web analytics
martes , 17 octubre 2017
Inicio » Nacionales » “Monseñor Romero, el Santo Obispo de El Salvador”: Cardenal Ricardo Ezzati
“Monseñor Romero, el Santo Obispo de El Salvador”: Cardenal Ricardo Ezzati
El Cardenal Gregorio Rosa Chávez, junto al Nuncio Apostólico León Kalenga participan de la eucaristía en Ciudad Barrios, San Miguel. Les acompaña el enviado del papa Francisco Ricardo Ezzati, junto a otros representantes de la Iglesia católica salvadoreña. Foto Diario Co Latino/Guillermo Martínez.

“Monseñor Romero, el Santo Obispo de El Salvador”: Cardenal Ricardo Ezzati

@SilviaCoLatino

He visto y doy gracias a Dios porque este pueblo ha reconocido un don extraordinario para la Iglesia y para El Salvador, en el Beato Obispo Romero. Y he visto en este pueblo la semilla, el fruto y la cosecha abundante que él esperaba”, manifestó en su Homilía el Cardenal Ricardo Ezzati, enviado especial del papa Francisco, a la Santa Misa que se ofreció en Ciudad Barrios, San Miguel, al término de la Peregrinación.

El Cardenal Ricardo Ezzati Andrello, actual Arzobispo Metropolitano de Santiago de Chile, se encuentra en el país, en el marco de la conmemoración de los Cien Años de nacimiento del Beato Oscar Arnulfo Romero,  que la Arquidiócesis de San Salvador y en especial el Cardenal Gregorio Rosa Chávez ha impulsado.

En la misa solemne que le correspondió al Oriente del país, en Ciudad Barrios, el Cardenal Ezzati destacó el “don grande del Pastor Mártir”, al considerar que la manifestación de fieles católicos en el atrio de la Iglesia San Pedro Apóstol, “era una memoria agradecida”.

El enviado del Papa, el Cardenal Ricardo Ezzati, saluda a fieles católicos en Ciudad Barrios durante su participación en la misa en honor al centenario del nacimiento del Beato Oscar Arnulfo Romero y a los peregrinos que caminaron desde Catedral de San Salvador hasta Ciudad Barrios. Foto Diario Co Latino/Guillermo Martínez.

“Nuevamente quiero dirigir un saludo muy cordial del papa Francisco y agradecerles el testimonio de fe que he podido ver en cada uno de ustedes y en toda la comunidad. Y de una manera muy particular a aquellas ciudades y comunidades que han tenido como Pastor al Beato Oscar Arnulfo Romero”, manifestó.

En su Homilía el Cardenal Ezzati reiteró la presencia del signo de Dios y agradeció al Clero salvadoreño su intuición de enfilar todas las acciones para acercarse los corazones de los fieles cristianos a la devoción  del “don grande” que Dios hizo a través del Beato Romero, quien es Mártir de la Iglesia y del  pueblo salvadoreño.

Una familia de hermanos y hermanas, porque la invitación que Dios nos hace de su hijo Jesús es hacer hijos y la oración que Jesús nos ha enseñado es la oración para dirigimos a Dios como Padre; entonces, recojamos de este Santo Obispo nacido aquí, a pocos metros de este altar, la herencia suya, la herencia que valora inmensamente el don de la familia y que hace de cada una de sus familias la Iglesia Doméstica. Estamos celebrando la eucaristía aquí donde él nació, y el primer pensamiento que me viene al corazón es el pensamiento de la familia de su papá, de su mamá, del hogar donde creció como cristiano, de su parroquia donde recibió el don del bautismo, de esa comunidad cristiana que le dio Jesús y que llegó a ser miembro de la Iglesia de Jesús”, predicó.

Asimismo, el Cardenal Ezzati instó a la Iglesia y al pueblo salvadoreño a seguir peregrinando y poner en marcha la Iglesia que el papa Francisco “sueña”, que es una Iglesia que está en camino y que abre sus puertas para salir e ir a la periferia, por su esencia misionera para anunciar el Evangelio.

Fieles católicos descansan y escuchan misa luego de culminar la peregrinación en honor al centenario del nacimiento del Beato Oscar Arnulfo Romero. Foto Diario Co Latino/Guillermo Martínez.

“Muchas veces el papa Francisco ha dicho que somos una iglesia sinodal, es decir, una iglesia que camina, una iglesia que camina junta, una iglesia que aprecia la labor de los pastores que la siguen. Una iglesia que tiene diferentes dones: el ministerio sacerdotal, la vida consagrada, el laicado y el don de ser hombres y mujeres, el don de los jóvenes, que hermoso fue ver a muchos jóvenes caminando en esta peregrinación. En el camino  de la peregrinación han experimentado cansancio, la necesidad de agua, pero que hermoso sentirnos Iglesia en salida, que no se contempla a sí misma, sino que tiene el corazón lleno de gozo, de alegría y henchido de la buena noticia  del Evangelio”, manifestó.

Sobre el martirio de Monseñor Oscar Romero, el Cardenal Ezzati recordó con emoción que le produce la lectura de una página de su diario personal, que deja plasmada la humildad de corazón del Profeta pese a la presión que amenazaba su vida.

“Siempre que lo leo me conmueve, cuando Monseñor Romero era perseguido de tantas fuerzas contrarias al Evangelio y escribió sobre el martirio:  Señor no soy digno del don del martirio, pero si alguien atentara contra mi vida, desde este momento yo te ofrezco mi vida, mi sangre para la vida de El Salvador. Esto me conmueve porque he visto allí la imagen de Jesús, que nos ha dicho que nadie tiene amor más grande, que él que da la vida por sus hermanos”, predicó.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: