web analytics
Página de inicio » Nacionales » Más feminismo menos violencia: Las Mélidas
Gloria Silvia Orellana @GloriaCoLatino La Asociación Movimiento de Mujeres Mélida Anaya Montes “Las Mélidas”, presentaron este día la “Sistematización de Mapas de Riesgo de Violencia contra las Mujeres” que contienen vivencias cotidianas de mujeres procedentes de 45 comunidades de 11 municipios del país. “Es muy importante decir, que el trabajo con estas comunidades pasó por una serie de etapas para poder convencer a las mujeres a atreverse, aunque sea en un ámbito privado y de confianza para romper el miedo, para romper el silencio y conocer de estas situaciones que se dan cotidianamente en las diferentes comunidades rurales y urbanas”, explicó Lorena Peña, socia fundadora de Las Mélidas, quien sistematizó la información de los Mapas de Riesgo. En un trabajo metódico de experiencias y propuestas la Fundación Mujeres, Paz y Desarrollo, Las Mélidas, IMU y AEXCID, trabajaron en consultas y seguimiento de estas realidades y narrativas de mujeres frente al fenómeno de la violencia en todas sus manifestaciones. Lorena Peña afirmó que desde 1992, Las Mélidas han retomado la línea de trabajo en contra de la violencia hacia las mujeres así como la promoción de leyes para prevenir, sancionar y erradicar la violencia. No obstante, desde hace ocho años atrás, optaron por la formulación de mapas de riesgo en cada comunidad. Ante la pregunta de si existen diferencias entre las comunidades urbanas y rurales, sobre la violencia contra la mujer o el miedo a romper silencios para expresar sus interioridades, afirmó que las situaciones eran similares. “Es el mismo miedo, la diferencia es el nivel de organización o conciencia de colectivas de mujeres en las diferentes comunidades, porque de todos los municipios Santa Cruz Michapa (Cuscatlán) y Mejicanos (San Salvador) tienen un nivel de respuesta más avanzado de parte de las mujeres, por la organización y un gobierno local con mayor sensibilización con el género. Mientras, Santa Ana que es muy urbano o San Marcos (San Salvador) no hay grandes diferencias a los cantones de Ataco (Ahuachapán) o Izalco (Sonsonate), creo que la diferencia es el nivel de conciencia y la capacidad organizativa en lo local”, afirmó. En cuanto la clasificación de la violencia, Peña señaló que se definió en dos tipos: la violencia la específica que es puntual al hecho de maltrato, que puede ser la violencia física y sexual. Mientras, la violencia sistémica se encuentra referida al acoso, al abuso, los tocamientos, las expresiones en la calle o ámbitos externos del hogar, transporte público. Es considerada un patrón de agresión y hostilidad permanente que se enmarca en el sistema como la violencia institucional, que es imposible realizar un conteo de cuantas se reciben a diario. “La violencia institucional es de las menos denunciadas y es la peor violencia que vivimos aquí en el país. La penalización absoluta del aborto para las mujeres que están en edad fértil es una condena a muerte a “priori”, si tienen complicaciones con su embarazo con la legislación actual es una condena de muerte desde el Estado. Claro, sabemos que solo aplica a las que no tienen dinero, porque las otras pueden viajar en donde es legal el aborto y realizarlo y así salvar su vida”, acotó.  Con el lema “+ Feminismo – Violencia”, su compiladora, indicó que se busca “no perderse” en la propuesta política que es el feminismo, que desarrolla una dinámica directa para establecer nuevas relaciones de poder entre hombres y mujeres para una nueva sociedad. “No podemos suponer que sin transformar las relaciones de poder sistémicas entre hombres y mujeres sin una transformación cultural e institucional podamos poner en retirada la violencia contra nosotras”, argumentó. Los datos fueron compilados entre 2018 y 2019, los que tienen una diversidad de metodologías que inició con el estudio de las comunidades monitoreadas para conocer el nivel de problemas que experimentaban las mujeres, así como la convocatoria para participar en estos grupos de investigación. “Se tuvo que definir los grupos de mujeres organizadas en cada comunidad, así como cuál era el mecanismo más correcto para la participación de las mujeres con una carta de participación informada, ¿por qué? En algunas de esas comunidades hay situaciones terribles, entonces, ese documento era vital, así como el compromiso en la reserva de su identidad personal por parte de nosotras que investigamos, luego se hicieron talleres a las participantes que se les dio seguimiento por su condición particular de violencia”, comentó. El Mapa de Riesgo de estas 45 comunidades en 11 municipios del país, es un trabajo de información sistematizada que fue devuelto a las mujeres de las comunidades y municipios participantes junto a plan de acción inicial, que implementaron entre finales de 2018 y el año 2019. “Ahora, vamos a presentarles a las mujeres estos Mapas de Riesgo, presentándoles las conclusiones globales y experiencias que tuvieron y conocer los resultados de sus propuestas para erradicar la violencia. Hemos hecho un balance también de lo actuado para contrastar con los informes de violencia (oficiales) Y si, llegamos a la conclusión que necesitamos actualizar y tener algún nivel de coordinación entre todas las mujeres interesadas en la organización de la lucha contra la violencia patriarcal”, puntualizó.

Más feminismo menos violencia: Las Mélidas

Gloria Silvia Orellana
@GloriaCoLatino

La Asociación Movimiento de Mujeres Mélida Anaya Montes “Las Mélidas”, presentaron este día la “Sistematización de Mapas de Riesgo de Violencia contra las Mujeres” que contienen vivencias cotidianas de mujeres procedentes de 45 comunidades de 11 municipios del país.

“Es muy importante decir, que el trabajo con estas comunidades pasó por una serie de etapas para poder convencer a las mujeres a atreverse, aunque sea en un ámbito privado y de confianza para romper el miedo, para romper el silencio y conocer de estas situaciones que se dan cotidianamente en las diferentes comunidades rurales y urbanas”, explicó Lorena Peña, socia fundadora de Las Mélidas, quien sistematizó la información de los Mapas de Riesgo.

En un trabajo metódico de experiencias y propuestas la Fundación Mujeres, Paz y Desarrollo, Las Mélidas, IMU y AEXCID, trabajaron en consultas y seguimiento de estas realidades y narrativas de mujeres frente al fenómeno de la violencia en todas sus manifestaciones.

Lorena Peña afirmó que desde 1992, Las Mélidas han retomado la línea de trabajo en contra de la violencia hacia las mujeres así como la promoción de leyes para prevenir, sancionar y erradicar la violencia. No obstante, desde hace ocho años atrás, optaron por la formulación de mapas de riesgo en cada comunidad.

Ante la pregunta de si existen diferencias entre las comunidades urbanas y rurales, sobre la violencia contra la mujer o el miedo a romper silencios para expresar sus interioridades, afirmó que las situaciones eran similares.

“Es el mismo miedo, la diferencia es el nivel de organización o conciencia de colectivas de mujeres en las diferentes comunidades, porque de todos los municipios Santa Cruz Michapa (Cuscatlán) y Mejicanos (San Salvador) tienen un nivel de respuesta más avanzado de parte de las mujeres, por la organización y un gobierno local con mayor sensibilización con el género. Mientras, Santa Ana que es muy urbano o San Marcos (San Salvador) no hay grandes diferencias a los cantones de Ataco (Ahuachapán) o Izalco (Sonsonate), creo que la diferencia es el nivel de conciencia y la capacidad organizativa en lo local”, afirmó.

En cuanto la clasificación de la violencia, Peña señaló que se definió en dos tipos: la violencia la específica que es puntual al hecho de maltrato, que puede ser la violencia física y sexual. Mientras, la violencia sistémica se encuentra referida al acoso, al abuso, los tocamientos, las expresiones en la calle o ámbitos externos del hogar, transporte público. Es considerada un patrón de agresión y hostilidad permanente que se enmarca en el sistema como la violencia institucional, que es imposible realizar un conteo de cuantas se reciben a diario.

“La violencia institucional es de las menos denunciadas y es la peor violencia que vivimos aquí en el país. La penalización absoluta del aborto para las mujeres que están en edad fértil es una condena a muerte a “priori”, si tienen complicaciones con su embarazo con la legislación actual es una condena de muerte desde el Estado. Claro, sabemos que solo aplica a las que no tienen dinero, porque las otras pueden viajar en donde es legal el aborto y realizarlo y así salvar su vida”, acotó.

Con el lema “+ Feminismo – Violencia”, su compiladora, indicó que se busca “no perderse” en la propuesta política que es el feminismo, que desarrolla una dinámica directa para establecer nuevas relaciones de poder entre hombres y mujeres para una nueva sociedad.

“No podemos suponer que sin transformar las relaciones de poder sistémicas entre hombres y mujeres sin una transformación cultural e institucional podamos poner en retirada la violencia contra nosotras”, argumentó.

Los datos fueron compilados entre 2018 y 2019, los que tienen una diversidad de metodologías que inició con el estudio de las comunidades monitoreadas para conocer el nivel de problemas que experimentaban las mujeres, así como la convocatoria para participar en estos grupos de investigación.

“Se tuvo que definir los grupos de mujeres organizadas en cada comunidad, así como cuál era el mecanismo más correcto para la participación de las mujeres con una carta de participación informada, ¿por qué? En algunas de esas comunidades hay situaciones terribles, entonces, ese documento era vital, así como el compromiso en la reserva de su identidad personal por parte de nosotras que investigamos, luego se hicieron talleres a las participantes que se les dio seguimiento por su condición particular de violencia”, comentó.

El Mapa de Riesgo de estas 45 comunidades en 11 municipios del país, es un trabajo de información sistematizada que fue devuelto a las mujeres de las comunidades y municipios participantes junto a plan de acción inicial, que implementaron entre finales de 2018 y el año 2019.

“Ahora, vamos a presentarles a las mujeres estos Mapas de Riesgo, presentándoles las conclusiones globales y experiencias que tuvieron y conocer los resultados de sus propuestas para erradicar la violencia. Hemos hecho un balance también de lo actuado para contrastar con los informes de violencia (oficiales) Y si, llegamos a la conclusión que necesitamos actualizar y tener algún nivel de coordinación entre todas las mujeres interesadas en la organización de la lucha contra la violencia patriarcal”, puntualizó.

Ver también

“El Salvador irá por un nuevo camino”: Bukele en la ONU

Redacción Nacionales @DiarioCoLatino El presidente de la República, Nayib Bukele, brindó su discurso pregrabado en …