Página de inicio » Opiniones » El discurso de victoria del presidente y la realidad

El discurso de victoria del presidente y la realidad

Licenciada Norma Guevara de Ramirios

El domingo 21 de marzo, el presidente Bukele en cadena nacional celebró los resultados electorales en favor de sus partidos. Ese discurso ignora muchas cosas y anuncia otras que vale la pena comentar.

Asegura que el pueblo se expresó democráticamente en favor de su partido y le dio mandato de gobernar, ignorando a la oposición política; olvidó decir que la ha enfrentado, la ha bloqueado aprovechándose de los fondos públicos. Nada nuevo dice cuando dice que no dialogará ni con ARENA ni con el FMLN, califica de irrelevantes a sus diputados y alcaldes, pero sí son relevantes los dos diputados del PCN y el del PDC.

Además de anunciar que no dialogará con sus opositores políticos, incluye a los “satélites, que ya sabe quiénes son”, al parecer todo el que tenga una crítica a su modo antidemocrático de gobernar, será calificado de satélite, sean periodistas, profesionales, instituciones, comunidades, porque debe recordar que casi la mitad de la ciudadanía acreditada para emitir el sufragio, no votó y seguramente entre ellos, hay miles y miles de personas que adversan su gestión, que tienen críticas a su Gobierno.

Elogia los comicios como democráticos, porque le dieron ventaja por segunda vez, pero rápido olvidó toda la campaña de desconfianza que generó con sus ataques y los de militantes de su partido a la autoridad electoral, que es algo más que los magistrados y magistradas del TSE, a quienes incluso privaron de libertad por unas horas, atacaron a la juntas electorales departamentales, cuestionó el sistema que habían creado y usaron por primera vez para apoyar el escrutinio preliminar y anunciaba fraude contra sus partidos.

Aseguró que cambió el sistema con la arrolladora victoria, dejando sin razón a los críticos que aseguraban que el sistema estaba diseñado para un sistema pluralista. Y es cierto, la Constitución es clara en establecer para la elección de diputados, que el sistema debe ser pluralista y aunque tenga la mayoría calificada juntando los votos de su partido y los de los partidos aliados, o colaboradores, como él los califica, el resultado dio representación a otras fuerzas. ARENA, el FMLN, y Nuestro Tiempo y juntos son más que el 3 %, al que decía se reducía la oposición.

Esos diputados y diputadas, según el Artículo 125, cada uno representa al pueblo entero, y sus iniciativas, aunque sean de grupos menores al oficialismo, son tan legítimas como las que en el futuro salgan de los ministerios. ¿Entiende esto señor?

La democracia no se reduce al mero hecho de votar y elegir funcionarios, significa capacidad de respetar normas primarias y leyes, instituciones y las voces de la sociedad que es diversa.

El presidente en su discurso dice que atenderá al 27 % que no votó por sus diputados, también debe agregar a los que no votaron y saber que entre ellos estamos los que votamos por otros partidos que no son el oficial; entender eso sería tener actitud democrática.

No le gusta y lo mostró, el calificativo que se ha agenciado por su manera de gobernar, el de dictador, por eso para él no cuentan las leyes, opiniones diversas, solo cuenta su voluntad y los intereses del grupo que apoya su dictadura.

Dice que sus opositores pueden expresarse, tener opiniones, pero al fin y al cabo para él no cuentan, porque el pueblo con su voto le dio mandato de ignorarlos, ese es su errado concepto, así operaba la dictadura que el pueblo derrotó con luchas distintas.

Lo que haga con nuevos abusos en los tres años y un mes que le queden cuando la nueva legislatura inicie el primero de mayo próximo, será un tiempo en el que los hechos hablarán y aprenderemos todos. Incluso los que votaron por la N, lo sabe tan bien que pide que no esperen de los alcaldes y diputados que tengan una varita mágica para resolver los problemas de 200 años; sus antecesores, si tenían que hacerlo, verdad presidente?

La realidad es que el país es más pobre hoy, los precios de las cosas para comer y vivir son más caras, que el Gobierno en vez de ayudar a generar empleo, ahuyenta y quiebra a quienes lo generan, incluso a los micro y pequeños empresarios; hay muchos desaparecidos y se cometen abusos en compras públicas en beneficio de sus funcionarios.

La realidad muestra que no mejora el país y quedan pocos meses para que cumpla promesas y las expectativas crecientes de la población, para responder y evitar más deterioro de la vida de la gente, todos deben ayudar; pero su anuncio de no contar con la oposición significa que de sus incumplimientos no podrá culparla.

Ver también

¿Cómo bajar los precios de los alimentos?

Por Leonel Herrera* Parece que a Nayib Bukele le faltan ideas para enfrentar la crisis …