web analytics
viernes , 20 octubre 2017
Inicio » LAICIDAD » ESTADO LAICO: PLURALISMO

ESTADO LAICO: PLURALISMO

Dra. Sofía Villalta Delgado

Voltaire mencionaba que la teocracia ha llevado a horribles excesos. El modelo del Estado laico defendido por diversas corrientes filosóficas occidentales fue motivado por atropellos cometidos en Europa durante la época medieval, y originado por un poder político bajo una doctrina religiosa en particular.

A lo largo de la historia, el poder político ha tenido relaciones cambiantes con diversas doctrinas vigentes en la sociedad civil. En ocasiones la autoridad política adoptó una doctrina religiosa oficial para fortalecer su control social y exigir obediencia. La historia documenta experiencias conflictivas y traumáticas en la humanidad, generada por Estados dominados por un pensamiento religioso en particular.

Separar el Estado de un pensamiento religioso hace que este reconozca la libertad de conciencia en materia religiosa, y que permita a sus ciudadanos y ciudadanas la libre elección basada en los derechos humanos fundamentales, como la libertad individual de decidir en igualdad de condiciones sin que se coaccione a favor de un pensamiento religioso en particular.

El principio de neutralidad de parte del Estado favorece el pluralismo y no permite que la seguridad individual se vea amenazada. John Locke afirmaba que, con base a la tolerancia, ningún ser humano puede atentar o disminuir los derechos civiles de otra u otro por el hecho de que este se declare ajeno a la religión y rito de aquel.

Finalmente, la esperanza de que los Estados laicos reduzcan la conflictividad internacional sustentada en agresiones bélicas fundamentadas en pensamientos religiosos es, hoy en día, una respuesta que fortalece las libertades individuales en el ejercicio del poder público.

Los Estados laicos empiezan a tener vigencia en la modernidad. La confesionalidad del Estado contradice el principio de igualdad propiciando discriminaciones que deben ser erradicadas, ya que llevan al desequilibrio en el ejercicio de las relaciones de poder.

El pluralismo es parte de la democracia. De ahí que defender el Estado laico tiene como fundamento la presencia de una multiplicidad de pensamientos en los seres humanos, mismos que, basados en la igualdad de Derechos, pueden permitir una convivencia pacífica dentro de la sociedad actual.

A %d blogueros les gusta esto: