web analytics
martes , 17 octubre 2017
Inicio » Internacionales » Seguridad y migración en la agenda del encuentro Peña Nieto-Obama
Seguridad y migración en la agenda del encuentro Peña Nieto-Obama

Seguridad y migración en la agenda del encuentro Peña Nieto-Obama

Washington/AFP

El presidente estadounidense, diagnosis Barack Obama, recibe este martes en Washington a su par mexicano, Enrique Peña Nieto, para discutir asuntos de migración, economía y seguridad, luego de que varios casos de violencia convulsionaran a México.

Obama arrancará su agenda internacional del nuevo año recibiendo por segunda vez en la Casa Blanca a Peña Nieto, visita que sigue a una que realizó en noviembre de 2012 cuando era presidente electo.

Los mandatarios discutirán la cooperación de Estados Unidos en seguridad, particularmente en el desempeño de las instituciones policiales y judiciales en México, dijo un alto funcionario estadounidense bajo condición de anonimato.

En esas áreas, la cooperación “ha estado muy bien”, añadió.

El vicecanciller mexicano para América del Norte, Sergio Alcocer, adelantó la semana pasada que ninguno de los gobiernos prevé “modificación alguna” en política de seguridad, cuyo centro es la iniciativa conjunta Mérida para combatir el narcotráfico.

Los mandatarios sostendrán una reunión privada en paralelo a un encuentro de delegaciones ministeriales de ambos países, que comparten una frontera de más de 3.000 kilómetros.

La visita de Peña Nieto a Washington ocurre en medio de la mayor crisis política de su presidencia, debido a la fallida respuesta oficial a la desaparición y presumible masacre a manos de policías y sicarios de 43 estudiantes en Iguala, al sur del país.

La tormenta se agravó tras las revelaciones de que la primera dama, Angélica Rivera, así como el ministro de Hacienda compraron lujosas viviendas a un contratista del gobierno.

Protesta ante la Casa Blanca

Activistas de la coalición #USTired2 convocaron a una manifestación el martes frente a la Casa Blanca para protestar contra el mandatario mexicano y la ayuda militar de Estados Unidos destinada a las “fuerzas de seguridad mexicanas corruptas y ostensiblemente violentas”.

La organización Human Rights Watch pidió este lunes a Obama una postura más firme ante la situación de derechos humanos en México.

“Debería dejarle en claro (a Peña Nieto) que si México no logra mostrar resultados significativos en el juzgamiento de delitos que constituyen violaciones de derechos humanos, su gobierno ya no podrá certificar que se han cumplido los requisitos de derechos humanos de la Iniciativa Mérida”, dijo el director de HRW para América, José Miguel Vivanco, en una carta.

Estados Unidos envió ayuda técnica para colaborar en la investigación sobre el destino de los jóvenes, que según testimonios de sicarios recogidos por la fiscalía habrían sido quemados y sus restos arrojados a un río.

Según Alcocer, Peña Nieto agradecerá a Obama la cooperación y manifestará su preocupación por un fenómeno de violencia que no se da solo en su país.

El mandatario mexicano participará también de un almuerzo para abordar temas económicos.

Según la Casa Blanca, Obama y Peña Nieto discutirán formas de modernizar los acuerdos de aviación para crear nuevas rutas turísticas entre México y Estados Unidos, y acordarán duplicar a 6.000 millones de dólares el capital del Banco Norteamericano de Desarrollo para financiar proyectos de energía alternativa.

Peña Nieto luego acudirá a la colocación de una ofrenda floral en el cementerio nacional de Arlington, en las afueras de Washington, antes de regresar a su país la noche del martes.

Migración y Cuba

La migración también estará en la agenda del encuentro, un asunto crucial entre los dos países vecinos por el reciente flujo ilegal de niños centroamericanos, y a la espera de las medidas anunciadas por Obama para legalizar a unos cinco millones de inmigrantes irregulares.

Dos de cada tres inmigrantes que se podrán beneficiar de las medidas de legalización por tres años son mexicanos, de lejos la comunidad más importante entre los 52 millones de hispanos que viven en Estados Unidos.

Obama y Peña Nieto aprovecharán para conversar sobre la histórica normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, y los temas que competen a los tres países.

México es un “aliado clave” para promover el cambio positivo en Cuba y reforzar los principios democráticos, dijo la fuente de la Casa Blanca.

Pero también Obama y Peña Nieto evaluarán otros temas que competen a los tres países como los límites marítimos, la inclusión financiera y bancaria en la isla y los desastres naturales.

A %d blogueros les gusta esto: