web analytics
Página de inicio » Internacionales » FARC y gobierno destraban espinoso acuerdo sobre justicia en proceso de paz

FARC y gobierno destraban espinoso acuerdo sobre justicia en proceso de paz

Internet Colombia Farc siguen negociandoPor Héctor Velasco/La Habana/AFP

Las FARC y el gobierno de Colombia llegaron a un entendimiento sobre el acuerdo de justicia para las víctimas del conflicto, un punto que mantenía trabado el proceso de paz en Cuba, tras discutir sus mutuos desacuerdos, anunció la guerrilla.

El fin de semana, el jefe máximo de la organización, Timoleón Jiménez, trató junto a Enrique Santos, hermano y enviado especial a Cuba del mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, las diferencias que habían surgido sobre el alcance del acuerdo sobre justicia.

En una entrevista con un medio de difusión de las FARC, Jiménez calificó el encuentro “de bastante productivo” y dio a entender que las partes habían logrado superar en gran medida los desacuerdos.

“Le expresé a nombre de las FARC las inquietudes que tenemos, las angustias que tenemos, porque al fin y al cabo nosotros no nos cerramos a la banda y le dijimos al gobierno: ‘listo, revisemos nuevamente el acuerdo’ e inmediatamente se convocó a la comisión de juristas, los tres del gobierno y los tres nuestros, para que hicieran una revisión”, señaló el jefe rebelde.

Al cabo de ese examen, el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) lograron un nuevo entendimiento en torno al acuerdo de justicia para las víctimas del conflicto armado de medio siglo, que deja cientos de miles de muertos y millones de desplazados.

“Según lo que me informan, ya nuevamente hay acuerdos sobre los 74 puntos de los 75, nos queda uno”, subrayó Jiménez, también conocido como Timochenko.    El gobierno colombiano no se ha pronunciado al respecto.

Comprometidos en un proceso de paz que empezó hace tres años, las FARC y el gobierno negocian seis grandes temas para acabar con el enfrentamiento armado.

Hasta la fecha han logrado consensos parciales en tres puntos (reforma agraria, drogas ilegales y participación política de los rebeldes), y aun quedan por cerrar los relacionados con reparación y justicia para las víctimas, desarme de las FARC y refrendación de los acuerdos.

Considerado uno de los puntos más delicados de la negociación, el acuerdo sobre justicia incluye la creación de un tribunal especial, juicios y penas de cárcel para responsables de crímenes de lesa humanidad, toma de rehenes, ejecuciones extrajudiciales y violencia sexual, pero amnistía para delitos políticos.

Solo la discusión del tema justicia ha consumido 15 meses de ardua negociación.

Con un histórico apretón de manos, el presidente Santos y Jiménez sellaron el pacto de justicia el 23 de septiembre en Cuba, y se comprometieron a avanzar en firme hacia la firma de la paz definitiva antes del 23 de marzo de 2016.

Sin embargo, tras ese encuentro surgieron diferencias en torno al alcance del convenio de justicia que incluso parecieron trabar los diálogos.

Las partes mantienen en reserva el contenido explícito del acuerdo, y solo publicaron apartes en un comunicado el día del encuentro Santos-Timochenko.

“Un gesto positivo”

De otro lado, las FARC saludaron el indulto concedido a 30 de sus hombres presos en Colombia, pero insistieron en su pedido al gobierno para que también excarcele a 80 guerrilleros en “grave estado de salud”.

“Valoramos como un gesto positivo que ha sido recibido con beneplácito por buena parte de la sociedad colombiana, el anuncio del gobierno nacional de indultar a 30 prisioneros condenados por rebelión”, dijo Pablo Catatumbo, uno de los negociadores de paz de las FARC en La Habana.

El gobierno de Santos anunció el domingo el indulto a los guerrilleros como un “gesto de confianza” hacia el proceso de paz.

Los beneficiados con el perdón oficial purgan penas por rebelión, y ninguno está condenado por delitos graves, según las autoridades colombianas. Los rebeldes serán liberados antes de fin de año.

No obstante la reacción positiva, la guerrilla elevó un nuevo pedido al gobierno para que excarcele, “como gesto humanitario”, a otros “80 prisioneros de las FARC en grave estado de salud”.

En su mensaje, la agrupación armada reiteró que más de 1.500 presos cumplen una “huelga de hambre” en cárceles colombianas desde el 9 de noviembre, en protesta por los “altos niveles de hacinamiento”, el maltrato y la falta de atención médica.

FARC acepta acelerar negociación

La guerrilla de las FARC acogió la propuesta del gobierno de Colombia de acelerar el proceso de paz en Cuba, a través de una nueva metodología en las discusiones, y sugirió que el diálogo iniciado hace tres años entró en una etapa “prácticamente irreversible”.

En una entrevista divulgada la noche del martes, el jefe máximo de la organización comunista, Timoleón Jiménez, aceptó la propuesta del presidente Juan Manuel Santos de imprimir mayor velocidad a las discusiones, con el fin de terminar un conflicto armado de medio siglo.

“Hay una propuesta que es muy interesante, habían dicho que un cónclave, esa es la figura para mostrar y decir que queremos un escenario donde haya resultados”, afirmó Jiménez (“Timochenko”) en un video de las FARC subido a Youtube.

Jiménez aludió en esos términos a la iniciativa que lanzó Santos la semana pasada de convocar a una especie de cónclave para finiquitar los acuerdos y firmar la paz antes del 23 de marzo, como se comprometieron ambos en La Habana el 23 de septiembre.

Hasta la fecha la negociación se ha desarrollado por ciclos de hasta cinco días, en los que comisiones del gobierno y las FARC tratan seis temas: reforma rural, cultivos ilegales, participación en política de los rebeldes, justicia para las víctimas, dejación de armas y refrendación de los acuerdos.

La propuesta de una nueva metodología fue examinada por Jiménez y Enrique Santos, hermano y enviado especial del mandatario colombiano, durante una reunión celebrada el fin de semana en La Habana.

“En una carta personal que le mandé al presidente hace como dos años, yo le decía que me parecía que ese método de los ciclos no era el mejor, que por qué no revisábamos eso y ahí seguimos en la dinámica y la práctica nos está demostrando que este método no es el mejor”, comentó el jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

En ese sentido, Timochenko agregó: “si rediseñamos eso, nombramos una especie de dirección ejecutiva integrada por los dos jefes de las delegaciones, que junto con los jefes de las subcomisiones hagan el plan, hagan un cronograma, y esa dirección ejecutiva esté permanentemente balanceando y desentrabando lo que se dé (…), creo que eso nos va a servir”.

Para las FARC también sería oportuno que se conforme una “vocería común” del proceso. “Es algo que hemos venido planteando hace mucho rato, pero no ha sido posible implementarla. Si logramos eso yo creo que vamos a avanzar bastante”, insistió Jiménez.

En la entrevista, algunos de cuyos apartes fueron difundidos el lunes, Jiménez sugirió que las negociaciones para acabar con el conflicto más antiguo del continente están en un camino de no retorno.

“Estamos en un punto donde prácticamente es irreversible el proceso, pero si se sigue manteniendo esa voluntad de ambas partes”, sostuvo.

El jefe de las FARC agregó que hay temas que están a punto de acordarse como un “cese al fuego bilateral y definitivo”.

“Eso está a punto de implementarse, pero esas cositas que faltan tienen que definirse con mucho cuidado para que de pronto no vayamos a dejar el acuerdo -de entrada- minado y se nos va a reventar”, anotó.

Ver también

Caravana de migrantes acelera su avance y empieza a llegar a Tijuana

Tijuana / Ciudad de México / PL / AFP Miles de migrantes centroamericanos apresuraban el …

A %d blogueros les gusta esto: