web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » A 50 años y a 50 años

A 50 años y a 50 años

Carlos Burgos

Fundador

Televisión educativa

[email protected]

 

Mañana 21 de junio de 2015 se cumplirán 50 años desde que realizamos la primera gran manifestación del magisterio nacional.

Y pasado mañana 22 de junio de 2015 se cumplirán 50 años desde que celebramos el primer centenario de la fundación del departamento de La Unión.

Me desempeñaba como profesor de bachillerato en el instituto nacional de La Unión.. Al magisterio en esa época no se le daba la relevancia como factor de cambio para el progreso del país. Los salarios  no eran acordes con el estatus de maestro ni gozaba de prestaciones sociales. Los funcionarios de educación los obligaban a apoyar las decisiones políticas del gobierno de turno y a desfilar en ciertas fechas.

Ya se había hecho intentos de organización gremal pero fallidos, sick pharmacy hasta que en 1964 un grupo de maestros, thumb entre ellos Mario López, Mélida Anaya Montes, Erasmo Antonio Sermeño, los tres fueron mis compañeros en la Normal Superior, y otros, comenzaron a pensar y tomar decisiones para organizar al gremio de maestros.

Visitaron los departamentos, encontraron aceptación y se formaron directivas. En  La Unión se organizó la directiva en la que figurábamos con Manuel Hernández, Manuel Quezada, Galileo Flores, Marta Saravia y otros. Fui electo como secretario. Visitamos varias veces los 18 municipios y los maestros respondieron positivamente a las inquietudes de organización. En pocos meses los maestros de La Unión estaban conscientes de la necesidad de agremiarse.

El 21 de junio de 1965, maestros de los 14 departamentos nos reunimos en el parque Cuscatlán, los de La Unión éramos el séptimo escalón e iniciamos la primera gran manifestación del magisterio, avanzamos por la calle Rubén Darío, avenida Cuscatlán, avenida Los Diplomáticos hasta Casa Presidencial. El presidente Julio Rivera recibió a los dirigentes y el compañero Tomás Orellana leyó el discurso con las peticiones del gremio. Rivera, muy cordial, ofreció su apoyo.

Esta fue la primera manifestación pública de la fuerza del magisterio y se consolidó la organización con el nombre de Asociación Nacional de Educadores Salvadoreños 21 de Junio (ANDES 21 de Junio), acontecimiento que cumple medio siglo.

Por la tarde regresamos a La Unión y nos dispusimos a participar en la celebración del primer centenario de la fundación del departamento de La Unión, dada por decreto del presidente Francisco Dueñas el 22 de junio de 1865.

Un año antes se inició la preparación.  Participaron las autoridades y ciudadanos, y me eligieron secretario del Comité Pro Celebración del Centenario. Hacíamos rutas para visitar cada fin de semana, a varios de los municipios: La Unión, Meanguera del Golfo, Conchagua, El Carmen, Intipucá, San Alejo, Yayantique, Yucuaiquín, Bolivar, San José, Pasaquina, Santa Rosa de Lima, El Sauce, Concepción de Oriente, Anamorós, Lislique, Nueva Esparta y Polorós.

El Comité pidió audiencia con el presidente Rivera para solicitarle fondos para la celebración. Leyó el  programa y el presupuesto de gastos. Se enteró de los eventos culturales, deportivos y  fiestas. Bueno, nos dijo, aquí falta lo principal: Cohetes, porque fiesta sin cohetes no tiene alegría. Se los voy a aprobar pero reajústenlo para comprar cohetes y que los revienten en todos los pueblos del departamento.

Llegado ese día, en la cabecera departamental, desde la madrugada se recorrieron las calles con música de la Banda Regimental y por supuesto con la reventazón de cohetes. Amaneció alegre el departamento porque en todos los municipios, reventaron cohetes y armaron sus jelengues locales.

A la ciudad de La Unión se le declaró capital de la república por un día y en el Cine Bahía se celebró una sesión de la Asamblea Legislativa.

Se desarrollaron los eventos programados y por la noche, una recepción a la que asistió el presidente Rivera. Yo, además de mis compromisos normales, era corresponsal de un periódico de la capital y cargaba una camarita de cajón con flash. Aproveché tomar una fotografía al presidente  mientras departía en una rueda de personeros de la ciudad. Lo enfoqué en plano corto y disparé, resultó un relámpago intenso. De inmediato reaccionó: Puta, me dijo, me vas a dejar choco con esas llamaradas.

Reímos a carcajadas mientras él se frotaba los ojos. A medianoche desapareció como un flash en su motocicleta de alto cilindraje.

Ver también

Ronda en la fuente

Ronda en la fuente (Rob Escobar) La luz de la luna y la de los …