web analytics
miércoles , 18 octubre 2017
Inicio » Opiniones » Los gobiernos del FMLN no son neoliberales

Los gobiernos del FMLN no son neoliberales

César Villalona

El neoliberalismo es una doctrina que plantea que los problemas económicos de un país se deben a la excesiva intervención del Estado en la economía. Según los neoliberales, cuando el gobierno gasta mucho, aumenta el dinero que circula, crecen las importaciones y disminuyen las reservas monetarias, que son los dólares en poder del Banco Central. Al bajar las reservas, caen las importaciones de materias primas y maquinarias, disminuye la inversión privada y crece el desempleo.

El neoliberalismo también plantea que el Estado afecta la inversión privada cuando aumenta salarios y fija precios, porque limita la ganancia empresarial, cuando fija la tasa de interés y afecta el ahorro y el crédito, cuando aumenta los aranceles y protege a las empresas ineficientes. También rechaza que el Estado sea dueño de empresas, porque las lleva a la quiebra o las sostiene con subsidios que aumentan el déficit fiscal.

La doctrina neoliberal parte de supuestos falsos pero la aplican los gobiernos de derecha para debilitar al Estado y fortalecer la propiedad y las ganancias de los grupos oligárquicos. En El Salvador la aplicaron los gobiernos de ARENA a través de un programa con los siguientes componentes:

Privatización de empresas y actividades públicas: banca, exportaciones de café y algodón, ingenios azucareros, empresas distribuidoras de energía eléctrica, telefonía y fondos de pensiones, entre otras.

Liberalización de la economía: liberalización de los precios de 230 productos de la canasta básica, de los insumos, de la tasa de interés bancaria y del comercio importador (reducción de los aranceles). Las facilidades a la inversión extranjera y los TLC completaron este componente de apertura de mercado.

Reforma tributaria regresiva, o sea, a favor de los sectores de mayores ingresos: eliminación de los impuestos al patrimonio (grandes propiedades) y a las exportaciones de café y azúcar, reducción del impuesto sobre la renta de las grandes empresas (de 35% a 25%), creación y aumento del IVA y de algunos impuestos selectivos al consumo, como los que financian el FOVIAL y el FOSALUD.

El Programa de Ajuste redujo el peso del Estado en la economía, que perdió empresas y fuentes de ingresos y no tiene política cambiaria ni monetaria debido a la dolarización. A su vez, fortaleció a los grandes empresarios, que se apropiaron de empresas públicas, pagan menos impuestos, fijan precios a su antojo e importan con bajos o nulos aranceles.

Los gobiernos del FMLN no han revertido todo lo hecho por los gobiernos de ARENA pero tampoco continuaron aplicando el programa neoliberal. Ni han privatizado empresas ni han profundizado el carácter regresivo de la estructura tributaria. Y eso es importante tomarlo en cuenta, porque una cosa es no poder revertir lo hecho por ARENA y otra cosa es darle continuidad a lo que hizo ese partido. Quien le da continuidad es neoliberal y quien aplica otra política no lo es.

Los gobiernos del FMLN iniciaron importantes programas sociales, con énfasis en la salud, la educación y la inversión en infraestructura. Cientos de miles de personas se han beneficiado de la reforma de salud, del paquete y la alimentación escolar, del programa de Ciudad Mujer y de otros programas sociales. Esas inversiones sociales son contrarias al neoliberalismo, que en vez de invertir en educación, salud y otros servicios, plantea que los mismos se privaticen.

Otras acciones de los gobiernos del FMLN que son contrarias a la lógica neoliberal son:

Impulso de programas de ayuda a la población más necesitada, como la entrega de bonos a personas jóvenes y madres solteras y la entrega de pensiones a personas mayores en pobreza extrema.

Entrega de semillas a más de 300,00 campesinos y campesinas.

Entrega créditos a bajos intereses (4%) a miles de pequeños y pequeñas agricultoras.

Eliminación de la cuota voluntaria de salud.

Aumento del salario mínimo en porcentajes que oscilan entre el 40% y el 120% en solo seis años.

Liberalización del pago de renta a los salarios que van de 317 a 503 dólares al mes. Esa medida que benefició a 82,000 personas.

Creación del Banco Nacional de Desarrollo, de propiedad estatal.

Creación de Bancamujer, de propiedad estatal.

Estatización completa de la GEO.

Creación de seis sedes de Ciudad Mujer.

Creación de más de 300 unidades de salud y de varios hospitales públicos.

Reducción, de 21% a 12.6%, de las comisiones que cobran las AFP. Esa medida golpea las ganancias de las AFP.

Aumento de 25% a 30% del impuesto sobre las ganancias de los grandes empresarios, los que ganan más de 150,000 dólares al año.

Contribución de 5% a las empresas que ganan más de 500,000 dólares al año.

Impuesto a los intereses sobre los ahorros de más de 50,000 dólares.

Aprobación de la ley de medicamentos, que facultó al Estado a intervenir en la fijación de los precios de las medicinas.

Los gobiernos del FMLN también aprobaron las siguientes medidas antineoliberales que luego fueron anuladas por la Sala de lo Constitucional:

Eliminación del control que sobre las instituciones autónomas ejercían los gremios de las grandes empresas.

Impuesto de 1% a las ventas brutas de las empresas que declaran pérdidas durante más de dos años y siguen operando.

Impuesto de 1% a los activos netos de las empresas que declaran pérdidas durante más de dos años y siguen operando.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: