Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » Libertad de Prensa en 1931

Libertad de Prensa en 1931

 

Caralvá

Intimissimun

Dos documentos se presentan a continuación: el primero el control de prensa nacional -3 días después del Golpe de Estado- del General Martínez y el segundo la actitud del Director Miguel Pinto ante una multa a la divulgación de un cable internacional.

Control de prensa del General Martínez

07 de diciembre de 1931 Diario Latino.

Hemos recibido el siguiente telegrama:

“A Director de DIARIO LATINO. Primero de Artillería, San Salvador 6 de diciembre.

Ruego a usted tomar nota de que la Oficina de Control de Prensa a cargo mío desde ayer, tiene por objetivo evitar en lo posible la circulación de noticias oficiales inexactas, y proporcionar a los órganos de publicidad  la más amplia información de tal índole: el Directorio Militar que ha querido encargarme de tales funciones tiene el mayor respeto por la liberta de pensamiento y expresión y creyendo en la eficacia de una honrada colaboración de la prensa para la mejor labor del Gobierno en bien del país, no solo cumple con el deber de restituir las libertades de pensamiento conculcada por el régimen anterior, sino que solicita de la prensa nacional el estudio y expresión de cuanto por derecho propio debe conocer dicha prensa, todo ello sin más limitación que la impuesta por el bien entendido amor a la Patria y por las normas de veracidad y buena forma obligatorias en quienes expresan y deben expresar la voluntad nacional, sin olvidar las condiciones especiales en que hasta ahora desarrolla su labor el actual Gobierno. A fin de reglamentar de manera eficiente el servicio de información oficial, sírvase usted enviar por ella (por ahora a El Zapote) de 8 a 12 a.m. y de 2 a 5 p.m.; diariamente debiendo los reporteros y de más interesados entenderse con el suscrito – Atento y S.S. Jacinto Castellanos Rivas, Jefe de Control de Prensa”.

Así el comunicado que iniciaba el control de prensa del martinato el cual se convertirá en una prueba para Diario Latino en su vocación de libertad de prensa, pocos días después el 15 de diciembre de 1931, se publica la siguiente nota:

“Sobre una chinita de El Kadejo” Cómo y por qué estuvo preso Don Miguel Pinto”

“No es cierto como asegura, faltando a la verdad “El Kadejo” que don Miguel Pinto, Director de DIARIO LATINO, “a la caída de don Arturo Araujo” de la Presidencial, se haya metido en la “chirona”. Don Miguel Pinto estuvo detenido en la Dirección General de Policía, el 27 de noviembre próximo pasado, cuatro días antes del movimiento militar. Se le notificó que se le había impuesto una multa por la publicación de un cablegrama a principios del mes de agosto del año corriente y que si no la hacía efectiva se le apremiaría, a lo que contestó que desde luego no pagaría dicha multa y que estaba dispuesto a que se le apremiará; el Juez de Policía, señor José M. Castellanos manifestó que él en ningún caso procedería, pero que se encontraba colocado en una situación difícil.

El señor Pinto le manifestó que, en el caso de que le mandara capturar en nada perdía su aprecio, pues comprendía que él era un subalterno que obedecía órdenes, a lo que contestó el señor Castellanos que de cualquier manera que fuera, él no mandaría capturar al señor Pinto, más éste considerando que la disyuntiva pudiera ser la pérdida del empleo del señor Castellanos, a quien apremiaban para que procediera contra el señor Pinto, Don Miguel optó por presentarse, para sacar del apuro al Juez de Policía, señor Castellanos, y se entregó voluntariamente al Juzgado de Policía, donde se le notificó que si no pagaba la multa que se había impuesto quedaría detenido, a lo que contestó que a todo estaba dispuesto, menos a pagar la multa, porque no quería reconocer, al pagarla, tácitamente la legalidad del procedimiento. Pasaron algunas horas, cundió la noticia, a pesar de que el señor Pinto se fue a entregar a la Policía, sin comunicárselo ni a su familia, y a eso de las 5 p.m. llegaron a la Policía, de parte del Presidente Araujo, don Salvador Godoy Secretario de la Presidencia y el Censor del Gobierno señor Felipe Recinos y pusieron en libertad al señor Pinto, sin que éste pagara la multa, que era lo que se proponía, es decir, lo que estuvo en su voluntad no acatar, no lo acató.

El director de este Diario, no pretende adquirir méritos, en el MARTIRIOLOGIO PATRIO (de exportación) para el efecto de granjerías, ni busca ni pide ni acepta nada que menoscabe su independencia, y don Miguel no quiere tener más jefe que al mismo don Miguel, a secas, para eso trabaja incesantemente.

La resistencia al pago de la multa, de parte de don Miguel, no fue, así no más por no pagarla, fue a modo de protesta, y así la mantuvo por modo enérgico e irreductible, salvando la destitución de su empleo al juez, señor Castellanos y sentando un precedente edificante”.

Las breves notas nos ilustran del difícil trabajo de prensa desde el siglo pasado, bajo cualquier administración y el control de prensa que ejercen las dictaduras.
amazon.com/author/csarcaralv

 

 

 

Ver también

«Gaviota alejándose de la urbanidad». Foto: Luis Chávez.Portada Suplemento TresMil 18 mayo 2024