web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » ESCAPULARIOS EN LOS OVARIOS

ESCAPULARIOS EN LOS OVARIOS

Wilfredo Mármol Amaya. 

Psicólogo y escritor salvadoreño. 

(Tomado de: Sin escapularios en los ovarios, 2012)

“Momento, esto es manipulación feminista”, musitó con el ceño fruncido y muy aseriado, el honorable Juez de Paz de un reconocido municipio del departamento central capitalino, agregando de inmediato la amonestación “no es posible cambiar las reglas y las normativas hasta ahora establecidas sólo porque un grupúsculo de mujeres con faldones multicolores, ataviadas de bisutería  lo exijan en las calles, avenidas, en los atrios y salones  del Congreso con grandes mantas y rótulos que se leen saquen sus escapularios de nuestros ovarios, exigiendo, además, igualdad entre hombres y las mujeres, esto es ir contra la historia natural de la humanidad”, asintió con toda su fuerza vital el señor Juez de Paz, conocido por sus argumentaciones en los medios de comunicación masiva, prensa, radio y televisión.

El Juez, con  gestos de sobrada elegancia, volvió la mirada hacia la derecha, y expresó, ¿Entonces, quiénes tendrían la responsabilidad de administrar la justicia?, ya lo dice el axioma popular  “cuando el Derecho entra en contradicción con la justicia, debe  prevalecer la justicia” concluyó el veterano hombre del Derecho, con barba de filamentos plateados y evidente calvicie,  en respuesta a las palabras de inauguración de la Magistrada de la Sala de lo Penal del Honorable Organismo Supremo de  Justicia,   en el seminario sobre LA MISOGINIA UN DELIRIO VIOLENTO DE LA MASCULINIDAD MUNDIAL. Las mujeres, ahí reunidas, se regalaron una sonrisa eterna, plácida y de compromiso de seguir adelante en la búsqueda de la equidad, de todas maneras las mujeres son la mitad de la raza humana, por lo tanto tienen  pensamientos, actitudes y horizontes de la mitad humana, y eso no es para nada despreciable.

Un abrazo de entendimiento se hizo sentir en todo el auditorio de las buenas nuevas.

Los pocos hombres presentes, aplaudieron el gesto profundamente humano de las señoras presentes, menos el señor juez que se quedó sin entender lo que escuchaban sus oídos y veían sus conservadores ojos.

San Salvador, 8 de marzo 2012.

Ver también

ME DIJO QUE EXISTÍA (Acerca de Monseñor Romero)

Wilfredo Arriola,  Poeta y escritor Fue allá por el año 1962. Monseñor Romero provenía del …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: