web analytics
Página de inicio » Opiniones » La necesidad de diálogo

La necesidad de diálogo

José M. Tojeira

Una serie de intercambios de opinión, desautorizando automáticamente al contrincante político, hace pensar en la necesidad de promover en El Salvador una cultura del diálogo. Estamos demasiado acostumbrados en la política a usar la palabra como dardos hirientes, en el mejor de los casos, o como insulto destructivo en el peor. Y en buena parte han sido los políticos los promotores de esa tendencia en la ciudadanía, precisamente porque esta ve como se tratan entre ellos. Y ve también el desprecio olímpico de los diputados respecto a la opinión ajena cuando es crítica, en vez de escucharla, debatirla y pensar en cómo desde la acción, en el caso del Gobierno se puede iniciar un camino de superación de la crítica. Cuando uno afirma, basado en hechos que hay ejecuciones extrajudiciales, la respuesta es simplemente decir que se miente. Los diputados responden indignados e insultando cuando el foro del agua y las iglesias insisten en la necesidad de una ley de aguas, que garantice el acceso universal al agua potable y al saneamiento a todos los salvadoreños. Sobre todo si se les añade que lo que están haciendo suena más a mercantilizar el agua y a favorecer a quienes la mercantilizan en contra de las necesidades del pueblo.

Es normal que en política se promueva con recursos propios, y no con los del Estado, la imagen de los lideres de los partidos. Pero hacer depender la política de la imagen es siempre contraproducente, porque puede endiosar al político y quitarle consistencia a lo que es, o debe ser realmente la política: una búsqueda reflexionada y sistemática del bien común. La búsqueda de imagen por encima de todo hace olvidarse fácilmente del bien común, y tiende a sustituir la búsqueda laboriosa del desarrollo participado, ecológico e integral, por medidas inmediatistas y por una propaganda de apariencias que finalmente no pueden ocultar las miserias de la realidad. El culto a la imagen lleva finalmente tanto al deterioro de la relación honda entre personas como a la desconfianza, y en ocasiones destrucción de los paradigmas que la imagen quiere representar.

El diálogo en cambio construye relaciones armónicas, incluso en medio de la diversidad o diferencia de opiniones. Privilegiar la educación, dar el dato preciso en el que se basa la opinión, argumentar sin insultar, buscar puntos de contacto y de avance común, son parte del diálogo político necesario para un desarrollo que conduzca a un bienestar cada vez más generalizado. Hay derechos que deben ser universalizados y trabajados sistemáticamente por todos. La Constitución no puede ser un texto de adorno ni una especie de recurso último de los abogados en medio de sus pleitos. Es absurdo que en El Salvador teniendo una Constitución bastante buena, nos olvidemos de sus principios, valores básicos y seamos incapaces en el quehacer político de concretar en acciones dichos principios. Con una Constitución que va ya camino de los cuarenta años, que habla de justicia social y de bienestar económico, resulta incomprensible que en algunos debates como por ejemplo el del agua, haya políticos que se exaltan y se enfurecen cuando algunos sectores exigen que el agua potable para uso en el hogar y para el saneamiento sea administrada por el Estado sin fines de lucro.

Dialogar es ver la posición del otro, tratar de entenderla, exponer la propia con honestidad y buscar acercamientos no solo entre las posiciones contrarias, sino también con el marco de la discusión que en política debe ser siempre el ámbito de los valores constitucionales. Ello elimina el insulto y promueve el estudio. Quita hierro a las discusiones y recurre a la ciencia. El diálogo nunca puede ser una pelea para ver quién gana, sino un ejercicio cooperativo para encontrar soluciones de consenso. Las redes sociales con frecuencia nos dan ejemplo de cómo no debe ser el diálogo. Dejarse llevar por la imagen creada para catalogar de amigo o enemigo a una persona se parece demasiado al racismo, que no miraba más que el color de la persona para apreciarla o despreciarla. Y es muy probable que si no aprendemos a dialogar, acabemos tratándonos unos a otros de un modo racista; simplemente tratando de llegar al poder para lograr imponerse e incluso maltratar al que piensa diferente.

Ver también

Las obligaciones internacionales del Estado salvadoreño de respeto y garantía en materia de derechos humanos

Lucio Reyes En esta coyuntura de crisis, sanitaria, económica, social e institucional, es necesario tomar …