web analytics
Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Selección poética de Óscar Nájera (El Salvador)

Selección poética de Óscar Nájera (El Salvador)

SELECCIÓN POÉTICA DE ÓSCAR NÁJERA (EL SALVADOR)

Morning

Tan solo imagina que llamo a tu puerta
y al abrirla, callo tus buenos días
al darte un beso, y mientras cierro la
puerta suavemente con mi pie, abro
las puertas de tu corazón con mi cariño.

Me cobijo con tu largo y negro cabello,
besando tu cuello, deslizo tu transparente
lencería dejándola caer a tus pies,
llenándote de caricias y besos.

Besando tus labios, paseando por tu
cuerpo, saboreando tus senos, haciendo
una breve parada en tu vientre,
hasta deleitarme de la humedad de tu
deseo, disfrutar de tu éxtasis, abrazarte
cálida y amorosamente para decirte,
buenos días.

Caminando juntos treinta años

Miraba hacia el firmamento, buscando
sentido y rumbo a mi vida.

Dos luceros me iluminaron, eran tus
ojos hermosos convirtiéndose en mi guía.

Te transformaste en mi eterna primavera,
en mi sol, y romántica luna llena.

Deslumbrado quedé al ver a cipota tan hermosa.

Despierto soñé que un día serías mi esposa.

Vos me regalabas cariño, yo te regalaba caricias.

Ni pobrezas, ni riquezas eran valladares,
al obsequiarnos con amor una sonrisa.

Nos tomamos de la mano iniciando un sendero.

Construyendo un camino de amor eterno.

Bailando sobre las nubes, había música en el cielo.

Having my baby nos canto un ángel,
tu vientre nos dio la riqueza más grande.

Caminando juntos treinta años,
con amor no hubo mal que nos hiciera daño.

Una vereda que hicimos camino,
treinta años de eterna primavera,
cada uno de ellos he sido feliz contigo.

Sos mi trigo, mi luz, el aire que respiro.

Sos la cipota que siempre de la mano,
sigue caminando conmigo.

 

Deseo

Como el amanecer es tu belleza,
eres una bendición, eres mi certeza.
El dulce resplandor de sonrisa candida,
es la existencia del amor que me acaricia.
Tus dulces labios y las perlas de tu boca,
pedirte a vos un eterno beso me provoca.
Quiero reflejarme en tu mirar,
así como la luna se refleja en el mar.
Deseo que bendigas mi vida,
porque eres mi diosa más querida.
Deseo tus caricias, el éxtasis al entrar
en tu cuerpo alma mía.

Tu belleza

La vida es un poema,
tu rostro el verso.
Tu cuerpo es poesía,
tu belleza el erotismo.
Tu sonrisa es amor,
tus labios un rubí seductor.

Regazo

Eran suaves con sabor a miel,
me encantaba el color de su piel.
Yo los besaba y me derretía.
Tócalos yo hago lo demás me decía,
al acariciarla ella en mi se fundía.
La miel de sus senos la comí,
y fue el regazo donde dormí.

Ver también

El malabarista por Carlos Hurtado