web analytics
Página de inicio » Internacionales » Las políticas fiscales deben promover la inversión productiva, dice la CEPAL

Las políticas fiscales deben promover la inversión productiva, dice la CEPAL

CEPAL

Los proyectos financiados con recursos públicos o público-privados pueden incrementar la actividad económica especialmente en períodos de capacidad ociosa de la economía y cuando las necesidades de inversión en infraestructura están claramente identificadas, salve como es el caso de la región, thumb destaca la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en su informe anual “Panorama Fiscal de América Latina y el Caribe 2015. Dilemas y espacios”.

América Latina y el Caribe ha utilizado la política fiscal para reactivar la inversión y enfrentar el actual contexto de desaceleración económica, clinic aunque con diferencias entre los países, indica el documento que será presentado durante el XXVII Seminario Regional de Política Fiscal que se realizará este martes 10 y miércoles 11 de marzo en la sede de la CEPAL en Santiago, Chile.

En el estudio, el organismo de las Naciones Unidas advierte que la caída en los precios de los productos básicos implica una reducción de las rentas provenientes de los recursos naturales no renovables, lo cual debilita las finanzas públicas de los países exportadores. Esto podría ser compensado, dice, por las recientes reformas tributarias, especialmente por el fortalecimiento de la tributación directa.

En una mirada de largo plazo, plantea el informe, se aprecia que en América Latina (considerando un promedio de 19 países) tuvo lugar un largo período de aumento de la proporción de la deuda pública con respecto al PIB (1970-1989), seguido por etapas de reducción (durante 1990-1997 y 2004-2008, luego de un breve período de alza entre 1998 y 2003) y finalmente de estabilización entre 2009 y 2014.

Entre 2003 y 2008 se redujo considerablemente el nivel de la deuda pública y además se modificó de manera significativa su composición, observándose una extensión de los plazos, una mayor participación de la deuda a tasa fija, un aumento de la proporción de residentes en su tenencia y un creciente peso de las deudas en moneda local. De este modo, en los últimos 25 años la reducción de la deuda pública externa ha sido notable en la región: a comienzos de los años 90 representaba poco más de 70 % del PIB, en comparación con el 16 % que registró en 2014.

Los niveles de endeudamiento son muy disímiles entre países. Brasil tiene la deuda pública más elevada de América Latina (63,5 % del PIB en 2014), aunque en términos de deuda neta el monto es muy inferior (37 %). Otros países de América del Sur (Uruguay, Colombia y Argentina) y algunos de Centroamérica (El Salvador, Costa Rica, Honduras, República Dominicana y Panamá), así como México, tienen niveles de endeudamiento moderados (entre 36 % y 44 % del PIB). En el otro extremo, con niveles inferiores a 22 % del PIB, se encuentran Chile, Perú y Paraguay.

Según el Panorama Fiscal de América Latina y el Caribe 2015,  la  carga tributaria aumentó cinco puntos del PIB entre 2000-2013 en la región, con una estructura de impuestos regresiva. Esto explica que la incidencia de la política fiscal sobre la distribución del ingreso sea poco significativa. Por ello, la CEPAL urge continuar promoviendo acciones dirigidas a combatir la evasión y la elusión fiscal, reducir los tratamientos preferenciales y, en general, fortalecer la tributación sobre las rentas de capital.

Las principales conclusiones del documento serán presentadas durante la primera sesión del XXVII Seminario Regional de Política Fiscal, que será inaugurado mañana por la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, y el Ministro de Hacienda de Chile, Alberto Arenas.

La reunión es organizada por la CEPAL con el copatrocinio del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). El evento cuenta con el auspicio de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), gracias al programa conjunto CEPAL/AECID “Renovación del Pacto Fiscal en América Latina y el Caribe”.

Ingresos fiscales estables

El informe señala que la relación media de ingresos fiscales sobre el PIB correspondiente a los 20 países de América Latina y el Caribe objeto del informe[1] fue de 21,3% en 2013, 0,1 puntos porcentuales por encima de lo registrado en 2012. En tanto, el promedio de ingresos fiscales sobre PIB se habría incrementado en el período comprendido entre 2009 y 2012 de 19,5% a 21,2%.

Asimismo pone de manifiesto el considerable incremento experimentado por los ingresos fiscales en la región durante el período 1990-2013, que habría elevado la presión fiscal promedio en siete puntos porcentuales, de 14,4% a 21,3% actual.

Si bien este aumento de la recaudación tributaria ha dotado a los gobiernos de una mayor capacidad para incrementar el gasto en programas sociales e infraestructuras físicas, el promedio de ingresos fiscales sobre PIB se sitúa todavía 13 puntos porcentuales por debajo de la media de la OCDE, que es de 34,1%, según el informe.

Entre los países de América Latina y el Caribe se registran grandes diferencias. En 2013, los promedios de ingresos fiscales sobre el PIB de los 20 países de la región incluidos en el informe oscilaron entre 35,7% de Brasil, que se sitúa por encima de la media de la OCDE, 31,2% de Argentina, 14% de la República Dominicana y 13% de Guatemala. Entre los países de la OCDE los porcentajes de ingresos fiscales sobre PIB quedaron comprendidos entre 48,6% de Dinamarca y 19,7%[2] de México.

La participación de los ingresos fiscales recaudados por gobiernos locales en América Latina es pequeña en la mayoría de los países y no ha experimentado incremento alguno, lo que refleja una autonomía tributaria relativamente limitada en comparación con los países de la OCDE.

El informe incluye dos capítulos especiales. El primero evalúa la utilidad de tener en cuenta los ingresos no tributarios procedentes de recursos naturales renovables y no renovables, junto con todas las contribuciones obligatorias a salud y pensiones privadas, adicionalmente a los ingresos fiscales tradicionalmente cubiertos. El segundo presenta la evolución registrada desde 2000 por los ingresos procedentes de recursos naturales no renovables en los países de América Latina y el Caribe, cuyas economías están impulsadas por sus riquezas naturales, con proyecciones agregadas hasta 2014.

Está previsto que la caída de los precios del crudo registrada durante el segundo semestre de 2014 reduzca los ingresos en el equivalente a uno o 1,5 puntos porcentuales del PIB en Bolivia, Ecuador y México. En general, los ingresos fiscales procedentes de recursos naturales no renovables siguen representando un porcentaje muy importante de la recaudación tributaria total de muchos países de la región y, en algunos casos, como Venezuela y Ecuador, suponen más de 30% de los ingresos fiscales totales.

Este informe, elaborado de forma conjunta por el Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y el Centro para el Desarrollo de la OCDE, fue presentado hoy en el marco delXXVII Seminario Regional de Política Fiscal que se celebra en la sede de la CEPAL en Santiago de Chile.

Ver también

Primera gran caravana migrante centroamericana cumple un mes de camino a Estados Unidos

Guadalajara / AFP Yemeli Ortega Sin ánimo de festejo, la primera gran caravana migrante que …

A %d blogueros les gusta esto: