web analytics
Página de inicio » Rosa Cruz » LA MEDICINA TRADICIONAL

LA MEDICINA TRADICIONAL

Jorge Morales López, F.R.C. (No. 3)
De la Revista El Rosacruz, Abril-Mayo de 2015

Netzahalcoyotl y su variedad de jardines medicinales
Uno de los gobernantes prehistóricos más renombrados en México, que impulsó el estudio de la botánica y el uso de las plantas medicinales fue Netzahalcoyotl, quien tenía muchos jardines provistos de árboles y flores raras, baños ritualísticos y grutas convertís en casas de campo y montañas para la caza. Su jardín predilecto para el esparcimiento y el estudio de la botánica fue el que construyó en el cerro de tezcotengo. También estaba acondicionado para la recreación de los gobernantes y para la investigación, así como el cultivo de plantas, principalmente medicinales.
La medicina española traída por los conquistadores a la nueva España se conformaba con elementos de las medicinas china, griega, árabe y europea.
El auténtico médico tradicional indígena es un sabio, un depositario de la sabiduría ancestral y es quien resguarda la historia de los pueblos, la cultura, las tradiciones y las costumbres. El médico tradicional es una mezcla de científico, sacerdote y psicólogo; es quien conoce el mundo natural y el sobrenatural, el cuerpo orgánico, el energético y el espiritual. Él conoce la materia y la esencia del Universo. Es quien entiende el poder de las palabras y las cualidades curativas de las plantas, de los minerales y los animales, según algunos conocedores de las cosmovisiones indígenas. El médico tradicional mexicano no es quien maneja la ciencia de la medicina, ¡es la propia medicina!
En muchos países, la medicina tradicional se ha preservado y ha tenido apoyo en todos los aspectos para continuar usándose sin problema alguno. Los médicos convencionales la manejan en conjunto con la medicina alópata para obtener mejores tratamientos y así mejorar la salud de su sociedad. Por ejemplo en China, en Perú, en Alemania y en muchos otros países.

Etapas críticas de la medicina tradicional
En México se han pasado etapas críticas para el desarrollo de la medicina tradicional. De hecho, se ha perdido la mayoría de la información original, y solo unos cuantos la tienen. Una etapa crítica que se vivió, en este aspecto, fue el satanizar a los médicos tradicionales poniéndoles sobrenombres como brujos o hechiceros, pero fue algo muy difícil para los practicantes de la medicina tradicional. La política económica hizo que la mayoría de los conocedores de la medicina tradicional mexicana desapareciera tras la muerte de sus poseedores y de sus practicantes. Por citar un ejemplo, si alguien se presentaba con un médico convencional y descubría que había usado un ungüento o pomada para mejorar algunas dolencias, lo criticaba al grado de decirle que eso eran brujerías; si consultaba un huesero o quiropráctico y llevaba una faja o venda al presentarse a una consulta, lo regañaba al grado de decirle que eso era de gente ignorante, anticuada y analfabeta que no sabía nada de medicina ni de la vida. Si un bebé era llevado con el pediatra y se le comentaban que le había administrado algún té digestivo o aromático para los cólicos, el médico los insultaba diciendo que eso era cosa de brujos y del pasado, lo que dio como consecuencia que mucha gente dejara de consultar a los médicos tradicionales. Algunos ancianos conocedores de la terapéutica tradicional pensaron que transmitírsela a sus hijos era un error y sus grandes y maravillosos conocimientos murieron con ellos.
Esa etapa no ha terminado por completo y mucha gente no sabe si acudir con un conocedor de la medicina tradicional, con un quiropráctico, usar un medicamento herbolario o asistir con un terapeuta profesional capacitado.
La realidad es que en México, por ejemplo, existe una gran diversidad de terapias alternativas y otras adquiridas de otros países que mucha gente hace comentarios positivos de su experiencia.

Ver también

Control del pensamiento por medio de las ondas Alfa

Por Ralph M. Lewis, F.R.C. (Pasado Imperator de la Antigua y Mística Orden Rosacruz AMORC, …