web analytics

En Purim

Mauricio Vallejo Márquez

Escritor y coordinador

Suplemento Tres mil

 

La suerte parecía tirada para los judíos, así como el destino de Mordejai. Pero el malvado Amán no tenía idea de quien mueve los hilos de la vida.

Y Mordejai había hecho lo suyo. Ester, la prima de Mordejai, era la esposa del rey Asuero. La reina se convirtió en tal después de una especie de concurso de belleza donde fue elegida entre miles de vírgenes del imperio Persa. Una relación que permitió que Mordejai (Al primero que se le llama judío) pudiera ayudar en su momento al monarca, al relatarle una posible traición y atentado que se frustró.  Por esto recibió el honor de ser paseado con traje real por el mismo Amán, a quien  no le caía bien Mordejai por lo que trabajaba con mucho afán para eliminarlo.

Amán al mejor estilo de una historia de intrigas había manipulado al rey Asuero para redactar una ley en busca de matar a todos los judíos del reino de Persia, porque detestaba a Mordejai, eso de tomarse muy personal el hecho de no inclinarse ante él. Pero no contaba con que la reina Ester también era judía y que se pudo elaborar un edicto en que el mismo rey Asuero le permitía a los judíos defenderse, tal y como lo hicieron tras ayunar durante la víspera de esta fecha.

Purim significa suerte y se celebra el 14 de Adar y 15 de Adar. Para el calendario occidental fue este miércoles al caer la noche. Y podemos encontrar la historia en el Libro de Ester de la Biblia. Durante este día se lee el rollo de Ester para recordar este hecho y celebrar la fecha en que los judíos en la antigua Persia pudieron defenderse contra un tramposo edicto que sentaba la erradicación de todos los hebreos.

Esta fiesta representa los eventos que se han repetido en distintos momentos de la historia contra los descendientes de Abraham, desde el momento en que se dirigían a la tierra de Canaán y fueron atacados por Amalek, quien cuenta la tradición que era ascendiente de Amán.

Y en la actualidad se puede decir que es el gran carnaval judío donde aceptan tanto la Torá escrita como la oral, así como la salvación de todo un pueblo. Una fiesta que celebra la vida.

Purim relata la vida. El hecho de desconocer el destino, aunque lo forjamos. Como puede parecernos que todo está perdido en un momento, sin saber que la solución podría estar en el problema mismo. La ofuscación no permite encontrar respuesta a las adversidades, y nos hundimos sin pensar. Muchas veces la solución está en hacer algo y no solo quedarnos viendo como el problema viene a nosotros.

Ver también

DEL LIBRO EN PREPARACIÓN: “USULUTÁN GENTE DE AQUÍ Y DE ALLÁ GENTE MÁGICA” OCURRIÓ EN USULUTÁN DESDE 1968

Manuel Luna, Escritor   En Usulután nunca tuvimos casa propia, por eso desde pequeño viví …

A %d blogueros les gusta esto: