web analytics
Darwin Cerén (7) festeja tras anotar el segundo gol de El Salvador ante Santa Lucía, en el partido correspondiente a la Liga de Naciones CONCACAF. Foto Diario Co Latino/René Estrada

¡Qué flojera!

Santiago Leiva
@DiarioCoLatino

El 3-0 puede sonar a paliza y puede sonar a aplastante victoria; pero, ante una selección como Santa Lucía, un marcador así no basta. La selección nacional de El Salvador volvió al triunfo, pero quedó en deuda con su hinchada que, de nueva cuenta, se congregó como fiel devota en los graderíos del Cuscatlán.

Los salvadoreños volvieron a teñirse de azul y le pusieron ambiente al mes patrio; pero la festividad no fue la esperada, ya que la alegría se vio empañada por el mal desempeño de los jugadores.

Agitada más por el retorno de “Fito” Zelaya que por el rival, la hinchada llegó en masa al coloso de Monserrat y su premio fue el poemático gol de Narciso Orellana a los siete minutos; sin embargo, a partir de ahí, lo que vino fue una actuación para la rechifla.

El tanto, lejos de inyectar adrenalina a la armada de Carlos De los Cobos, terminó siendo un somnífero que deja lecciones no muy esperanzadoras y un mar de dudas al interior del plantel.

“Nos faltó seriedad, jugamos relajados”, dijo Darwin Cerén, quien no formó parte del once inicial, al concluir el partido.

Y es que los cromos que De los Cobos colocó, en su acostumbrado 4-1-4-1, se bloquearon y no tuvieron reacción ante un rival de fútbol aficionado, y que su única estrategia fue colocar barricadas de piernas en su área.

Le bastó algo tan simple y sencillo a Santa Lucía para poner en duda el olfato goleador de “Fito” Zelaya, la creación de la dupla Marvin Monterrosa-Gerson Mayén y las incursiones por las bandas de Juan Carlos Portillo y Óscar Cerén.

De tal forma, no fue raro que el primer gol del partido llegara con un misil desde fuera el área y que el primer acto se cerrara con un paupérrimo 1-0.

El delantero salvadoreño, Nelson Bonilla, trata de superar la marca de un jugador de Santa Lucía. Foto Diario Co Latino/René Estrada

En la etapa de complemento, los ingresos de Darwin y Dennis Pineda le dieron un nuevo brillo a la azul, pero no lo suficiente para borrar de plumazo la actuación inicial.

De hecho, el partido ya se había añejado cuando llegó el segundo tanto y ni siquiera fue de jugada. La anotación, firmada por Darwin, llegó al ‘73 por la vía del penalti y, aunque se gritó gol, no hubo mayor euforia.

Para colmo, Pineda cayó en el juego de los inocentes caribeños quienes le sacaron de sus casillas y no duró ni quince minutos en la cancha. El desequilibrante volante fue expulsado por conducta antideportiva al ‘77.

El 3-0 definitivo cayó al ‘86, por intermedio de Nelson Bonilla, quien entró en lugar de “Fito”, quien se fue entre silbidos y aplausos.

Los tres goles de la azul maquillaron el marcador, pero futbolísticamente quedaron en deuda nuevamente ante su público.

Los pupilos del míster azteca viajaron ayer a República Dominicana, donde mañana enfrentarán al equipo local en el segundo partido de la Liga de Naciones CONCACAF.

Ver también

¡A la perica!

FAS no termina de despegar y ayer cayó 1-2 ante Jocoro que, gracias a su …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.