web analytics
Página de inicio » Rosa Cruz » EL COMIENZO MÍSTICO DE LA MISIÓN DE CRISTO

EL COMIENZO MÍSTICO DE LA MISIÓN DE CRISTO

Dr. H. Spencer Lewis, case F.R.C.
(Anterior Imperator de AMORC para su 2o. Ciclo de Actividad en América)

(En esta época de Semana Santa, thumb cuando se conmemora La Vida, Pasión y Muerte de Jesús el Cristo, es oportuno hacer referencia a algunos aspectos de Su preparación para el cumplimiento de Su Divina Misión. Por tal razón se han tomado algunos párrafos del excelente libro del pasado Imperator de la Orden Rosacruz, AMORC, intitulado LA VIDA MÍSTICA DE JESÚS*, que a continuación se transcriben).

El primitivo establecimiento del Ritual del Bautismo

“Cuando Juan llegó a Palestina presentose  en público toscamente vestido,  en humildísima actitud. Su misión era anunciar entre los pobres y humildes en espíritu la venida del Redentor. Exponía una idea enteramente nueva al predicar la doctrina del bautismo por redención  o regeneración.

“No estará de más consignar que el Maestro El Moria introdujo entre los ritos y ceremonias de la Gran Logia Blanca de Egipto, el bautismo y el uso del agua como símbolo de purificación.

“Fue El Moria uno de los grandes avatares en los primitivos días de la Fraternidad, y aprendió por meditación y por iluminación cósmica que el agua podía limpiar en sentido cósmico tan bien como en el físico.

“A consecuencia de las eruditas disertaciones de El Moria sobre este punto, ante el Consejo Supremo de la Fraternidad, se instalaron depósitos e de agua purificada frente a cada altar en los nuevos templos de Egipto y otros países. También El Moria estableció el bautismo público para la regeneración espiritual en las ceremonias del Lago Moeris, en la comarca de Fayum de Egipto, en donde florecía una de las más antiguas y adelantadas civilizaciones de dicho país.

Encuentro del Bautista con Jesús

Los judíos consideraban a Juan perteneciente a la vigorosa raza de Judá. Al verle tan agrestemente vestido lo tomaron por asceta. Su túnica de piel de camello era símbolo de penitencia y sus palabras las de un antiguo profeta. Escogió Juan las riberas del Jordán para escenario de la obra que deseaba realizar entre los pobres y humildes, de modo que atrajo la atención de millares de gentes que en sus palabras hallaban consuelo y esperanza. El valle del Jordán parecía como si estuviese separado del resto del mundo en terrorífico contraste con las demás comarca de Palestina, pues se extendía por allí una región volcánica, hast el punto de que las gentes la llamaban el Mar de la Soledad, y sin embargo, allí había celebrado primitivamente los esenios sus admirables ceremonias y establecido una de sus primeras comunidades.

De todas partes de Palestina llegaban gentes deseosas de escuchar el mensaje de Juan y presenciar sus extrañas ceremonias en las aguas del río. Por entonces se propagó la voz de que en otros países también anunciaban otros profetas la venida del Mesías y por todas partes se repetía la antigua profecía de que de la de la tierra de Egipto vendría el Hijo de Dios.

En estas condiciones volvió Jesús a Galilea sin que nadie lo supiese, y después de saludar a Su madre, hermanos  y hermanas en el humilde hogar de la familia, esperó pacientemente la hora de dar Su primer mensaje. Jesús se reunió con la multitud que a orillas del Jordán escuchaban las prédicas del Bautista, cuya voz repetía: “Arrepentíos; preparad el camino del Señor; enderezad Sus veredas”.  Y cuando bautizaba a quienes lo pedían les decía: “Yo te bautizo con aguas; pero Él te bautizará con fuego”.

Jesús se adelantó hacia Juan, y ambos se encontraron frente a frente por primera vez desde que se habían visto en uno de los cónclaves de Egipto. Instantáneamente conoció Juan que se hallaba en presencia del Cristo y cruzando  los brazos sobre el pecho, con la mano derecha sobre el corazón, saludó a manera de los esenios, y Jesús correspondió con el mismo saludo.

Jesús entró en las aguas (del Jordán) y sometióse voluntariamente al bautismo. Este acto muestra claramente la necesidad de preparación formal y de la práctica de las ceremonias aunque sabía que estaba destinado por Dios para ser el Mesías.

  *  Las personas interesadas en el libro antes mencionado pueden acudir para adquirirlo a la Secretaría de este Centro Cultural, los sábados, de las 2:30 a 5:30 p.m. y domingos, de 9:00 a.m. a 12:00 m.

Ver también

¿QUÉ O QUIÉN SOY?

José David Balmores Beltrán, F.R.C. (1) (De la Revista El Rosacruz, Enero-Febrero-Marzo de 2014) Un …

A %d blogueros les gusta esto: