web analytics
jueves , 19 octubre 2017
Inicio » Opiniones » La suerte está echada

La suerte está echada

Renán Alcides Orellana

En materia y tiempos electorales, rx en ruta hacia el 1 de marzo, la suerte está echada y pasar el Rubicón (elecciones: diputados y alcaldes 2015), será cuestión de escasos siete días. Bien o mal, habrá pasado ya la campaña y los partidos políticos, principales protagonistas: FMLN, ARENA, GANA, CD, PCN, PDC, DS… estarán a la espera de los resultados que, al final, sentenciarán la nómina de los electos: alcaldes de los 262 municipios, diputados de los 14 departamentos y los diputados al Parlacen.

Mientras se da el evento, e independientemente de los resultados, la ciudadanía consciente, cansada ya de tanta demagogia, falsas promesas, campaña sucia y hasta de insultos, esperaría verdadera renovación de la mayoría de los futuros funcionarios, con personas capaces de trabajar real y arduamente por el país, para dejar atrás y olvidar lo negativo de muchos diputados y alcaldes, algunos ya con claro y marcado desgaste por senilidad biológica y política. Valgan, seguramente, las excepciones. Pero, la suerte está echada y, desafortunadamente, no se anticipan señales de cambios significativos. Será más de los mimo. Y seguirán funcionando: los imprescindibles (y los que no, irán de “asesores” legislativos), los de trayectoria báquica y pistoleril, los viajes a veces fantasmas, sin decir qué de bueno se obtuvo, pero eso sí muy “enviaticados”; los tránsfugas para “servir” mejor al país, las componendas bajo la mesa, los privilegios, las prebendas… en fin, todo el mal accionar que el pueblo honesto ha resentido, mientras  las carencias y otros desajustes lastimaban la conciencia popular. Será decepcionante, pues, ver a los mismos cansados y cansadores rostros y los “rostros nuevos” de añejas edades, como los “únicos” llamados a componer el estado de cosas… ¡Dios guarde! Y los correligionarios de allá del interior del país, seguirán creyendo de buena fe la palabra de los autonombrados redentores de la patria, mientras allá se les agotan las escasas pertenencias y, lo peor, el mínimo alimento para siquiera irla pasando… pues su buen amigo político, hasta de abrazo durante la campaña, ha sido electo y no tiene tiempo para repetir la visita, ni siquiera para un mínimo recuerdo.

Así ha sido, así es, así será… mientras el fiel y honrado hombre del campo y la ciudad, siga aportando su humildad y su generosa atención, a quienes saben aprovecharla y hacer mal uso de ella. De nuevo, valgan, seguramente, las excepciones.

Siete días y, como en el paso del emperador al río Rubicón, la suerte estará echada. Habrá triunfadores y perdedores y algunos de éstos, lo más novatos y esperanzados, tarde descubrirán que su nombre e imagen fueron utilizados para hacer creer -aunque ya pocos lo creen- que había apertura interna en su partido, pero sólo para mientras. Y los mismos de siempre, con alguna mínima excepción, seguirán haciéndose los bigotes sin haberles costado mucho, más que el simple dedazo de sus bien querientes del partido.

Es que son los imprescindibles para salvar al país y a nuestro  “sistema de libertades” (¿?) -dirán, justificándolo, los dirigentes-  y ahí estarán los mismos de siempre, aun cuando el pueblo mismo sabe que, de algunos y después de tantos años, no ha quedado ni la más mínima huella para siquiera poder decir “pasó por aquí”.

Ese es el panorama, previo al evento. Falta que ver lo que vendrá después ¿Avance o retroceso?  Cuestión de esperar… (RAO).

A %d blogueros les gusta esto: