba y un desafío a quienes hicieron del bloqueo una  palanca con la cual amenazaban en elecciones estatales en EEUU. Reconocer ante el mundo que esa política ha fracasado y que es mejor emprender otro camino es un gesto valiente, escuchar al mundo que año con año lo reitera en resoluciones de la Asamblea de las Naciones Unidas es  un mérito y a la vez  un paso importante para el levantamiento del bloqueo unilateral que sostienen desde 1961.

Seguramente  las implicaciones del Acuerdo entre el Presidente Raúl Castro y el Presidente Obama  abarcan  variados aspectos dentro de las relaciones  diplomáticas que se reabren, es de esperar que los dos pueblos  se beneficiarán con ello. Se ha señalado en los discursos que simultáneamente fueron transmitidos el 17 de diciembre, un reconocimiento a la mediación del Papa Francisco y de Canadá lo que reafirma que esas relaciones restablecidas eran deseadas y esperadas por todos y quienes hicieron labor de medicación interpretan un sentimiento universal.

El estadounidense Alan Gross, que guardaba prisión en Cuba  desde hace cinco años también fue liberado. Ahora llega la etapa del levantamiento del bloqueo  en el nivel legislativo de EEUU. La solidaridad y la discusión del tema adquiere un sentido de urgencia, será necesario  el acompañamiento de gobiernos y pueblos para que ese proceso concluya bien y  lleve por fin a las relaciones civilizadas entre EEUU y Cuba.

La claridad con la cual habló el Presidente Raúl Castro no deja lugar a engaños, se parte del reconocimiento de las diferencias de fondo en  aspectos importantes como la política exterior, democracia, derechos humanos; y lo dijo con claridad que es necesario convivir civilizadamente independientemente de las diferencias existentes. Queda mucho por ver en este proceso abierto entre dos países hermanos. Se ha empezado a caer un muro, un muro que afecta más al pueblo cubano, pero también a otros países y a  sus economías restringidas por disposiciones estadounidenses.

La madre de uno de los héroes cubanos en su reciente visita a El Salvador nos dijo que no quería morir sin ver nuevamente a su hijo y que cuando su regreso ocurriera, sintiéramos nosotros – quienes hayamos abogado por su liberación- que estábamos siendo parte de una victoria. Cuánta razón tenían sus palabras, su sentimiento de madre y su entereza  de cubana.  A todos los familiares de los héroes cubanos nuestro regocijo por esta victoria de su lucha y su esperanza, por su capacidad de resistir tanto dolor y mantenerse siempre al lado de sus familiares y a su pueblo.

En vísperas de un aniversario más de la revolución cubana, estos acontecimientos la reafirman  y muestran la fortaleza y buena salud política construida a lo largo del tiempo,  que le  permite ser autentica en la relación con todos.

A %d blogueros les gusta esto: