web analytics
lunes , 16 octubre 2017
Inicio » Internacionales » Cumbre de UE marcada por fuerte tensión tras desacuerdo entre Grecia y la Eurozona
Cumbre de UE marcada por fuerte tensión tras desacuerdo entre Grecia y la Eurozona

Cumbre de UE marcada por fuerte tensión tras desacuerdo entre Grecia y la Eurozona

Por Patricio Arana
Bruselas/AFP

Los líderes de la Unión Europea (UE) comenzaron este jueves en Bruselas una cumbre marcada por la fuerte tensión entre Grecia y sus socios de la zona euro, thumb tras evidenciarse su total desacuerdo sobre las políticas de austeridad.

“Estoy seguro de que juntos vamos a encontrar una solución viable para curar las heridas de la austeridad”, dijo el primer ministro griego, Alexis Tsipras, al llegar a la cumbre.

El líder del partido de izquierda radical Syriza, que se impuso en las elecciones de fines de enero prometiendo el fin de la austeridad y reclamando una renegociación de la gigantesca deuda de Grecia, afirmó que la UE se encuentra en un “momento crucial”.

Esta es la primera cumbre de jefes de Estado y de gobierno de la UE en la que participa Tsipras.

En este cónclave que reúne a presidentes o jefes de gobierno de los 28 países de la UE, el primer ministro griego intentará persuadir a estos dirigentes de la necesidad de remplazar el actual programa de austeridad.

Este programa de austeridad, que termina a fines de febrero, fue impuesto a Grecia a cambio de los dos rescates de la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) desde 2010, por el que Atenas recibió unos 240.000 millones de euros.

“Estamos ante un momento crucial para Europa. Debemos probar que Europa puede hallar una solución, respetando las posiciones de las partes y combinando el respeto de la democracia y las reglas y normas europeas”, dijo Tsipras, tras reunirse con el primer ministro belga, Charles Michel.

El ambiente de la cumbre será “pesado, muy pesado” para Tsipras, vaticinó un diplomático europeo.

La canciller alemana, Angela Merkel, es el principal obstáculo para Tsipras. Alemania, primera potencia política y económica del bloque, se opone a los planes adelantados por el nuevo gobierno griego.

Este jueves estarán sentados alrededor de la misma mesa. De momento no hay planificado un encuentro bilateral.

Pero no sólo Berlín se opone a que se reemplace el programa de reformas griego actual por uno más flexible. Finlandia, que prestó a Grecia cerca de 2.700 millones de euros, se muestra intransigente con Atenas.

“Nos estamos quedando sin paciencia. Grecia debe mantener sus compromisos”, dijo el primer ministro finlandés, Alex Stubb, que enfrenta elecciones legislativas en abril.

España también se opone a todo cambio en las reglas para Grecia. Madrid tiene una exposición de 26.000 millones de euros a Atenas, pero el motivo no es únicamente pecuniario.

En pleno año electoral, el gobierno conservador de Mariano Rajoy ve como una verdadera amenaza el avance en las encuestas de la formación de izquierda  Podemos, estrecho aliado de Syriza.

Desacuerdo total

El miércoles por la noche el ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, no logró el aval de sus socios del Eurogrupo a las propuestas del nuevo gobierno griego.

Ni siquiera logró expresión alguna de apoyo a las razones que Atenas adelanta para justificar un cambio radical en el programa de reformas griego, que considera “especialmente catastrófico para la economía”.

Durante la reunión del miércoles no se logró tampoco establecer un calendario con los temas a tratar.

“Mi ambición era ponernos de acuerdo sobre las etapas de los próximos días.

Desgraciadamente no fuimos capaces y continuaremos nuestras discusiones el lunes”, indicó en una breve conferencia de prensa el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

Más insólito aún, los 19 miembros de la zona euro no publicaron una declaración conjunta, que según las versiones fue bloqueada a último momento por el primer ministro Tsipras tras una conversación telefónica desde Atenas con su ministro de Finanzas.

El Eurogrupo quiere que Atenas prorrogue el programa y lleve a cabo las reformas pactadas, antes de comenzar a estudiar soluciones sobre cómo aligerar la gigantesca deuda griega, que representa en torno al 175% de su PIB.

Este programa, que permitió a Atenas recibir dos rescates a su economía desde 2010 a cambio de un plan drástico de austeridad, fue denunciado por el nuevo gobierno griego de izquierda.

Atenas se opone a pedir una extensión de su programa y quiere en cambio que se cree un “programa puente” para mantenerse a flote hasta septiembre.

Según las versiones filtradas a la prensa por el propio gobierno griego, Atenas propone cumplir con el 70% de las reformas ya pactadas con sus acreedores, mientras que el 30% restante sería reemplazado por una serie de reformas elaboradas con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Los ministros de Finanzas volverán a reunirse el lunes, fecha límite para que algunos Parlamentos nacionales puedan dar su aval a una eventual extensión del programa que termina a fines de febrero.

“Todo el mundo tiene interés en evitar un default griego, nadie quiere hacer una cruz en los préstamos que le hicieron”, indicó una fuente diplomática.

A %d blogueros les gusta esto: