web analytics
Página de inicio » Internacionales » Trump y sus aliados celebran los ataques en Siria, que Moscú considera una “agresión”
Una bandera de los Estados Unidos es quemada durante una protesta contra el ataque a Siria. [Foto Diario Co Latino/Ahmad Al-Rubaye/AFP]

Trump y sus aliados celebran los ataques en Siria, que Moscú considera una “agresión”

Washington/Damasco/AFP

Aldo Gamboa/Rim Haddad

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y sus aliados Francia y Reino Unido celebraron sus ataques de precisión en Siria, advirtiendo al gobierno de Damasco que volverán a atacar en caso de que insista en utilizar armas químicas.

Horas después de recurrir a las bombas, los aliados mostraron sin embargo sus intenciones de volver a la diplomacia, al hacer circular entre los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU un proyecto de resolución que busca que se investiguen los ataques con armas químicas en Siria.

El texto también pide envíos libres de ayuda humanitaria a Siria y demanda que Damasco se involucre en pláticas de paz bajo el amparo de la ONU, según el documento obtenido por AFP.

La precisa operación militar, dirigida contra tres instalaciones en las que presuntamente había armas químicas, se ganó el rápido repudio de Rusia, pero un intento de Moscú de que los ataques fueran condenados en el Consejo de Seguridad se quedó corto.

Trump y sus aliados ordenaron la rápida misión militar de una noche sobre objetivos en Siria en respuesta a las sospechas de un ataque con armas químicas ocurrido hace una semana en el enclave rebelde de Duma, que dejó más de 40 muertos.

Washington cree que en el ataque del 7 de abril fueron usados gas sarín y gas cloro, según dijo un funcionario el sábado a la prensa.

Tanto el gobierno de Bashar al Asad como su aliado Rusia han negado responsabilidad. Moscú tildó de “acciones agresivas” el ataque de occidente, pero no respondió militarmente.

La embajadora estadounidense Nikki Haley advirtió en la ONU que aunque la misión fue concebida para durar solo unas horas, no están descartadas nuevas acciones contra Asad.

“Hablé con el presidente esta mañana y dijo: ‘Si el gobierno sirio usa su gas venenoso de nuevo, Estados Unidos está cargado y engatillado'”, dijo Haley en la reunión de emergencia del Consejo de Seguridad.

“¡Misión cumplida!”, había escrito Trump en Twitter, donde saludó los ataques “perfectamente ejecutados”.

Impulso diplomático

Las negociaciones sobre el proyecto de resolución estadounidense, francés y británico deben comenzar el lunes.

Entre los objetivos del texto está lanzar una investigación independiente de las alegaciones de uso de gas tóxico en Siria, con el fin de identificar a quienes lo emplearon.

Rusia usó en noviembre tres veces su poder de veto para enterrar una investigación anterior impulsada desde la ONU, que concluyó que fuerzas sirias habían esparcido gas sarín en la ciudad de Jan Sheijun el año pasado.

Del lado humanitario, pide evacuaciones de heridos y el paso seguro de misiones médicas a todo el país.

Diplomáticos dijeron que no está claro cuándo podría votarse el proyecto y aseguraron que buscarán que las negociaciones se tomen el tiempo suficiente para buscar el apoyo de Rusia.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha llamado continuamente a que terminen las divisiones en torno a Siria y el sábado pidió “contención” para evitar que el conflicto crezca.

Frenar “por años”

Justo antes del amanecer del sábado, comenzaron a escucharse explosiones alrededor de la capital siria, que se extendieron por 45 minutos y se mezclaron con el rugido de los aviones de combate.

Medios estatales sirios reportaron solo tres heridos, mientras que el ministerio de Defensa ruso dijo que “no hubo víctimas” entre la población civil siria o el personal militar.

Según oficiales estadounidenses, la operación involucró tres destructores norteamericanos, una fragata francesa y un submarino estadounidense.

Un alto funcionario del Pentágono, Kenneth McKenzie, dijo que la acción frenará “por años” el programa de armas químicas sirio.

Los blancos fueron escogidos para evitar personal o equipos rusos en Siria, donde Moscú lanzó en 2015 una intervención militar para apoyar a Asad en la guerra interna.

El ejército ruso aseguró este sábado que las defensas antiaéreas sirias lograron interceptar 71 de los 103 misiles lanzados por las fuerzas estadounidenses, francesas y británicas.

Reacciones airadas

En Damasco, el presidente Al Asad afirmó que esta “agresión” no hace más que “reforzar su determinación de seguir luchando y aplastar el terrorismo”, un término con el que designa a los rebeldes.

Por su parte, la portavoz de la cancillería rusa, Maria Zajárova, apuntó que con los ataques de los tres países occidentales “se ha asestado un golpe contra la capital de un Estado soberano que intentó durante años sobrevivir en medio de una agresión terrorista”.

En Irán, el guía supremo Alí Jamenei apuntó que los líderes de Estados Unidos, Francia y Reino Unido “son criminales (…), no conseguirán nada y no sacarán beneficio alguno”.

Los ataques “ofrecen al terrorismo una oportunidad para desarrollarse” en territorio sirio, señaló el gobierno iraquí.

Entre los países latinoamericanos, Cuba y Bolivia -que ocupa un puesto no permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU- condenaron con firmeza las operaciones militares tripartitas contra Siria, mientras que Argentina se limitó a expresar su rechazo “al uso de armas químicas en Siria”.

Nuevos ataques occidentales provocarían “caos” en relaciones internacionales

El presidente ruso Vladimir Putin advirtió que nuevos ataques de las potencias occidentales contra Siria provocarían “caos” en las relaciones internacionales, luego del ataque coordinado de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña.

Putin subrayó en una conversación con su homólogo iraní Hasan Rohani que “si tales acciones, en violación de la Carta de Naciones Unidas, vuelven a producirse, provocarán inevitablemente caos en las relaciones internacionales”, según un comunicado del Kremlin.

Los dos mandatarios “constataron que esta acción ilegal daña seriamente las perspectivas de una solución política en Siria”, añade el texto.

El sábado, Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña bombardearos objetivos en Siria supuestamente vinculados al presunto programa de armas químicas del régimen de Bashar al Asad, en respuesta a un presunto ataque con armas químicas contra rebeldes el 7 de abril en Duma.

Putin denunció el sábado con la “mayor firmeza” estos ataques que calificó como un “acto de agresión contra un Estado soberano”.

La OPAQ en el terreno

En Damasco, decenas de sirios en bicicletas, autos o a pie hicieron pintadas con los colores de la bandera nacional -rojo, blanco, negro- y cantaron canciones patrióticas.

Pese a los ataques, expertos de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) dijeron que aún buscan investigar en la región de Duma para tratar de determinar exactamente qué ocurrió el pasado fin de semana y confirmar si efectivamente fueron usadas armas químicas.

Miles de rebeldes y civiles han dejado desde entonces la ciudad. Las fuerzas sirias entraron a Duma el sábado y aseguran que la ciudad está totalmente recuperada.

Ver también

Empezó la “guerra” para salvar a los océanos del plástico

París / AFP Amélie Bottollier-Depois Las imágenes descorazonadoras de tortugas asfixiadas con bolsas, cachalotes atiborrados …

A %d blogueros les gusta esto: