web analytics
sábado , 26 mayo 2018
Inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » LAS ARMAS DE DIEGO
LAS ARMAS DE DIEGO

LAS ARMAS DE DIEGO

Erick Tomasino,

escritor

Diego era un niño próximo a entrar a la adolescencia. Siempre se le creyó alguien problemático, un pequeño a quien no le interesaba el estudio ni las normas ni la disciplina escolar, más pendenciero que curioso era el prototipo de niño malo. A su corta edad le tenían tanto miedo hasta el punto que no sólo se le consideraba responsable de tener amedrentado a sus compañeros de clase, sino que además era el quebrar de cabeza del cuerpo de profesores de la escuela.

Cierto día, un compañero de grado lo acusó con la maestra de llevar una pistola dentro de su mochila. Su profesora lo invitó a pasar al frente de la clase. Para sorpresa de todo el grupo de niños y niñas, la Profe, en lugar de reprenderlo y acusarlo con las autoridades le pidió a Diego que le mostrara el arma. Él, igual de sorprendido por no recibir el castigo que en una situación así podría esperarse, sacó aquella pistola de su mochila y se la mostró a la Profe.

Bueno -dijo ella- yo no sé mucho de estas cosas, pero vamos a aprovechar esta situación para indagar un poco sobre armas y qué relación tienen con nuestra realidad. Así que le pidió a Diego que a partir de ese día, se sentara en la primera fila de la clase pues sería el asesor de la Profe en un proyecto de investigación. Eso significaba, que desde esa fecha, las y los estudiantes se pondrían manos a la obra para descubrir de dónde venía aquel artefacto y quienes se beneficiaban con la producción de las armas de fuego.

Al principio, las respuestas venían de la suposición de que aquello procedía del hermano mayor de Diego, otro se atrevió a decir que era de su padre y que ya la había usado en más de alguna ocasión o que simplemente Diego la había recibido como parte de su entrenamiento para ser miembro de una banda criminal. El chico se sentía acusado y no decía nada, aquellos comentarios le hacían sentirse con rabia, más pequeño y con menos fortuna que los demás.

La Profe insistió que aquello no era una tarea sencilla. Habría que investigar de forma más sistemática de dónde venía esa arma. Insistió que sobre todo habría que descubrir a quien o quienes beneficiaba la propagación de ese tipo de cosas no sólo en la comunidad, sino ampliar la mirada a lo que sucedía en otros lados del mundo.

Todo el grupo se puso a investigar sobre el origen de la pistola. Primero preguntaron a otros maestros y maestras si lo sabían, la mayoría dijo desconocer de ello, así que sugirieron preguntar a algunos amigos del vecindario de los cuales se sospechaba podrían brindarles más información, otros bajaron fotos de internet de armas similares y con ello preguntaron a otras personas de la comunidad, a algunos padres, vecinos, a tal punto que mucha gente se sintió curiosa de aquella singular tarea que la Profe les había puesto.

Por fin encontraron a alguien que sabía qué tipo de pistola era aquella, les dijo el nombre de la empresa fabricante y el país de donde las importaban. En un principio las chicas y los chicos se sintieron satisfechos, pero la Profe les insistía que había que averiguar más, quiénes eran aquellas empresas que preferían fabricar armamento y no otras cosas, como dulces o guitarras.

Buscaron toda aquella información en internet, en algunos libros. Los chicos más grandes de los cursos inmediatamente superiores apoyaron en buscar información, hasta entrevistaron a una persona que en algún momento había realizado un estudio similar y eso les llevó a buscar nuevas fuentes.

Así, descubrieron que aquella arma era apenas una minúscula –aunque letal– parte de toda una industria que año con año ganaba millones de dólares por la fabricación y venta de armas; supieron además que para ello necesitaban un mercado donde comercializar toda aquella producción, por lo que las guerras y la delincuencia no eran situaciones aisladas, sino que también eran producto de aquella diabólica industria que vivía de la muerte.

Encontraron que sólo las principales cinco empresas de defensa en el mundo obtuvieron ganancias por 151 millones de dólares en 2016. Mucho de esas inmensas fortunas las lograron siendo las principales contratistas del departamento de defensa de Estados Unidos. Por lo que aquel gobierno siempre tenía la enfermiza tendencia de inventarse enemigos y guerras hasta en los pasajes empobrecidos como en los que la escuela del vecindario se ubicaba. Si alguna vez fueron comunistas o indígenas que lo aparentaban, ahora eran terroristas prefabricados, traficantes de drogas, dealers de países centrales, pero también jóvenes de tez morena y empobrecidos igualitos a los jóvenes de su comunidad. Las víctimas –daba lo mismo– no se diferenciaban siempre y cuando sus muertes acumularan las ganancias de los dueños de la guerra.

Pero las empresas de esa perversa industria no sólo estaban instaladas en Estados Unidos, sino también en Gran Bretaña, Israel, Francia, entre otros países a los que no les bastaban las muertes del sur sino que también los provocaban dentro de sus propias fronteras, aunque curiosa y decididamente las víctimas siempre eran pobres y diferentes a los dueños de la industria de la guerra. Eso, entre otras cosas, fue uno de los puntos de llegada de aquellos chicos y chicas que antes sólo veían en los noticieros lo datos muertos de los muertos sin alma.

Y así Diego y el resto del grupo se dieron cuenta que detrás de aquella arma que una vez estuvo en sus manos, había toda una industria armamentista que beneficiaba a importantes grupos de poder a nivel mundial. Que la situación de violencia que se vivía era producto del perverso negocio de la muerte y que jóvenes como ellos sufrían las consecuencias.

Todo eso aprendieron con aquella tarea que les permitió ver más allá de lo inmediato. Que les ayudó a ampliar la mirada revelando las causas y lo que significaba para ellos, sus familias, su comunidad y sus semejantes. Mientras en el vecindario de Diego, algunos muchachos –todavía desconociendo aquella complejidad– seguían pensando en matarse unos a otros.

Nota: Este cuento está basado en una anécdota que se la escuché a Frei Betto y me pareció importante escribirla, reescribirla y compartirla.

A %d blogueros les gusta esto: