web analytics
jueves , 19 octubre 2017
Inicio » Suplemento Amigos » La Nota Azul: EL JAZZ ES COMO UN BUEN VINO
La Nota Azul: EL JAZZ ES COMO UN BUEN VINO

La Nota Azul: EL JAZZ ES COMO UN BUEN VINO

Oscar A. Fernández O.

El jazz incomprendido y oscuro entre la música clásica y la danza moderna, doctor es una mezcla africana-europea, doctor una música emocionalmente estimulante. Aun cuando este género musical es interpretado por diferentes músicos de distintas etnias, es una melodía fundamentalmente afro-americana.

Hay diferentes maneras de disfrutar de las cosas (arte) Puedes sumergirte en su mística y profundizar en el puro placer (que te acerca a lo que llamamos alma) o puedes buscar en su complejidad y dar gusto a una manera de entender el mundo más práctica. Una copa de un buen vino la puedes disfrutar en su profundidad con buena compañía de un amigo/a, en soledad disfrutando de un buen paisaje o incluso rememorando un recuerdo o un buen pensamiento, también puedes disfrutarla de la misma manera pero entrando en el análisis, es decir, tratando de separar los diferentes sabores, aromas y texturas que en él hay, es decir, como los buenos somellieres: “aroma de frambuesa, con un leve gusto de avellanas silvestres, color rubí con reflejos de amatista” y no sé cuántas cosas más se pueden llegar a contar acerca de un trago de vino.

Cuando escuchamos una música podemos hacerlo de maneras similares, es decir, sumergirte en el sonido y conectarte con lo más elevado o profundo o darle vueltas a los mil y un sabores que alberga así, puedes encontrar algún acorde de una sinfonía de Tchaikovsky o algún metal de la banda The Who. (Blog de Jorge Pardo) No creo que la sencillez o pureza y la complejidad estén reñidas, de hecho las dos son gozosas, yo personalmente me quedo con la compleja sencillez del disfrute de los sentidos que sin duda es el último fin de todo acto, aunque a veces el intelecto sienta la tentación de su disección y quiera saber más y más de aquello que le hace disfrutar tanto. (Jorge Pardo: musicólogo español) Partiendo de estos antecedentes para cultivar nuestro gusto por el jazz, debemos establecer que éste no es propiedad exclusiva de los “instruidos”, pues de lo que se trata es que simplemente te adentres en el gusto de escuchar la combinación de sus acordes y la expresión espiritual que te hace sentir. Es decir que el único requisito para ser un simpatizante del jazz, es que tengas la disposición de serlo.

El Be-bop Jazz.
El bebop es un estilo musical del jazz que se desarrolla en la década de los cuarenta del siglo XX; cronológicamente sucede al swing y precede al cool o West coast jazz, y al hard bop. Sus iniciadores fueron Dizzy Gillespie, Charlie Parker, Max Roach, Bud Powell y Thelonious Monk.

Pero hablar de este tipo de Jazz, es también hablar de Miles Davis (ya hablamos un poco de Charlie Parker) es hablar a uno de los grandes que ha influido en el desarrollo del jazz. Miles Davis comenzó imitando a Dizzy Gillespie, (así como éste se había iniciado imitando a Roy Eldrige), pero no tardó en encontrar su propio estilo personal. Se dio cuenta de que  no podía competir con el virtuosismo y la técnica de éste, manteniéndose apartado de los combates de titanes y virtuosos en los que se enfrentaban sus colegas (Dizzy Gillespie, Fats Navarro, Clifford Brown).

Se puede analizar su influencia desde muchísimos ángulos, y evidentemente, es imposible cubrirlos todos sin ser un experto biógrafo de este personaje. Sin embargo, mi intención aquí es contar de forma muy resumida sobre la carrera de Miles Dewey Davis (1926-1991), y de cómo su trabajo es esencial para comprender la evolución de la música en el siglo XX (Carlo Ruiz: 2013) Me limito a la música en el siglo XX, porque la verdad, hasta ahora, durante la primera década del siglo XXI no he podido ver nada que sea comparable. La mejor prueba de su incansable búsqueda por la innovación son sus discos. Esto se observa desde sus primeras colaboraciones con Charlie Parker (uno de los saxofonistas más importantes, precursores del estilo de jazz conocido como bebop) y Dizzie Gillespie (también uno de los trompetistas más importantes) en la primera mitad de los años cuarenta, y luego en la segunda mitad con Gil Evans. Fue uno de los pocos músicos que empleó a músicos blancos en sus grupos.

En este contexto, aparece su primer disco, Birth of the Cool, que es una compilación de sus grabaciones hechas entre los años 1949 y 1950. Este disco marcó el fin de la era del bebop, para dar inicio al estilo cool de jazz. A diferencia de su antecesor, este nuevo estilo incluye arreglos innovadores que se acercan a las estructuras de la música clásica, empleando polifonía e incorporando instrumentos distintos como el corno francés, el fiscorno (parecido a la trompeta) y la tuba.

En 1958, Miles Davis vuelve a revolucionar el mundo del jazz con su incursión en lo que se llamaría el jazz modal. Surge con el disco Milestones y luego se consolidaría con el archiconocido Kind Of Blue. Como no soy músico, la explicación teórica del jazz modal es muy confusa para mí, por lo cual creo que lo mejor es escuchar la música en los links. Kind of Blue es considerado hasta la fecha uno de los discos más importantes de la historia del jazz y la música.

Estimados amigos y amigas, nuevamente me despido y como podrán apreciar, esta columna es un poco más corta, pues el Editor me pidió menos palabras y más esencia…esa es la lucha de un “sintetizador”, y bueno debo de acatar las reglas establecidas para nuestros espacios. Muchas gracias por su atención, espero que sigamos animándonos en el Jazz y que la música contribuya a emancipar nuestro espíritu, que tanta falta nos hace. Hasta la otra semana.

www.youtube.com/watch?v=g_1Pa6vE14c
www.youtube.com/watch?v=9LC_k-qIVYM
www.youtube.com/watch?v=1P5xZyK4cFw

A %d blogueros les gusta esto: