web analytics
Página de inicio » Rosa Cruz » COMO HACER QUE LOS SUENOS  SE HAGAN REALIDAD

COMO HACER QUE LOS SUENOS  SE HAGAN REALIDAD

Dr. H. Spencer Lewis, F.R.C .No. 3 (Pasado Imperator de AMORC, De la Revista El Rosacruz, Enero de 1980) Cada quien busca lo que le atrae

Sabemos que diferentes tipos de hombres tienden a congregarse, y que los jóvenes que se interesan profundamente en el arte, tarde o temprano se pondrán en contacto con otros seres que piensan en forma similar. Sabemos que la persona que está profundamente interesada en la música, tarde o temprano entrará en contacto con personas que también se interesan en ese arte. Esa persona no solo irá a donde puede escuchar música, sino que se dirigirá también a la biblioteca y leerá acerca de esta y conocerá a personas que están interesadas en la música. El artista atrae el arte y a todos quienes están interesados en él.

El joven de diecisiete años que abandona la escuela y frecuenta los billares les puede dar una gran cantidad de información acerca de estos, al grado de que las personas que los desconocen, pensarían que las está inventando, pero todo esto se debe a que él ha atraído hacia si todo el conocimiento relacionado a ese tema. Tomemos el ejemplo de un joven interesado en la ley, otro interesado en la botánica, o en algún otro tema. Se darán cuenta de que se asocian con personas que tengan esas mismas inclinaciones. Lo mismo sucede con las mujeres. La mujer que se interesa en los aspectos sociales, atraerá a quienes se interesan en lo mismo. Esto es algo sano y lógico que ustedes mismos pueden demostrárselo en su propia vida.

Tomemos el ejemplo de un hombre que se vive pensando en la casa de siete recámaras que anhela poseer en un determinado barrio. Sueña con la casa, la visualiza. Mira todos los anuncios de casas y las compara con las que tiene en mente; les añade y les quita hasta que le parece perfecta. Gradualmente la casa que este hombre sueña se le presentará de alguna forma. ¿Cómo? hay un millón de modos mediante los cuales esto puede suceder. El hombre que tiene en mente la casa soñada puede estar sentado en un restaurant junto a otro señor, leyendo una revista acerca de casas y de jardines: en una forma entusiasta podría decir: “perdóneme, pero yo estoy muy interesado en casas también”. El otro hombre le puede contestar: “si, vea que casa tan bonita aparece en esta fotografía. Me gustó mucho. ¿Piensa construir una casa?”

-“Tengo un primo en Chicago que tiene bienes raíces, y que gustosamente le prestaría el dinero a quien quiera fincar en sus terrenos. Con gusto le daré el nombre de él”. Y después que esta persona se pone en contacto con el otro individuo, esta en vías de construir su casa.

Ese tipo de persona obtiene lo que está pensando. Pero no ocurre lo mismo con la mujer que dice: “voy a tratar un nuevo método de pensamiento”, y se sienta en el centro del cuarto estrechándose las manos diciendo: “deseo una casa; tendré una casa; la casa me pertenece; tendré la mejor casa en el vecindario; la señora Smith me envidiará; tendré una casa; tendré una casa”. No pasará de allí. Un sistema de esa naturaleza es radicalmente erróneo.

Vuestra vida

¿Han conocido ustedes a alguien que estando completamente decidido desde la mañana hasta el anochecer, a que va a lograr algo, no lo obtiene al final? Todo está de acuerdo al grado de voluntad y determinación que utilice. Creen en su mente la cosa que ustedes desean y continúen creándola hasta que brote en fuerza material a su alrededor. Lo que cuenta es el uso del poder creativo que ustedes tienen.

Dicho poder, su poder para crear imágenes mentales, solo es uno de los grandes poderes. Ustedes tienen el poder de la curación, el poder mental, y el poder de enviar mensajes para ponerse en contacto con otras personas. Hablando respecto a esta idea creativa, supongan simplemente que existe algo que ustedes quieren y que podrían enviar ese cuadro a la mente de otra persona hasta lograr que esta lo viese; también pueden utilizar otro poder para lograr que una persona les escriba o les haga un favor.

¡Imagínense simplemente estas facultades reunidas para un propósito! Fíjense en sus posibilidades ilimitadas y, sin embargo, se trata solo de tres poderes de los muchos que tienen. Al hombre nunca se le ha revelado más de una tercera parte de la verdad que tiene, es más, ni siquiera una centésima, ni siquiera una millonésima parte. Se le ha enseñado que tiene cinco facultades (la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto) y que estos constituyen todo lo que posee. Los grandes hombres del pasado que hicieron estos descubrimientos, recibieron órdenes de permanecer callados para que las masas no pudiesen aprender acerca de sí mismas. Fueron quemadas bibliotecas completas para evitar que los escritos de los oráculos, sabios, magos y otros, quedasen destruidos para lograr así que el hombre no se conociese a sí mismo.

Ver también

Cuerpo, mente y alma: conceptos cambiantes  Ralph M. Lewis, F.R.C.

 (Pasado Imperator de AMORC, De la Revista– El Rosacruz septiembre de 1953) “La carne es …