Cascos vacíos de las caracoles que constituyen la vida del lago de Güija, han quedado en los márgenes de sus aguas como sedimento, luego de la baja del nivel del agua por la época del verano. Foto: Diario Co Latino / Iván Escobar.

*7Guija Ostua 5

Ver también

Cuentos de Kike Zepeda

Árbol de tazas Justo después del desayuno, puso en la mesa la primera taza de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *