web analytics
Página de inicio » Opiniones » Desconfianza política nos convierte en amigos-enemigos

Desconfianza política nos convierte en amigos-enemigos

César Ramírez
@caralvasalvador

Las reuniones entre el GOES y Asamblea Legislativa poseen el factor común de suspicacia entre los dos órganos del Estado, los cuales se reúnen por el fallo de la Corte Suprema de Justicia ante los atropellos de los edictos gubernamentales y las ordenanzas correctivas del cuerpo legislativo, de no ser por la Sala Constitucional habrían continuado al infinito el constante conflicto por la interpretación de la Carta Magna.

Desde el inicio de la pandemia recomendamos abandonar la desconfianza política y construir la Unidad Nacional, estas súplicas fueron publicadas en Diario Co Latino: “Ante el COVID-19 debemos abandonar las banderas políticas, los conceptos electorales 2021, con amplia unidad nacional” (12/MAR/2020 Co Latino); “aislarnos impedirá socializar estrategias de cooperación económica, científica, sanitaria o ayuda humanitaria que en conjunto emplearán otros pueblos, mientras nuestros vecinos publican documentos verídicos acá el sesgo es político partidario, ello refiere la miseria obsesiva del evento electoral en lugar de eliminar la desconfianza política entre partidos y opositores, hemos observado de nuevo mensajes cargados de odio contra la Asamblea Legislativa, contra adversarios, contra toda opinión diferente como si el enemigo no fuese el virus, sino la inteligencia de los médicos, políticos, epidemiólogos etc. ¿Iremos al desastre o ya lo observamos? Si no es epidemiológico será económico o ambos” (19/MAR/2020 Co Latino). “La falta de transparencia en el caso de Metapán sin resultados objetivos, no ayuda a la tranquilidad, mientras la economía agoniza (…) en Salud necesitamos un organismo independiente ciudadano no político” (26/MAR/2020 Co Latino); “Propuestas a COVID-19 El Salvador: La primera: otorgar a la ciencia acción, ejecución y dirección a las instituciones: El Colegio Médico, Universidades, Académicos etc. e invitar a Cuba que posee experiencia en su tratamiento del Ébola en África. La segunda: eliminar el discurso de odio del Gobierno, enfrentar el problema con soluciones sin esquemas partidarios. Tercera: suprimir todo evento mediático en redes sociales que fomente la desinformación, para centrarnos en el problema social no en las emociones (…) Séptima: Nombrar un equipo de comunicaciones independiente con médicos infectólogos, epidemiólogos, intensivistas, etc., quienes a fin de cuentas son los profesionales que conocen la crisis sanitaria. Noveno: Escuchar a los médicos, un Hospital en CIFCO sin criterio de especialistas es imprudente, son ellos quienes saben de diseño y demandas sanitarias” (02/ABR/2020 Co Latino).

Si los sabios asesores del Gobierno de la administración Bukele hubiesen tomado en cuenta mis modestas recomendaciones (vox populi, Vox Dei) tendríamos el siguiente ahorro: 575 millones de Hidroxicloroquina ($575,000 corregido el 26/MAY/2020 H 17:45 Conf. Prensa), Hospital CIFCO costo inicial $70 millones, semanas después $100 millones -cuando los expertos indican hospitales provisionales-; $30 millones de 100,000 beneficiarios de los $300 observados por la Corte de Cuentas y además el equipo de dirección hubiese corregido la curva del COVID-19 19 que por ahora tiene una tendencia ascendente.

La desconfianza política es el alma destructiva nos convierte en amigos-enemigos y si aún ahora (66 días de cuarentena) las recomendaciones de los expertos (médicos, abogados, académicos, ingenieros, universidades etc.) no son escuchadas, cumpliremos aquél viejo refrán: “Quién mal anda mal acaba”.

www.cesarramirezcaralva.com

Ver también

Nueva normalidad? Solo para humanoides

Alejandro A. Tagliavini* Entre las tonterías que se ponen de moda -y duran lo que …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.