web analytics
sábado , 21 octubre 2017
Inicio » Rosa Cruz » LA MENTE, UN RADIO HUMANO

LA MENTE, UN RADIO HUMANO

Dr. H.Spencer Lewis
Pasado Imperator de AMORC (No. 3)
(De la Revista El Rosacruz, Mayo 1982)
Las dos polaridades de la energía nerviosa

Entonces, la verdad completa del asunto es que no solo es la energía nerviosa en el cuerpo humano eléctrica, sino que es como una energía eléctrica del tipo que conocemos en relación con todas las manifestaciones eléctricas. En otras palabras, se compone de una polaridad positiva y de una negativa y es resultado de la relación de una tensión negativa y positiva tratando de coordinarse en un flujo adecuado a través de un canal provisto. Por lo tanto, la manifestación de esta energía nerviosa es una manifestación alterna. Consistente en fases de descanso o acción o inactividad y actividad, causando un impulso ondulante de tan rápido latido a tal tasa de velocidad que aparenta ser un flujo continuo o ininterrumpido.

He dicho que la ciencia reconoce esta naturaleza eléctrica de la energía nerviosa y aun así debo decir que tal reconocimiento es solo de una fecha reciente, y fue presentado a fondo hace unos pocos años en algunos libros de texto, muy completos, sobre psicología,  escritos por autoridades eminentes con motivo de eliminar toda duda de la validez de las declaraciones.. Hasta que este hecho de la naturaleza eléctrica de la energía nerviosa fue establecido, nadie sabía científicamente lo que era;  y los científicos y los médicos, especialmente, no lo conocían y no parecía importarles, ya que ellos estaban interesados principalmente en el flujo de la energía nerviosa y sus manifestaciones.

La relación de esta energía nerviosa con el pensamiento es interesante. Sabemos que el cerebro es el tablero de control del sistema nervioso humano y es por lo tanto, el tablero de mando del sistema eléctrico del cuerpo humano. Todos los impulsos nerviosos que pasan por los nervios del cuerpo humano lo hacen tan eléctricamente como si pasaran por cables eléctricos. Cuando colocamos nuestros dedos sobre algunas cosas, el contacto con una sustancia diferente, les causa recibir un contacto reflejo o eléctrico con la materia que tiene una polaridad o potencialidad diferente de la del sistema nervioso humano. El resultado es que ese contacto o impulso es transmitido eléctricamente a lo largo del sistema nervioso hasta el cerebro humano, y allí es transmutado o transformado en una impresión y tenemos consciencia de lo que hemos tocado.

Es como el sistema de disco selector en el teléfono moviendo el disco de marcar y permitiéndole girar de vuelta a su posición, hacemos que una urea gire emitiendo cierto número de impulsos eléctricos a medida que regresa a su posición de descanso*. Estos impulsos, del uno al nuevo en número, son llevados  consigo a un cable eléctrico para el tablero de control del sistema de disco selector, que es como el tablero de control del cerebro humano en donde se registran, haciendo el mismo número de impulsos que tenían en el disco  marcador. Los impulsos son transformados  en acción, lo cual pone en funcionamiento otros dispositivos eléctricos y así el circuito se completa. En el sistema nervioso humano, una función similar  toma lugar. Cierto número de vibraciones viajan por el sistema nervioso hacia el cerebro y al registrarse allí crean impresiones o formas de pensamientos que son comprendidos por la consciencia.

   

Vibraciones y formas de pensamientos

Ahora bien. Vemos con esto que las ideas son formas de pensamiento, y estos a su vez son impulsos eléctricos. Una nota en una cuerda de violín está compuesta de un cierto número de vibraciones y la diferencia entre una nota y otra es una diferencia en vibraciones. La diferencia entre un color y otro es una diferencia en la tasa de vibraciones. Y la diferencia entre la sensación de una sustancia que es dura y una que es suave es una diferencia en la tasa de vibraciones comenzadas en las puntas de nuestros dedos y transmutada en nuestro tablero de control del cerebro. Por lo tanto, en los centros del cerebro del cerebro humano, los nervios de nuestro cuerpo están grabando y registrando constantemente impulsos de diferentes tasas de vibraciones, que a su vez producen formas de pensamiento.

*Este artículo fue publicado originalmente en 1929.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: