web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Aún hay poesía y honor entre nosotros

Aún hay poesía y honor entre nosotros

César Ramírez Caralvá

Escritor y Fundador Suplemento Tres mil

 

Ahora existen muchos que han perdido todo su pasado, reniegan miserables de sus años fugitivos, sueñan con opciones dinerarias de ocasos sociales, amaneceres espléndidos en palacios de Estocolmo, atardeceres brillantes junto a metálicos amigos dueños de todo e incluso vidas ajenas, tienen el delirio de otras auroras desperdiciadas en Europa, África, Asia, el mundo conocido junto a un Cabernet Savignon (Romanée-Conti) de la mejor especie, sufren por su pasado, como si las Alka Seltzer no aliviaran su ácida realidad que abraza el dinero. Dueños ahora de un nuevo catecismo de ideas capitalistas, no dudan en pedir el fusilamiento de antiguos camaradas.

Nada extraño en la Historia, bajo la imagen y apariencia siempre existió la codicia política, tenían sed insaciable como Tántalo en el Tártaro, ahora no tienen objetivos populares sino financieros, no seremos sus huéspedes en sus palacios, ni nos invitarán a la República Atlántica.

El muro de la desesperanza se eleva frente a las multitudes, la tristeza invade las colonias populares, el acecho del miedo es un rey oculto, nocturno, flagelante, como un torvo vampiro que no dudará en acometer al inocente, esa es la furia del panfleto divulgado por los barrios, colonias o residencias en las ciudades, para que llenos de temor, huérfanos de valores entreguemos el futuro a los profetas del infortunio… como si aquellos años de historia compartida no sirvieran para el descubrir el rostro del engaño, se equivocan con sus cantos de sirena, su destino  ha sido reseñado en otros tiempos, la popularidad miente como Hitler en su ascenso al poder.

Debemos crear una aplicación (APP) para detectar tanta mentira, el movimiento sospechoso del rostro, la caída hacia atrás de su cabeza, su toque de nariz en cada afirmación, la desesperada canción que solicita un voto por el desastre, debe existir esa APP para escanear al delincuente con su discurso de fantasía sin nada de realidad, debe ser gratis, puesto que al mencionarle el dispositivo se carga de un millón de puntos negativos… hasta parece que la oscuridad congela la pantalla de móvil.

Ya sabemos que pedirán nuestro fusilamiento, porque la popularidad mintió con el mesías del holocausto, la realidad virtual aparenta gigantes con pies de barro, ante ello nosotros recordamos nuestro pasado, el mismo juvenil entusiasmo que armado de poesía repetía versos de Antonio Machado, la realidad sigue vigente, aún existe honor entre nosotros y respeto por la memoria de las luchas populares.

amazon.com/author/csarcaralv

Ver también

Más allá del raigambre y legado independista

Óscar Sánchez, Investigador e intelectual Cerca del bicentenario de la independencia de Centroamérica es necesario …