web analytics
domingo , 22 octubre 2017
Inicio » Editorial » 2015, año de victorias y de esperanzas
2015, año de victorias y de esperanzas

2015, año de victorias y de esperanzas

El inicio de cada año, unhealthy buy es motivo obligado para que las familias se tracen los objetivos a alcanzar al final del año, check los de mediano plazo, y se formulan, además, los de largo plazo.

Lo mismo ocurre con las instituciones, como los partidos políticos, o el Gobierno.

En el caso de los partidos políticos, como el FMLN, un objetivo a corto plazo es ganar la mayoría de la representación en la Asamblea Legislativa, dado que, solo la mayoría simple le permitiría al Frente acompañar al ejecutivo en sus programas y proyectos.

En el año que recién termina, los y las salvadoreñas han sido testigos de cómo los partidos de derecha, principalmente el ultraderechista ARENA, ha tratado de boicotear préstamos y hasta el presupuesto nacional al Gobierno del Presidente Salvador Sánchez Cerén.

Si el pueblo le da la mayoría simple al FMLN, garantizaría que el Presidente Sánchez Cerén pueda gobernar sin mayores tropiezos.

Es decir, pues, el pueblo salvadoreño debe convertir el 2015, en un año más de grandes victorias para el FMLN, único partido de izquierda comprometido con las grandes demandas de la ciudadanía.

Otro tema que debe hacer reflexionar a los y las salvadoreñas es el de la delincuencia, que tiene orígenes estructurales, producto de la desigualdad y la exclusión social histórica, pero también, por la falta de acciones concretas de los gobiernos de ARENA, que dejaron crecer el problema.

Hoy, el problema de la inseguridad en el país es complejo, pero, tiene solución, no a corto plazo, pero lo tiene. Esta solución se puede acelerar si todas y todos los salvadoreños nos unimos para enfrentarlo. Este debe ser otro propósito en 2015, contribuir con la institucionalidad del país a enfrentar el problema de la inseguridad.

Hasta hoy, la ciudadanía no se ha involucrado, en parte, porque donde no les afecta el problema, prevalece la apatía; mientras que en los lugares donde existe el problema, prevalece el miedo. De este miedo se aprovecha la derecha mediática, política y empresarial, para manipular a la ciudadanía, sembrando más miedo y la desesperanza.

Pero la población salvadoreña debe confiar en las autoridades, pero sobre todo, acompañar esos esfuerzos por erradicar la inseguridad en el país, es decir, debe renacer la esperanza, la cual empieza en forma individual y termina en forma colectiva, y una vez se hace y se logra esto último, la solución está en camino. La esperanza debe prevalecer, en vez del miedo y la apatía.

Otro tema que nos debe despertar esperanza en el país es el crecimiento  económico. Y es que, el 2014 se concluyó de forma sólida con proyectos que se comenzarán a ejecutar en este año.

Por un lado, el año que recién finalizó, alcanzó un crecimiento de un 2.2%; lo que significa que con las inversiones previstas en este año como las del Fomilenio II, por citar solo una, de una decena de proyectos, nos lleva a pensar que el país crecerá más en términos económicos, lo que permitirá al Gobierno del FMLN y Salvador Sánchez Cerén invertir más en lo social.

Por eso, cada salvadoreño y salvadoreña deben ser partícipes de las grandes victorias que nos depara el 2015, pero, también deben aferrarse a la esperanza, y rechazar los miedos y los cantos de sirenas.

A %d blogueros les gusta esto: