Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Memoria y realidad: Ignacio Ellacuría, sucesos de 1932, Maximiliano Hernández Martínez

Memoria y realidad: Ignacio Ellacuría, sucesos de 1932, Maximiliano Hernández Martínez

 

Caralvá

Intimissimun

El tema es objeto de estudio constante para diversas ramas académicas, el tiempo de los acontecimientos tiene la niebla-ignorancia de sus contemporáneos, usualmente no comprenden la realidad “histórica” sino que la opinión generalizada, que condena a los promotores del cambio cultural, sean revolucionarios o conservadores.

Así encontramos ejemplos de luchadores sociales, mártires religiosos, defensores de derechos humanos, académicos, revolucionarios y otros que se alinean en contra de los promotores de los cambios culturales; el momento descriptivo de las personas se resume en calificativos, los cuales funciona a favor o en contra de la realidad histórica, usualmente esta se identifica a posteriori.

En consecuencia, los cambios culturales son fundacionales, a partir de ese momento todo cambia.

Algunos ejemplos de memoria y realidad en personas contemporáneas: Monseñor Romero, Ignacio Ellacuría, Roque Dalton, Rutilio Grande, Maximiliano Hernández Martínez, Matanzas de 1932, 30 de julio de 1975, Asesinato de Mélida Anaya Montes etc. así cada una de las personas contemporáneas tiene diversas connotaciones (Cronos – Kairos), para esa labor académicos y estudiosos exponen sus investigaciones que ilustran una comprensión personal; se acepte o no la memoria y realidad, ello no significa que sea irreversible, por ejemplo la historia del Holocausto es negada por actuales grupos europeos, esos organismos ahora glorifican a los nazis; no obstante la historia demuestra la evidencia; desafortunadamente los actores sociales o sus movimientos son sacrificados física y moralmente.

En nuestro país la memoria-realidad es un concepto de constante conflicto, por la interpretación del poder dominante: estatal, dinerario, opinión religiosa, jurídica, político etc. tal parece que este evento nos acompañará hasta el fin de la humanidad; pero la realidad salvadoreña es un mar de interpretación, por ejemplo: reelección, juicios masivos, derechos constitucionales, corrupción etc. situación que riñe con opiniones a favor o en contra, pero es necesario destacar que así como existen altares religiosos y discursos a su alrededor, así existe otros altares y templos en el antípoda de éstos héroes.

No olvidemos que la historia es ahora un constante debate, desde la interpretación de los medios de comunicación, hasta las relaciones entre las naciones como es el caso de Ucrania y Rusia en su actual conflicto bélico.

Existe sin embargo en la Historia “un convenio” que unifica el pensamiento sobre muchos temas, al concepto le denominan “verdad histórica”, lo cual no siempre es una teoría, sino que se manifiesta en reconocimiento internacional, así ellos suman a favor del evento histórico.

Cuando se inicia un reconocimiento mundial el fallo es definitivo… el mundo celebra entonces la verdad.

Es una situación de simetría, la vida de héroe social equivale a la muerte memorial de sus opositores, en el caso de Ignacio Ellacuría y sus compañeros jesuitas significan la verdad histórica. amazon.com/author/csarcaralv

 

 

 

 

 

Ver también

«Gaviota alejándose de la urbanidad». Foto: Luis Chávez.Portada Suplemento TresMil 18 mayo 2024