web analytics
Página de inicio » Perspectivas » Pablo Iglesias se despide de Bruselas: «Vuelvo para que no haya gente como ustedes en mi Gobierno»
Pablo Iglesias.

Pablo Iglesias se despide de Bruselas: «Vuelvo para que no haya gente como ustedes en mi Gobierno»

RT/Editor de Suplemento Perspectivas

El líder del partido español Podemos, order Pablo Iglesias, se ha despedido el martes del Parlamento Europeo tras tomar la decisión de regresar a España para centrarse en la preparación de las elecciones generales del próximo 20 de diciembre.

Cargando con dureza contra el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, se ha despedido el líder del partido español Podemos, Pablo Iglesias, del Parlamento Europeo.

Pablo Iglesias es candidato de Podemos a las elecciones generales españolas.

A continuación Suplemento Perspectivas, reproduce el discurso completo de Pablo Iglesias, sacado del video.

Muchas gracias señor presidente.

La primera vez que vine aquí fue hace quince meses en representación de este grupo. Fue un honor hacerlo, fue un honor competir con usted por la presidencia de este Parlamento. Dije entonces, que aspirábamos a una Europa diferente, a una Europa que fuera menos dura con los débiles y un poco menos complaciente con los poderosos. Creo que, por desgracia, esa afirmación de hace quince meses, sigue siendo y sigue estando vigente hoy.

Recordé en aquel discurso de hace quince meses, a los combatientes españoles que lucharon contra el fascismo y contra el horror como la mejor contribución de mi patria al progreso de Europa, como la mejor contribución de mi patria a una Europa social, a una Europa democrática y a una Europa respetuosa de los derechos humanos.

Cuando oigo gritos xenófobos en esta cara, recuerdo que en mi patria a aquellos que insultaban, a aquellos que atemorizaban, se les decía “no pasarán”, pero también, también me molesta escuchar cierta hipocresía en esta Cámara, en algunos que lloran lágrimas de cocodrilos, que defienden y dicen defender los derechos humanos.

Señor “Beber” ha hablado usted de extremismos para referirse a lo que puede ocurrir en Portugal. ¡Aprendan ustedes a respetar la democracia! ¡Aprendan ustedes que a veces los ciudadanos votan cosas distintas a lo que representan ustedes! (Aplausos).

El señor representante del grupo liberal, me va a perdonar que, después de quince meses, practicando todas las mañanas frente al espejo, siga siendo incapaz de pronunciar su apellido, ha dicho que esto no es un problema de social-demócratas, de liberales, o de populares, sí, efectivamente, efectivamente ustedes han estado de acuerdo en los elementos fundamentales que han implicado una política exterior europea que ahora estamos pagando y que tiene que ver con la situación de miseria y humillación que están viviendo millares de familias a las puertas de Europa.

Hoy hablamos otra vez de guerra y desolación a las puertas de Europa, de familias a las que se les está respondiendo con alambradas, y yo digo que los europeos no podemos olvidar lo que significa una guerra, no podemos olvidar lo que significa el horror y la pobreza, y tener que huir del horror y de la pobreza, y no podemos humillar a esa gente, porque humillar a esa gente es humillar a Europa. ¿Cómo es humillar a Europa señor Beber?, acabar con el estado del bienestar; ¿cómo es humillar a Europa? acabar con los derecho sociales; ¿cómo es humillar a Europa? entregar a los gobiernos a la arrogancia de los poderes financieros y atacar la soberanía; ¿cómo es humillar a Europa? es favorecer el fraude fiscal, como usted señor Juncker, como usted que favoreció, cuando era Ministro de Hacienda, negocios secretos, tratos secretos, con multinacionales para que tuvieran que pagar impuestos al uno por ciento mientras los ciudadanos europeos tienen que pagar impuestos, y luego hablan ustedes de presupuestos, y usted se sienta allí, señor Juncker, porque gente como usted, señor Pitela, han permitido que el señor Juncker esté sentado allí, porque ustedes los socialistas, han mantenido una gran coalición con los populares en esta Cámara, así que menos citar a Dante, señor Pitela, y más ponerse del lado de la gente y acabar de una vez con esta maldita gran coalición (aplausos).

Vuelvo a mi país para que no haya, para que no siga habiendo, gente como ustedes en el gobierno. Pero quiero pedirles antes de marcharme: Cambien su política, la crisis de los refugiados no se resuelve con alambradas, la crisis de los refugiados no se resuelve con policía, se resuelve con una política responsable, dejen de jugar al ajedrez con los pueblos del Mediterráneo, trabajen por la paz en lugar de fomentar guerras, ayuden a las personas que están huyendo del horror.

¡No sigan destruyendo la dignidad de Europa!, señor Juncker. (Aplausos)

Ver también

Nos llegó el turno a los indocumentados 

Ilka Oliva Corado/ https://cronicasdeunainquilina.com Las migraciones de centroamericanos hacia Estados Unidos iniciaron en la década del …