web analytics
Página de inicio » Nacionales » Sobrevivir de cáncer es una bendición
La Sala de Atención a los niños con cáncer donde quedan internos para recibir su tratamiento y cuidados respectivos, esto ubicado en la Fundación Ayúdame a Vivir, en San Salvador. Foto Diario Co Latino/Ricardo Chicas Segura.

Sobrevivir de cáncer es una bendición

Lissette Santamaría
@lissantamariaa

En El Salvador la tasa promedio de sobrevivencia, en tratamientos de cáncer pediátrico, ha incrementado un 70 % cuando en 1991 era del 5 %, según la Fundación Ayúdame a Vivir. Con esto se afirma que los niños con cáncer pueden salvarse, ser ejemplo de vida y superación para quienes lo padecen.

Tal como la historia de Katya Sibrián, diagnosticada con “Leucemia LLA”, a sus nueve años afrontó la enfermedad y las complicaciones de la misma. “No fue nada fácil, mi cuerpo no reaccionó de forma favorable a las quimioterapias. En la parte de mi ingle se creo una bolita de tres centímetros de pus dentro del hueso de mi pierna, hasta el punto de ya no poder moverme”, lamentó Kathya.

Con la voz entrecortada Katya, asegura que este fue el episodio más fuerte en su recuperación. “Era muy fuerte para inyecciones, no lloraba, pero cuando inicio el proceso de curación en mi ingle, sin anestesia ni nada, recuerdo que gritaba, lloraba y hasta mordía a mis papás (…) era un dolor insoportable”, fue testimonio.

Los doctores detuvieron las quimios para su recuperación, pero a pesar de esto, recayó y pasó alrededor de siete meses en cama, aislada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Representantes de Tutela Legal “Dra. María Julia Hernández”, reiteran la petición de justicia y agilización en la investigación del magnicidio de San Oscar Arnulfo Romero. Oscar Arnulfo Romero, quién este año cumple 39 Aniversario de su martirio.
Fotos Diario Co Latino/Alex Henríquez.

Diagnósticos como el de Katya, leucemia linfocítica aguda (LLA) y leucemia mielógena aguda (LMA), son los más atendidos en el Hospital Bloom y el centro de la Fundación Ayúdame a Vivir. Según el primer Registro Oncopediátrico salvadoreño (Ropesal), elaborado por Soad Fuentes-Alabi, oncóloga pediatra y directora científica del Programa Nacional de Cáncer Infantil.

Al pasar los 7 meses y una semana Katya, salió de cuidados intensivos al fin. Su cuerpo reaccionó favorablemente a los medicamentos. “No fue nada fácil salir, pero lo hice poco a poco. Fui mejorando con un tratamiento de casi 4 años, 3 operaciones, pérdida de mi cabello, ahora siempre lo uso corto ya lo largo no va conmigo y finalmente a mis 18 años el alta (…) para mí, ser sobreviviente de cáncer es una bendición y las bendiciones se comparten”, profundizó Katya.

Ahora es una mujer de 26 años Licda. en Administración de Empresas, trabaja en la Universidad de El Salvador (UES), como docente y sigue en la Fundación Ayúdame a Vivir, y afirma que “con el proyecto sobreviví” y ahora comparte su experiencia con los niños que actualmente sufren por esa enfermedad.

Fundación Ayúdame a Vivir, hace la diferencia en los niños con cáncer en El Salvador.

El programa funciona desde 1993, formalizándose en 1994, a través de un convenio entre el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom, Fundación Ayúdame a Vivir y St. Jude Children’s Research Hospital de Estados Unidos.

Cualquier médico público o privado, que remita al hospital Bloom la sospecha de cáncer infantil LLA o LMA, le realizan al infante los exámenes correspondientes y de ser efectiva la sospecha se queda en el piso n°8 del Hospital Bloom (oncología pediátrica). El programa funciona de tres formas: la fundación como operador, el área física que el hospital entregó, y el piso 8, en donde se encargan de verificar las reacciones del cuerpo del paciente.

Rápidamente ingresan al programa médico oncológico, dependiendo del estado en el que se encuentre y puede ser ambulatoria, que consiste en ir y regresar a casa y el de la hospitalización se queda como interno. Los dos rondan entre 18 y 19 camas. Los niños que reciben el 94 % son de escasos recursos, por ello el programa tiene un costo gratuito $0.00.


El centro médico de Ayúdame a Vivir está conformado por: Oncólogos Pediatras

Pediatras

Enfermeras Educadoras en Oncología Pediátrica

Enfermeras y enfermeros capacitados en Oncología Pediátrica

Trabajadoras Social

Psico-Oncólogas

Anestesiólogos con especialidad en Algología y Paliativista

Infectólogos

Cirujanos Oncólogos Pediatras.

Éxitos del programa:

La mortalidad temprana se redujo del 10 % al 3 % con la apertura del Centro Médico.

Atención de calidad y eficiencia en los tratamientos.

Mensualmente se provee tratamiento de quimioterapia ambulatorio a un promedio 400 pacientes, en protocolos activo.

La tasa de sobrevivencia promedio en algunos tipos de cáncer pediátrico es del 70 % en El Salvador, resultado que ha ido mejorando a través de la historia del programa. Antes de 1994 la sobrevivencia era del 10 %.

Ver también

Llega el DANCEFEST 2019

@RedacciónCoLatino El Centro Internacional de Ferias y Convenciones (CIFCO) destacó la participación de mil jóvenes …