web analytics
jueves , 19 abril 2018
Inicio » Internacionales » Indígenas aymara ganan millonario caso en Estados Unidos contra expresidente boliviano
Indígenas aymara ganan millonario caso en Estados Unidos contra expresidente boliviano
[Foto Diario Co Latino/Leila Macor/AFP]

Indígenas aymara ganan millonario caso en Estados Unidos contra expresidente boliviano

Fort Lauderdale/AFP

por Leila Macor

El expresidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada fue hallado “responsable” el martes de ejecuciones extrajudiciales perpetradas en 2003 en Bolivia, por un tribunal de Estados Unidos que lo condenó a indemnizar por 10 millones de dólares a familiares de ocho aymaras fallecidos.

Los diez miembros del jurado llegaron a esta conclusión en su sexto día de deliberaciones en el proceso contra Sánchez de Lozada, de 87 años, y su entonces ministro de Defensa, Carlos Sánchez Berzaín, de 58, que comenzó el 5 de marzo en un tribunal federal en Fort Lauderdale, sur de Florida.

Sánchez de Lozada, alias “Goni”, fue el primer expresidente en ser juzgado en Estados Unidos por abusos de derechos humanos, de acuerdo a los abogados de los demandantes.

Por eso este fallo “envía un mensaje a todo el mundo: ya no puedes escapar de la justicia”, dijo a la AFP Thomas Becker, abogado de la Harvard Law School, que formó parte del equipo de los demandantes.

“Este caso está cambiando el mundo en términos de impunidad y de hacer responsables a los violadores de derechos humanos”, añadió.

Los dos exfuncionarios, que no acudieron al tribunal, fueron hallados responsables de “ejecuciones extrajudiciales” perpetradas durante los disturbios de 2003 en Bolivia, pero el jurado los exoneró de haber cometido “homicidio culposo”.

Esta diferencia fue acusada por los abogados defensores como una incongruencia que ameritaba anular el juicio.

“La corte encuentra que (ambas decisiones) no son irreconciliables”, respondió el juez federal James Cohn, validando la decisión de los jurados.

Al salir del tribunal, Stephen Raber, abogado de “Goni” y de Sánchez Berzaín, dijo a periodistas que está “en desacuerdo con el veredicto” y que espera que éste sea revertido “cuando se aplique la ley correctamente”.

Cinco de los nueve demandantes escucharon, estoicos, el veredicto. Las mujeres iban vestidas con sus faldas tradicionales y llevaban el largo cabello recogido en dos trenzas. No reaccionaron hasta que salieron de la sala y hablaron con sus sonrientes abogados.

El juicio tuvo lugar gracias a una ley estadounidense que permite enjuiciar civilmente a acusados de torturas o ejecuciones extrajudiciales, aunque todas las partes sean extranjeras y el supuesto crimen haya sido cometido en el exterior.

Los disturbios de septiembre y octubre de 2003, en un episodio conocido como “la guerra del gas”, forzaron la huida del presidente y facilitaron el ascenso al poder en 2006 del aymara Evo Morales, entonces un líder cocalero.

En la demanda, los familiares de ocho bolivianos muertos exigían indemnizaciones por parte de ambos políticos por “matanzas extrajudiciales, crímenes contra la humanidad y homicidios culposos” que el 17 de octubre dejaron 58 muertos y más de 400 heridos en El Alto, próximo a La Paz.

El jurado estuvo compuesto por seis afroestadounidenses, tres blancos y un hispano. Todos ignoraban los hechos de 2003.

Teníamos una situación difícil

La defensa de “Goni” -apodo de Sánchez de Lozada, de 87 años- describió la caótica situación que vivía el país entonces por los bloqueos carreteros, que causaron escasez de alimentos y combustible.

María Muñoz, la entonces jefa de gabinete de Sánchez de Lozada, relató en su testimonio que la huida en avión se hizo en medio de tiroteos mientras una turba intentaba romper la cerca del aeropuerto.

“Teníamos una situación muy difícil en el campo”, dijo el expresidente en el estrado.

La defensa de “Goni” buscó con frecuencia la simpatía de los jurados recordando que los demandantes cultivan coca, sin explicar a los jurados que su mascado es una costumbre ancestral.

Los abogados de los demandantes, de su lado, insistieron en los relatos de abuso policial -algo que resuena en Estados Unidos- y los comentarios racistas expresados por el alto mando militar. Destacaron un episodio en el cual Sánchez Berzaín hablaba de “indios de mierda” en referencia a los aymara.

Agustín Zirpa, un campesino de 51 años, narró un enfrentamiento con las autoridades en octubre de ese año, cuando él y otros manifestantes bloqueaban una ruta. “Vimos llegar balas de donde estaban los militares”, contó. Un compañero suyo fue herido de bala y él fue capturado y torturado. “Me asusté mucho”, dijo.

El descontento contra “Goni” (1993-1997 y 2002-2003) se canalizó en el rechazo a su plan de vender gas a Estados Unidos por puertos chilenos.

En 2008, el presidente Morales expulsó a la DEA de Bolivia y ambos países retiraron sus embajadores.

Los varios pedidos de extradición de “Goni” no prosperaron, obstaculizados por las malas relaciones entre Washington y La Paz.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: