web analytics
domingo , 22 octubre 2017
Inicio » Opiniones » Venezuela, ¿hacia otra libia…?

Venezuela, ¿hacia otra libia…?

Carlos Girón S.

No es fácil formular un comentario comenzando con este título, there simplemente por temor de que pueda ser un presagio que se vuelva realidad. Pero también no está de más abrir los ojos ante lo que todo mundo ya habrá imaginado.

Uno de los peores oficios es el de agorero y, prostate lo peor, viagra mal agorero, ave de mal agüero. Pero, generalmente, las previsiones se basan en experiencias. Para los observadores cuerdos, sensatos,  honestos y desapasionados, lo que actualmente está padeciendo el pueblo trabajador venezolano no es más que una conspiración incubada desde el exterior y ejecutada internamente por traidores (como Henrique Carriles, que fue a pedir al Norte que derrocaran al presidente Nicolás Maduro recién ganadas limpiamente por éste las elecciones), para arrastrarlo a una guerra civil que sirva de pretexto y justificación a los que se han erigido en gendarmes del bien, de la paz, la “democracia” y la felicidad de todos los pueblos de la Tierra, para invadir Venezuela y robarse sus inmensas reservas de petróleo y repartírselas (como los tahúres) exactamente igual que en Libia. Al presidente Nicolás Maduro le están tejiendo muchas trampas para que caiga cuando llame al orden, con la ley en la mano, a los venezolanos violentos y alborotadores manipulados, y entonces tildarlo de dictador,  y echarlo del poder. Igual que con Muhamed Khadaffi, a quien arrastraron hasta el sacrificio. Ahora, las potencias extranjeras son las dueñas de las también inmensas reservas del petróleo libio. Esta es la verdadera razón para la conspiración montada e instigada desde afuera y desde adentro por los que se han visto afectados por las medidas socio-económicas y humanistas del presente y el anterior gobierno de Hugo Chávez. ¿Nos les recuerda esto los furiosos ataques y calumnias contra el FMLN y contra el presidente Funes, aquí  en nuestro país?

Queda claro, sin la menor duda: esta clase de luchas es la de los poderosos contra los pobres… (Yo, por cierto, no me siento pobre: tengo lo necesario e indispensable: la vida, el aire, el agua, salud, paz, el pensamiento y todo lo demás que Dios reparte a todos sus hijos en el mundo). Maduro ya ha advertido ante el mundo que, de lo que se trata en su Patria, es de fraguar un golpe de Estado, con la aplicación de un perverso Plan de 5 Pasos, diseñado por siniestros conspiradores internacionales, que muy probablemente está haciendo estragos también en Siria. El gobernante ha llamado al pueblo trabajador venezolano a cerrar filas y defender a toda costa las conquistas y bondades que les ha traído la Revolución Bolivariana.

Similar es de seguro la actitud y disposición de dar su pleno respaldo a Venezuela  –como ya lo hicieron algunos gobiernos–, de los miembros de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), que comprende a los países de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia,  Ecuador, la República Cooperativa de Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y la misma República Bolivariana de Venezuela. También tras de Maduro y del pueblo venezolano está  la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que comprende a la totalidad de naciones  de la región, y a la que honrosamente pertenece nuestro querido El Salvador. Por su parte, el FMLN ya se adelantó a hacer pública su solidaridad con el pueblo y Gobierno de Venezuela.

Regresemos a Venezuela, veamos cómo su imagen y destino los mantiene desplegados de forma negativa, destructora, sucia, negra, condenable, la fanfarria de los diversos medios de comunicación locales e internacionales, urdiendo la conspiración para el zarpazo. Pero puede anticiparse que el pueblo venezolano resistirá hasta la muerte. Está defendiendo su vida, su libertad, su soberanía, su dignidad, sus recursos naturales y sus valores como pueblo noble y generoso, cuya mano ha extendido en ayuda a varios países y pueblos de la región.

Además de los tesoros de sus valores humanos, ¿cuáles son los naturales? Vastos.  A mediados de enero de 2011, el Ministro de Energía, Rafael Ramirez Carreño, dio a conocer que las reservas certificadas de petróleo en ese país ascendían a 297.000 millones de barriles, lo cual colocaría a Venezuela como el país con las mayores reservas de petróleo a nivel mundial -incluso por encima de Arabia Saudita.

Además de los tradicionalmente explotados yacimientos de petróleo crudo ligero convencional al occidente del país, Venezuela tiene grandes depósitos de petróleo crudo pesado y extrapesado -anteriormente clasificados como bitumen- en la llamada Faja del Orinoco, de un tamaño y extensión similar al yacimiento de arenas de alquitrán de Athabasca en Canadá. Las estimaciones de las reservas recuperables en la Faja del Orinoco son de entre 100.000 y 270.000 millones de barriles de petróleo. Todo esto, señores, es el cuantioso botín por el que las grandes potencias derraman la baba queriendo caerle encima, sin importarles cometer otras grandes masacres como en Afganistán, Irak, y Libia, y las masacres serían esta vez un genocidio de nivel mundial puesto que los agresores tendrían que atacar también a los pueblos de la UNASUR y la CELAC, que, como un solo Simón Bolívar encarnado, estarían prestos a defender con todo a Venezuela.

A %d blogueros les gusta esto: