web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » El libro, compañero inseparable de la soledad

El libro, compañero inseparable de la soledad

EL PORTAL DE LA ACADEMIA SALVADOREÑA DE LA LENGUA

 

Eduardo Badía Serra,

Director de la Academia Salvadoreña de la Lengua.

 

 

El viejo y la niña leían mientras esperaban a la orilla del camino. Era aquél, un ambiente solitario, tranquilo, de aspecto sencillo.

 

Pasó el carro de la abundancia. – No es el nuestro-, dijo el viejo, y le dejaron pasar.

 

Pasó el carro de los placeres. -No es el nuestro-, dijo el viejo, y le dejaron pasar.

 

Pasó el carro de los lujos. -No es el nuestro-, dijo el viejo, y le dejaron pasar.

 

Pasó el carro de lo superfluo. -No es el nuestro-, dijo el viejo, y le dejaron pasar.

 

Pasó el carro de las vanidades. -No es el nuestro-, dijo el viejo, y le dejaron pasar.

 

Pasó el carro de las pasiones. -No es el nuestro-, dijo el viejo, y le dejaron pasar.

 

Pasaron tantos carros, con tantas sugerentes e incitantes cargas; pero el viejo y la niña, a su paso, los fueron uno a uno ignorando. Los lujos, los malos deseos, los odios, las venganzas, la avaricia, la arrogancia….todos sus carros fueron pasando.

 

El viejo y la niña esperaron, pacientemente, mientras leían, a la orilla del camino.

 

Apareció al fin un carro que venía desnudo, no tenía nombre ni llevaba nada. Iba vacío de cosas. El viejo levantó la vista, tomó la mano de la niña, cerró el libro, y le dijo reposadamente:

 

– Ese es el nuestro. Abordémoslo.

 

Era este, el carro de la armonía.

 

Viajaron así el viejo y la niña por las páginas de la armonía, sólo con un pequeño libro entre sus manos, y con sus páginas abiertas. Al final del viaje habían adquirido una virtud, no una facultad, sino una virtud: la sabiduría.

 

.

.

.

.

– “No te dejaremos partir…..”, decían al Principito. Pero él se puso en camino, sin ruido, en silencio, porque sabía que un día cualquiera el cordero habría comido la flor, y todo cambiaría. Y se escondió entre todas sus estrellas.

 

– “Parto del hogar para encontrar el fin de la vida en soledad…..abandono el mundo para vivir mis últimos momentos en soledad y en silencio….”. y de tal aislamiento surgieron tantos libros enormes de la mente de ese hombre que fue León Tolstoi.

 

Heidegger, el gran filósofo de Friburgo, se aísla en las montañas, construye una cabaña, se refugia, se vuelve un ermitaño, un huraño campesino, y escribe. Surge “Ser y tiempo”, y se convulsiona la filosofía.

 

El libro es el compañero por excelencia de la soledad, y es por ello el promotor ideal de la sabiduría. “La sabiduría, -decía Mosser-, es hija de la soledad. Por eso los filósofos, los artistas y los profetas son hijos de la soledad”.

 

Y hasta Nietzsche, ese enorme filósofo de la sospecha, buscaba la soledad para estar con un libro entre sus manos. “Oh, soledad, mi patria soledad, -decía-, ¡Cómo es de tierna y feliz tu voz para mí!

 

El libro es armonía. Y como es armonía, lo contiene todo: La paz espiritual, la puerta de la felicidad, el canon de las virtudes, el reposo del alma, el descanso del cuerpo, en cada una de sus letras, en cada una de sus páginas, en cada uno de sus mensajes. El libro, cuando es bueno, es eso, y siempre lo es porque para ser libro se debe ser bueno.

 

Decía Kempis, Tomás de Kempis, ese gran místico alemán, agustiniano consagrado: “He buscado el sosiego en todas partes, y sólo lo he encontrado sentado en un rincón apartado, con un libro en las manos”, como el viejo y la niña aquellos que reposadamente encontraron la armonía en las páginas abiertas de un pequeño libro. Los grandes hombres saben encontrar en la lectura, todo eso. Muchos han caminado hacia la soledad con un libro entre manos o con una idea en el pensamiento, para encontrar el mensaje iluminador del Principito.

 

Pero la soledad del libro es la soledad de Montaigne, es esa “soledad existencial”, no la que agobia al hombre ni se presenta en él irremediablemente, especie de aislamiento material, soledad intrapersonal, que hace que el hombre se separe de sí mismo. La soledad del libro es una “soledad existencial”, es un aislamiento existencial, que sólo cada quien sabe y determina cómo debe vivirla. Es ese estar-entre-tantos-y-sin-embargo-estar-solo, que nos provoca un diálogo angustioso que termina en la letra, en la palabra, en el signo, en el mensaje.

 

El libro es el instrumento de la liberación por excelencia. Quien lee, se libera, sabe remontar por entero, como decía Schiller a Goethe, “el barro de la vida”. Ante el torrente inmundo de superficialidades y banalidades que en nuestro tiempo doblan la cerviz del hombre, sólo el libro libera, porque el libro ilumina. Y si el hombre tiene luz y la sabe llevar en su pensamiento, es libre. No de otro modo, ¡Cómo quisiéramos que en nuestro suelo, por cada ley hubieran cien poemas y cien pinturas por cada pesadilla!

 

Dijo Masferrer, con lo sabio que era: “Leer y escribir es la más grande misericordia espiritual, el único medio de comunicación espiritual”. Tenía razón.

 

Ver también

El hombre que soñaba un claro laberinto

ALVARO DARIO LARA   El título de este día es una paráfrasis de un verso …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.