web analytics
Página de inicio » Rosa Cruz » CREANDO UN FUTURO SUSTENTABLE

CREANDO UN FUTURO SUSTENTABLE

Dr.  H. Troy Stuckey, buy viagra F.R.C. (No. 4 y último))
(De la revista El Rosacruz, Jul./Sept. 2001)
Creando el Catalizador

Es vital que nos demos cuenta en el nivel masivo, que nuestra propia existencia está en riesgo. Es necesario que las personas que ocupan puestos prominentes guíen la cultura hacia un nivel de existencia que aliente la supervivencia de las especies. Una herramienta importante en este proceso es la de aprender a usar el idioma de manera distinta. Las ideas de sustentabilidad y supervivencia tienen que alentarse e incorporarse a una cultura aún mayor a través de las herramientas del idioma. Es sumamente importante que los seres humanos se fijen retos para revaluar el mundo artificial de la cultura y empiecen a considerarse como jugadores iguales a otras especies en el esquema de la vida y la existencia.

El libro de Neil Evernden The Social Creation of Nature (La Creación Social de la Naturaleza)  explora la influencia del idioma en la cultura. Describe las barreras del idioma entre los diferentes grupos que apoyan a quienes dan y quitan la vida. Sin líneas claras de comunicación, el idioma puede causar confusiones y, en realidad, nuestra cultura que fue creada por el idioma, ha creado una crisis ambiental en el ámbito social.

Muchos grupos están tratando de originar una sociedad sustentable. Los industriales creen que sus productos ayudan a sostener la vida, mientras que los grupos ambientalistas creen que sus acciones también llevarán al planeta a la supervivencia. Independientemente de sus motivaciones, los seres humanos de ambos lados de este debate han ejercido un fuerte impacto en el mundo. La sociedad industrial controla y pose los recursos naturales. También controla los recursos humanos que emplea. Los grupos ambientalistas controlan los mismos recursos pero de diferente manera. Cada grupo intenta definir la tierra, lo cual comprueba el hecho de que su capacidad como seres humanos es lo que motiva sus causas. Según lo describe Evernden, es posible que la gente pueda destruir la idea misma de lo que intenta salvar.

Ambos grupos andan desencaminados, pues ninguno de ellos tiene derecho a reclamar la propiedad. Sencillamente,  tienen que retractarse. Es necesario que se desarrolle una nueva comunicación entre la gente para que reconozcan que son parte de la Naturaleza y que la sustentabilidad depende de nuestra capacidad como cultura humana, para vivir dentro de los límites que fija la Naturaleza. La gente tiene que reconocer que para que la especie humana prospere dentro de la Naturaleza, es necesario encontrar el equilibrio. A la Naturaleza no se le puede  controlar ni dirigir; sólo podemos dirigir nuestro sendero para seguir el sendero de la Naturaleza por el camino entrelazado de la vida.

La calidad salvaje de la Naturaleza se tiene que conservar, así como las conexiones vitales de la Humanidad con esa calidad salvaje. El aspecto “salvaje” de la Humanidad, o sea, nuestro lado intuitivo, creativo, espontáneo, es cultura y al reconocerlo, ese aspecto salvaje del ser humano puede y debe permanecer aunque de una manera más refinada y avanzada que le permita progresar hacia el salvajismo puro de todas las demás especies se tiene que manifestar una coexistencia armoniosa, pero la Humanidad tiene que propiciarla, porque es posible que todas las demás especies ya se hayan apegado a esta ley universal de la Naturaleza.

Conclusiones

La gente tiene que vivir de una manera sustentable para apoyar prácticas que sean armoniosas con la vida. Con tanta gente viviendo de manera poco sustentable en la actualidad, ¿cómo podemos incorporar este plan a la parte principal de la cultura? La respuesta es sencilla: emplearemos el aspecto que más distingue a la Humanidad, o sea, la capacidad de comunicarnos a través del lenguaje. Dado a que la mayor parte del desarrollo de la sociedad ha sido paulatino, un pequeño cambio en el sistema actual pasaría casi desapercibido, pero en teoría, debería tener éxito. Lo primero que hay que hacer es modificar las prácticas industriales. Al alentar buenas prácticas ambientales, se puede seguir logrando el desarrollo económico y al mismo tiempo crear un futuro sustentable. Conforme se desarrollan mercados nuevos con mensajes sencillos y consignas que alientan la sustentabilidad, las masas de la sociedad se irán acercando poco a poco a estos productos. Usando el idioma capitalista, incorporaremos la ley de la oferta y la demanda. Nuestra demanda es un futuro sustentable y con esta demanda, los proveedores, o más bien, quienes controlan el consumismo, abastecerán esa demanda. Conforme se vayan desarrollando nuevos mercados que sean armoniosos con la tierra, se originará una oscilación en el péndulo que asegurará nuestro futuro como especie.

Ver también

Control del pensamiento por medio de las ondas Alfa

Por Ralph M. Lewis, F.R.C. (Pasado Imperator de la Antigua y Mística Orden Rosacruz AMORC, …