web analytics
Página de inicio » Internacionales » La justicia de Luxemburgo da el golpe de gracia al imperio Espírito Santo

La justicia de Luxemburgo da el golpe de gracia al imperio Espírito Santo

Lisboa/AFP

La justicia luxemburguesa denegó este viernes a los dos principales holdings del grupo financiero portugués Espírito Santo acogerse al concurso de acreedores, generic por lo que están a un paso de la liquidación.

Ahora, order los activos de Espírito Santo International (ESI) y Rioforte serán puestos en liquidación por el tribunal de comercio de Luxemburgo, donde tienen su sede ambas sociedades, anunciaron ambos en sendos comunicados.

“El tribunal de distrito de Luxemburgo (…) rechazó los requerimientos de ser colocados bajo gestión controlada presentados por Espírito Santo International el 18 de julio de 2014 y por Rioforte el 22 de julio de 2014”, anunció en un comunicado, sin explicar los motivos del fallo.

La “gestión controlada” es un régimen que equivale al concurso de acreedores, y que habría dado a los holdings un plazo extra para el pago de sus deudas.

La decisión de la justicia luxemburguesa constituye la etapa final en el desmantelamiento del grupo familiar portugués, después de la puesta en liquidación la semana pasada de otras dos entidades, el holding Espírito Santo Financial Group (ESFG), que era el principal accionista del Banco Espírito Santo (BES), y su filial Espírito Santo Financière (ESFIL).

El Banco Espírito Santo era el mayor banco privado de Portugal hasta que fue transformado el 3 de agosto en un “banco malo”, encargado de liquidar sus activos tóxicos, y en particular, los títulos de deuda del resto del grupo.

Al mismo tiempo, las autoridades lusas reagruparon los activos sanos de la entidad en un nuevo banco llamado Novo Banco, que recibió una inyección de capital de 4.900 millones de euros, 3.900 de ellos consistentes en un préstamo del Estado.

El desmoronamiento de este gran grupo financiero portugués comenzó con el descubrimiento a fines de mayo de irregularidades en la contabilidad del holding Espírito Santo International, lo que precipitó la salida precipitada en junio del director general del banco, Ricardo Salgado.

Una serie de investigaciones judiciales pusieron a la familia Espírito Santo en el punto de mira por haber utilizado el banco para financiar sus deudas, estimadas en más de 6.000 millones de euros.

Portugal asiste ahora al hundimiento de un conglomerado siempre cercano al poder político y omnipresente en el país a través de una mirada de empresas en el sector de la salud, las aseguradoras, el mercado inmobiliario y la hostelería.

Pero su caída no solo hará ruido en el país que lo vio nacer hace 150 años: también arrastrará al cierre a otras empresas ligadas a él en otros países donde estaba presente, como Suiza, Angola, Estados Unidos o Dubái, tras dejar sin cobrar a  miles de pequeños accionistas y acreedores por todo el mundo.

Ver también

Asamblea General de la ONU se rie de Trump, duramente criticado por su bélico discurso

RT / AFP “Estoy aquí para compartir los progresos extraordinarios que hemos logrado. En menos …

A %d blogueros les gusta esto: