web analytics
Página de inicio » Nacionales » La reforma a la función pública debe ofrecer servicios con calidad
El ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya junto con el representante del Banco Mundial, Oscar Avalle, en la firma de los convenios de cooperación económica. Foto Diario Co Latino/Cortesía

La reforma a la función pública debe ofrecer servicios con calidad

Alma Vilches
@AlmaCoLatino

El Centro de Formación Continua y la maestría en Administración Pública de la UCA, con el apoyo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), desarrolló el conversatorio “Diálogo social y Reforma del Servicio Público”, donde se analizó que dichas reformas deben contribuir al bien común, y no afecte a los trabajadores ni tampoco a la ciudadanía, sino sean de beneficio para sociedades con mayor equidad y justicia social.

Andreu Oliva -rector de la UCA- señaló que la reforma a la función pública debe tener la finalidad de ofrecer a toda la población un acceso a los servicios de calidad, que satisfagan las necesidades humanas de la población, propicien el desarrollo económico y social sostenible. El servicio público y el Estado deben buscar como objetivos, eliminar la pobreza de la sociedad y ofrecer a la ciudadanía las posibilidades y oportunidades para que cada quien construya el proyecto de vida deseado.

Sostuvo que la reforma de los servicios públicos debe estar basada en algunos principios como la responsabilidad, rendición de cuentas, transparencia, oferta de nuevos y mejores servicios públicos, creación y mantenimiento de mejores condiciones de trabajo, cumplimiento de las normas del trabajo a manera de mantener la moral y el rendimiento de los empleados del servicio público. El resultado de un diálogo social hecho con apertura y la participación de todos los actores, asumiendo su responsabilidad puede ser fructífero.

“No pueden ponerse esas reformas que perjudiquen a los trabajadores del sector público o los van a dejar sin sus empleos, o a tener una disminución de las prestaciones logradas a lo largo de sus años trabajando. En esa reforma de la función pública todos deben ganar, es importante plantear el diálogo social como un proceso necesario para consensuar sobre las reformas que requiere el servicio público, así responder a las demandas de la población y permita el desarrollo de los países”, destacó Oliva.

A criterio del director de la Oficina de la OIT para América Central, Haití, Panamá y República Dominicana, Leonardo Ferreira, no se puede hablar de reformas del servicio público sin que exista el diálogo social, tampoco puede darse un mejor servicio público si no se plantea el respeto a los derecho fundamentales en el trabajo y el empleo público, además, de fortalecer la carrera en la administración.

La situación actual en todo el mundo y en particular en América Latina y El Caribe muestra la importancia de contar con un sector público más fuerte para afrontar la crisis sanitaria, económica y social, además es importante no verlo con el sesgo de la racionalización del empleo público, sino con la necesidad de las reformas para un fortalecimiento del servicio público en un ambiente de diálogo social.

Destacó la importancia de la finalidad del servicio público y atender de mejor manera las demandas de la sociedad, durante la pandemia ha quedado demostrado la necesidad imperativa de tener un mejor Estado, que promueva las políticas necesarias para la sociedad en este momento.

Maricarmen Molina -secretaria general de la Confederación Sindical de Trabajadoras y Trabajadores de El Salvador- indicó que un país se desarrolla en la medida de contar con buenas políticas públicas, responder a las necesidades de la población, y para ello es necesario tener los mejores funcionarios, una correlación entre la capacidad de las instituciones y la calidad de las políticas públicas; en el mundo existe un desencanto y pérdida de confianza de los ciudadanos con la democracia, y en gran parte se debe a la falta de respuesta que los gobiernos dan a su población con respecto a la necesidad más apremiante.

“Es necesario hacer un cambio en el Estado y que exista una mayor conexión entre la población, los servidores públicos con los ciudadanos y una mayor conexión entre las políticas públicas y la necesidad de las personas. Hay que establecer un sistema de servicio público enfocado en la vocación del servicio del ciudadano como el origen del Estado”, afirmó Molina.

Asimismo, destacó la importancia del talento humano para mejorar los servicios, pues hay una deuda histórica porque es necesario mejorar y modernizar la calidad de los servicios, pero también es una cultura en la que se dignifique al servidor público, se garantice la estabilidad laboral, condiciones decentes, respeto sindical a la libertad plena, en la medida que el trabajador del sector público está motivado también mejora la calidad de su prestación.

Mientras tanto, Pablo Arellano -especialista en legislación laboral de la OIT- dijo que las políticas públicas debe estar centradas en las personas, para lo cual se propone aumentar la inversión en las capacidad de las personas, aumentar la inversión en las instituciones del trabajo e incrementar la inversión en el trabajo decente y sostenible. Se plantea regular la jornada de trabajo para establecer ciertos equilibrio entre la vida laboral y la familiar.

Para tener un servicio de calidad debe tener funciones competentes, por lo cual deben ser formados a lo largo de su carrera como servidor público, se promueve que todo trabajador va a estar en constante desarrollo y a permitirle reinsertarse en el mercado de trabajo si es necesario, puntualizó.

Ver también

“Trolls, propaganda y miedo aviva la maquinaria mediática de Bukele en El Salvador”: Reuters

Redacción Nacionales @DiarioCoLatino Una investigación periodística por parte de la agencia Reuters reveló que el …