web analytics
Página de inicio » Opiniones » El Pueblo Y El FMLN

El Pueblo Y El FMLN

Dr. Jose Joaquin Morales Chávez
Médico. PhD© . Cirujano FRCS Canadá.

El 3 de febrero recién pasado fue la culminación de una acumulación de aciertos y desaciertos de parte de la dirigencia, tanto nacional como departamental, del FMLN.

El ascenso del FMLN al ejecutivo en 2009 fue el inicio de avances y retrocesos. Se llegó a controlar Ejecutivo, se establecieron para beneficio de la población algunos programas sociales, pero se abandonó casi por completo el trabajo de formación político e ideológico de la militancia, se abandonó el trabajo en los territorios, salvo raras excepciones.

El distanciamiento orgánico entre dirigencia del partido y militancia fue haciéndose más grande con el transcurso del tiempo. El resultado de esto ha sido varias situaciones que debemos analizar de manera objetiva y aceptando los aciertos y los errores.

El abandono del trabajo en los territorios ha sido creciente; el resultado del abandono territorial fueron resultado de muchos vicios en el seno del partido

Primero. Nos debilitarnos y nos separamos del constante trabajo con la población. Esta separación dio por resultado la generación de dudas y desconfianza en la población y mucha parte de la militancia.

Después de la elección de marzo 2018 en un análisis publicado en Diario Co Latino, se señalaron algunas consecuencias negativas del trabajo del partido. Se señaló que los miembros de dirección del partido que tuvieran cargos administrativos y burocráticos en el ejecutivo y en la Asamblea Legislativa dejaran de ser los responsables de la conducción del trabajo del partido en los departamentos. Esto se hizo porque los encargados de los departamentos y miembros de la Comisión política y activos como burócratas y funcionarios del Estado no realizaban de manera congruente sus responsabilidades de conducción del partido a nivel territorial. Existen muchos ejemplos de esta situación. Como consecuencia en las elecciones 2018 se obtuvo un retroceso marcado reflejado en los resultados de la elección de diputados y alcaldes. Por ejemplo el departamento de San Vicente se perdieron más de 10 alcaldías; en el departamento de La Paz se observó un un fenómeno similar. Más grave de esto fueron los niveles de participación de la población en la votación de 2018. Personeros de la Comisión política llamaron “a encontrar nuevos paradigmas”, “hacer una reingeniería del partido”, “a impulsar cambios profundos en el partido”, estas y otras voces quedaron en el vacío. Quedaron en el vacío porque solo fue  pomposidad de los llamados sin ser acompañados de medidas concretas en la práctica.

Segundo. Se descuidó al máximo a la militancia de los territorios, sea ésta en los caseríos, cantones, barrios, municipios, ciudades grandes y pequeñas de nuestro país. El abandono de la militancia fue la consecuencia de no tener en la mayor parte de los territories formación política e ideológica que se impulsara en la militancia. Esto

también nos dividió y hubo la generación de oportunismos politicos de parte de algunos dirigentes departamentales y nacionales que ante la debilidad ideológica y política de la militancia aprovecharon para dividirla e imponer prácticas corruptas antes de los eventos electorales. Estas prácticas corruptas se vieron reflejadas en la selección de candidatos para elecciones municipals, tanto de alcaldes como concejeros municipales así como de algunos candidatos y candidatas a diputados o diputadas. Las consecuencias de esta debilidad impuesta por vacíos de la dirigencia fueron muy graves. Así se quebró la unidad en el seno de la militancia; se generó el abandono del partido por militantes de gran valor, se generó un pobre trabajo con la población.

Tercero. La existencia de una campaña de parte la prensa dominada por la derecha del país sobre señalamientos de corrupción en algunos miembros dirigentes del partido no fue fuertemente aclarada dentro de militancia. La falta de aclaración y a falta de transparencia ante la militancia sembró igualmente desconfianza y la duda en la dirigencia. Casos sobresalientes en que la militancia debió haber recibido información de primera mano y transparente no fueron aclarados. Aún persiste enormes dudas de si hubo o no hubo faltas graves a los principios de la ética revolucionaria que debe prevalecer en un partido como el FMLN. El partido está en la obligación de aclarar las dudas a la militancia y el pueblo. Esto nunca se hizo y la militancia y el pueblo respondió como debe responderse: con la persistencia grande de la duda en cuadros de la dirigencia nacional departamental y de algunos municipios.

Cuarto. A la población se le brindó programas sociales que nunca fueron evaluados por la misma población; nunca se le consultó si había deficiencias en los programas y cuáles eran las sugerencias de la población para mejorar deficiencias si existían.

Se usó métodos inadecuados para escuchar las voces de la población e incluso las voces de la militancia. Este vicio es el resultado de métodos de dirección altamente centralizados y asumiendo que todo lo que se hacía estaba correcto.

Si representamos a la población realmente esta debe sentirse representada en nuestras acciones, pero con muchas de nuestras acciones el pueblo y buena parte la militancia no se sintió representada. Este ha sido un grave error de parte de la dirigencia nacional departamental y de los municipios. Resultado, las personas del seno del pueblo se quejaban pero sus voces nunca fueron escuchadas. ¿Y porque pasó esto?

Yo creo que el partido nunca estableció mecanismos de retroalimentación que trajeran al seno de la dirigencia las quejas y sugerencias de la población. Esto es una muestra de la pobreza de los métodos utilizados en la conducción del trabajo del partido. Por eso no podemos decir que la población nos falló, sino que nosotros fallamos a la población. Ha sido muy común después de la elección presidencial del 3 de febrero la queja de parte de algunos compañeros y compañeras de que la población nos falló. Al contrario, ha sido el partido y su dirigencia la que le ha fallado a la población. Esto debe conducirnos a aceptar nuestras responsabilidades y no tirárselas al pueblo que en otros momentos históricos ha estado con nosotros. Estuvieron con nosotros cuando los métodos de trabajo político fueron correctos; cuando estos métodos eran aplicados de manera consecuente todos los días en todo lugar por la dirigencia y por la militancia. No debemos continuar diciendo que la población nos ha faltado. Nosotros le hemos faltado a la población.

Quinto. Tenemos la impresión de que en el trabajo se ha negado a aceptar la crítica de parte de la militancia. La crítica o el pensamientocrítico debe ser un elemento esencial en el trabajo del partido para corregir errores y mejorar nuestros resultados. Existe abundante literature y experiencia en el mundo que señala que la ausencia de pensamiento crítico conduce a perpetrar formas de trabajo que deben ser superadas. Así, en el partido ha sido, en su esencia, en los últimos años, la ausencia de estudio tanto de la realidad nacional como de la realidad internacional, lo que nos condujo hacer analfabetos del pensamiento crítico. No puede existir renovación de los métodos si hay ausencia de pensamiento crítico. No puede existir afianzamiento de la unidad del partido sin pensamiento crítico; no puede existir fortalecimiento ideológico y político de la militancia sin pensamiento critico.

Muchos creemos que compañeros y compañeras ya ni siquiera leen, ya ni siquiera se informan, están alejados del estudio basado en la comprensión crítica de nuestras realidades. Ha habido voces en el partido que el escuchar la palabra crítica les ponen incómodos.

Un elemento esencial para la superación de nuestras dificultades y avanzar hacia la formación de lo que hacían llamar partido/movimiento es la existencia del estudio de la experiencia tanto local, regional, como internacional. Pero no estudio superficial, sino un estudio profundo, que nos permita visualizar las raíces de nuestras  dificultades, las raíces de nuestros problemas y cómo combatir al enemigo de la derecha nacional neoliberal asociada a la derecha internacional.

Al escribir estas líneas no se hace con la intención de ningún personalismo, sino con respecto que se merecen nuestro pueblo y nuestra militancia; así como el respeto que se merecen militantes que nos han abandonado muchos de ellos por buenas razones, otros de ellos por situaciones de debilidad ideológico política que generan el oportunismo. Ha sido muy común que con mucha facilidad elementos del partido se  cambien de camisa y de colores no sólo por sus debilidades político e ideológicas, sino por oportunismos que siempre ocurren en momentos difíciles de los partidos. Es más fácil asegurar la subsistencia que defender los principios; sobre todo, cuando existen grandes dudas en la conducción y los métodos de trabajo del partido.

Espero que esta contribución como lo están haciendo otros compañeros sea parte de una discusión sincera para superar la situación actual en que se encuentra el Partido.

No debemos sentirnos derrotados, debemos tomar esto como una lección; una lección que tiene consecuencias temporales pero que puede conducir a la consolidación del partido; a la unidad de todas las izquierdas en nuestro país; y superación de las condiciones de explotación y miseria a que está sometida nuestra población todos los días.

Debemos estar claros que la llegada del nuevo gobierno como resultado de la reciente elección no es más que el ascenso de un sector de la derecha de nuestro país al ejecutivo. No debemos olvidarnos que los triunfalismos de la nueva derecha no son más que muestras de sus grandes debilidades. La derecha ha llegado al ejecutivo con un apoyo minoritario de la población votante y nuestra respuesta debe ser la renovación profunda del partido, de sus métodos de trabajo, de la profundización del nivel ideológico y político de la militancia de levantar y movilizar al pueblo partiendo de sus reivindicaciones locales desde los caseríos, cantones y municipios hasta una oleada de resistencia nacional a los planes de la ofensiva de la derecha de porqué no estamos de luto estamos en un momento de reflexión y de reconstrucción de nuestro Partido.

Es bueno mencionar que en varios municipios del pais ganamos mayoría como resultado del trabajo y la unidad de nuestras compañeras y compañeros. Gracias por su ejemplo.

Ver también

Rumbo

Luis Arnoldo Colato Hernández La obligatoria reflexión que las pasadas elecciones nos deja parte de …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: