web analytics
Página de inicio » Opiniones » Contra todas las formas de golpe suave violentas: la razón se impone

Contra todas las formas de golpe suave violentas: la razón se impone

Godofredo Aguillón

Como si no fuera suficiente lo que han provocado desde el año 1998 contra la República Bolivariana de Venezuela, los poderes fácticos coludidos con las huestes del imperio norteamericano se ensañan contra el presidente elegido democráticamente por el pueblo venezolano, pretendiendo sacarlo del poder y revivir los tiempos dorados de adecos y democratascristianos que sumieron en la miseria al pueblo que buscan redimir. Todas las formas practicadas de ilegalidades por la oposición que no han  fructificado por el muro invencible -por el momento- del heróico pueblo venezolano, hoy sacan de libreto lo del gobierno paralelo con el apoyo irrestricto del gobierno norteamericano.

Tras dos décadas de victorias rotundas en las que el pueblo venezolano ha elegido a sus mandatarios auténticos por medio de elecciones, en estos momentos como nunca en su historia la patria de Bolívar está acechada por la brutal ofensiva de la ultraderecha internacional bajo la égida de Donald Trump, tratando de desesperar y asfixiar al valiente pueblo venezolano y tumbar a su gobierno constitucional dirigido por el líder obrero, Nicolás Maduro Moro.

En estos momentos decisivos se demuestra la retórica hueca y esencia del tan anunciado y propagado buque insigne de los países occidentales, a saber, la democracia representativa que profesan y defienden a nivel mundial, concretizada mediante elecciones en las que el pueblo vota por un candidato y se elige, mediante este procedimiento, al presidente que va asumir el destino de un país. Todo este proceso lo ha cumplido Nicolás Maduro al pie de la letra, en medio de una férrea división de los “líderes” de la derecha vernácula que pugnan entre el brabucón Henrique Capriles o el socialdemócrata Henry Ramos Hallup, los cuales cayeron en el descrédito descomunal junto a todos los representantes de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), quedando sin líderes ni estrella que los alumbre para mejores destinos luego de la derrota en mayo de 2018 del renegado Henri Falcón. En esta desazón y deslegitimación real de la oposición política en Venezuela, y luego de haber conducido la violencia interna, el sabotaje y la guerra económica para castigar a la inmensa mayoría del pueblo venezolano –por medio de una inflación inducida-, emerge de la noche a la mañana un fantoche que se autoproclama presidente interino de la República Bolivariana de Venezuela, Juan Guaidó, diputado suplente de la Asamblea Nacional por el partido extremista de derecha Voluntad Popular. No hago comentarios por la forma abrupta que éste aparece públicamente y cumpliendo un rol de títere que ofende la inteligencia y la ética política que no es parte de sus atributos, que bajeza moral y humana a la que se llega cuando se defienden intereses ajenos y espurios.

Todo ha sido parte de un complot preparado con suma antelación y con la participación directa del Departamento de Estado –dirigido por el halcón Mike Pompeo- y otros poderes ocultos del gobierno de Estados Unidos, quienes han presionado al infame Grupo de Lima -excepto el de México, AMLO- y otros países para desconocer la “democracia” y el procedimiento que los llevó al poder en sus países y con el cual llegó el auténtico presidente constitucional de Venezuela, Nicolás Maduro, envestido como tal el de enero de 2019 . Qué hipócrita democracia la que practican y al que se someten -respetando sus reglas- para ser elegidos como presidentes, pero que no la reconocen a otro país que hizo lo mismo, alegando subterfugios disparatados que se alejan de la verdad, pero como son dóciles al imperio norteamericano y corderos sumisos-obediente a las órdenes de dicho imperio, no les importa estar fuera de la razón y actuar como mamarrachos, sin ton ni son.

La miseria humana que ostenta y representa Luis Almagro al frente de la OEA, esa colonia de Estados Unidos que se somete a sus caprichos y que arenga contra cualquier país soberano que sea díscolo al imperio, significa lo anacrónico de dicha institución y el papel de servil a los interés del país del norte. No en vano el Tribunal de Conducta Política del Frente Amplio en Uruguay -partido al que pertenece el susodicho- lo haya expulsado de forma bochornosa del partido en diciembre de 2018 por unanimidad.  Para América Latina moralmente es una persona non grata, por carecer de pensamiento propio y ser genuflexo a los dictados de Washington, convirtiéndose en la quinta columna para destruir a un país soberano, independiente y democrático; es un esperpento político.

El revés diplomático y político que acaba de recibir Trump, Pompeo, los presidentes de Inglaterra, Francia, Alemania, etc, en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, por la valiente defensa de Venezuela de parte de China y Rusia, merece nuestro respeto y envía una señal a todos los intentos del gobierno de Estados Unidos de no inmiscuirse en los asuntos internos del país hoy agredido, lo cual no obstaculiza a que paren con el plan preparado como lo hicieron con Libia e Irak para poner gobiernos títeres.

La República Bolivariana de Venezuela es atacada por todo los medios probados hasta hoy por poseer los yacimientos de petróleo más grande del mundo que quiere apropiarse el imperio estadounidense, así lo demuestra Irak y otros países donde interviene con tropas Estados Unidos; Nicolás Maduro sólo es el pretexto retórico superficial de los verdaderos intereses ocultos que persigue el gobierno de ese país por medio del “cambio de régimen”.

Ver también

Rumbo

Luis Arnoldo Colato Hernández La obligatoria reflexión que las pasadas elecciones nos deja parte de …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: