web analytics
lunes , 11 diciembre 2017
Inicio » Suplemento Deportivo » Djokovic conquista Madrid y se carga de confianza para Roland Garros
Djokovic conquista Madrid y se carga  de confianza para Roland Garros
El serbio Novak Djokovic (derecha) posa con su trofeo mientras celebra su victoria sobre Andy Murray de Gran Bretaña (izquierda) después de la final del Master 100 de Madrid. Foto Diario Co Latino/Pedro Armestre/AFP.

Djokovic conquista Madrid y se carga de confianza para Roland Garros

Madrid/dpa

El serbio Novak Djokovic venció al británico Andy Murray por 6-2, pharmacy 3-6 y 6-3 en la final del torneo de tenis de Madrid para conquistar su vigésimo noveno título de Masters 1000, igualar en coronas a los legendarios Pete Sampras y Bjorn Borg y cargarse de confianza a dos semanas de Roland Garros.

“Es un placer estar al lado de esas leyendas del deporte, tenistas a los que seguía cuando yo estaba creciendo, especialmente Pete Sampras. Cuando yo crecía, él dominada el mundo del tenis. Ganar los mismos títulos que él es increíble. Estoy muy orgulloso”, dijo Djokovic, indiscutible número uno en las últimas temporadas, en las que fue devorando récord tras récord.

El balcánico levantó sobre la arcilla de la capital su quinta corona de la temporada después de Doha, Australia, Indian Wells y Miami y confirmó que su derrota en Montecarlo en la segunda ronda fue un simple bache en la espectacular trayectoria que está escribiendo en 2016.

“Tuve un inicio de temporada increíble y la derrota en Montecarlo pasó por una razón y es que necesitaba recargar mis baterías”, explicó sobre el encuentro que perdió ante el checo Jiri Vesely.

“Y tres semanas fueron suficientes para encontrar más frescura y un nuevo aliento. Jugué aquí un torneo realmente fantástico y me dará mucha confianza antes de Roma y, por supuesto, el Abierto de Francia, torneo al que quiero llegar en la mejor forma posible”.

El triunfo en Madrid supone un envión para Djokovic, ya que es su primer título del año sobre polvo y le reafirma en su sueño de cerrar a principios de junio el “career Grand Slam” conquistando Roland Garros, el único grande que le falta en su brillante palmarés.

Y es que en sus vitrinas lucen 64 títulos, los mismos que Bjorg y Sampras y cinco menos que el español Rafael Nadal, palabras mayores.

“Cuando llegas a esta fase de tu carrera necesitas constantemente cosas que te inspiren y te motiven en busca de nuevos objetivos”, dijo Djokovic. “Y desde luego que estos récords ayudan”.

Con el Masters 1000 número 29 en sus vitrinas, el segundo en Madrid tras el que alzó en 2011, Djokovic supera en la lista histórica a Nadal, que había empatado con el serbio hace unas semanas en Montecarlo. “Nole” ganó cinco de los últimos seis Masters 1000 y nueve de los últimos 13.

Y ese dominio avasallador se tradujo  sobre la arcilla madrileña en el primer set a pesar de que entre Djokovic y Murray no hay prácticamente secretos.

El de ayer fue su enfrentamiento número 32, con un balance de 23 victorias para el serbio y cuatro de cuatro sobre polvo de ladrillo.

Su primer cara a cara fue precisamente hace diez años en Madrid. En aquel 2006, cuando el torneo aún se disputaba sobre cancha dura y techada, los dos jugadores de 19 años se midieron en octavos de final y el duelo acabó con triunfo para Djokovic.

Una década después, son dos de los mejores jugadores del circuito, pero el tenis masculino tiene desde hace dos años un claro dominador.

Y los 30 minutos que duraron el parcial inicial fueron el reflejo de las diferencias que hay actualmente entre el número uno del ranking y el resto.

Murray es el mejor de ese mundo paralelo al del serbio y era el número dos de la ATP, un lugar de privilegio que perderá tras no poder defender el título en Madrid.

Tras arrollar en el primer set desde todas las facetas del juego, Djokovic le abrió una puerta a Murray en el principio del segundo y el británico aprovechó la ocasión para romper el servicio de su rival y colocarse 3-1. El partido cambió radicalmente en ese momento. Y Murray, que en el primer set fue un espectador más de los casi 12.000 que asistieron a la Caja Mágica, empezó a mejorar en todas las estadísticas y empezó a llevar la iniciativa en más puntos, sobre todo con su saque.

Confirmó el break con un juego prácticamente sin fallos por su parte y cerró el segundo set con un drop. Rugió el británico y rugió la Caja Mágica, que quería espectáculo.

Fue el primer set que perdió Djokovic en todo el torneo y el segundo en los últimos 15 partidos ante tenistas del “top ten”, un dato que refleja su dominio ante los mejores jugadores.

De los últimos 35 sets que jugó contra las diez primeras raquetas ganó 33 y entregó dos.

El número uno del mundo dio un golpe de efecto al inicio del parcial definitivo y rompió para ponerse 2-0 y servicio.

Le sonreía de nuevo el encuentro al balcánico, pero una nueva doble falta le dio un break y aire a Murray.

Con los dos jugadores en un ritmo altísimo, sin un centímetro de regalo, el partido se decidió en las líneas. Djokovic rompió con un revés a la raya y ganó el juego siguiente buscando el blanco de la pista, casi la única forma de forzar el error de Murray.

El británico salvó un match point con un ace con 5-2 en contra y con 5-3 abajo disfrutó de siete pelotas de quiebre para seguir con vida en la final. Más de 13 minutos duró el juego en el que más tenis se vio, con puntos interminables, tácticos, mezclando paciencia y agresividad y llenos de emoción.

Murray no aprovechó ninguna bola de break y Djokovic, en su tercer match point, después de dos horas y seis minutos de batalla cerró una semana que le confirma como el hombre del momento.

“Jugó de forma increíble en el primer set”, se deshizo en elogios Murray hacia Djokovic tras un torneo en el que el escocés volvió a demostrar que la arcilla ya no le es una superficie esquiva.

A %d blogueros les gusta esto: