web analytics
Página de inicio » Internacionales » La Iglesia católica pierde influencia en una Irlanda cada vez más liberal

La Iglesia católica pierde influencia en una Irlanda cada vez más liberal

Dublín / AFP

Sylvain Peuchmaurd / Joe Stenson

En el centro de Planificación Familiar de Dublín, ya no son necesarias las pesadas puertas instaladas hace tiempo para protegerse de los antiabortistas. Las manifestaciones han cesado en una Irlanda donde la antaño muy poderosa Iglesia católica está perdiendo su influencia.

«Las instalamos porque había una especie de miedo», dice Niall Behan, director general del organismo. «En el pasado, nuestras clínicas eran invadidas» por los antiabortistas, pero «la atmósfera ha cambiado», asegura.

Según datos oficiales, en 1961 el país tenía casi un 95% de católicos frente al 78,3% en 2016. Ese año, las personas sin religión eran casi el 10% de la población, frente a menos del 6% cinco años antes.

Tras dos referendos, en 2015 se permitió el matrimonio entre personas del mismo sexo y en 2018 se liberalizó el aborto. La llegada al poder en 2017 de un primer ministro joven, homosexual y mestizo, Leo Varadkar, que el sábado busca la reelección en unas difíciles legislativas anticipadas, fue un nuevo símbolo de la liberalización de un país conocido por su conservadurismo católico.

La asociación que gestiona la planificación familiar abrió sus puertas en Irlanda hace 50 años, cuando la contracepción todavía era ilegal. Sus clínicas fueron las primeras en realizar abortos tras la liberalización.

Pero según Behan, sigue habiendo un cierto estigma. En el caso de los abortos, la ley impone una espera de tres días entre el consentimiento del médico y el procedimiento, lo que muchos denuncian como innecesario.

Y un 90% de escuelas primarias y 50% de secundarias están controladas por la Iglesia católica y no proporcionan una educación sexual como la concibe la Planificación Familiar.

– «Ocasiones especiales» –

La asistencia a misa los domingos ha «disminuido masivamente», afirma el padre Richard Gibbons, rector del Santuario de Knock, un lugar de peregrinación en el oeste del país. «La gente viene para ocasiones especiales» como bautizos, bodas, funerales, agrega.

Pero en Dublín, el centro de los monjes capuchinos que sirve comidas gratuitas recibe cada vez a más gente: cuando se creó hace 50 años, atendía 10 a 15 personas al día, dice su responsable Sean Donohoe. «Ahora, pasan más de 1.000 personas cada día», explica el hermano Sean ataviado con su hábito de monje, «300 para el desayuno» y «600 a 700 para el almuerzo».

Gachas, copos de maíz, café y salchichas están a disposición en este comedor social donde docenas de personas encuentran refugio. El ambiente es cordial, en todas las mesas se charla.

Nadie hace preguntas a quienes acuden al lugar, explica Donohoe, que quiere preservar la tranquilidad y el respeto de las personas que vienen en busca de ayuda.

En una pared, donde se exponen fotos de quienes frecuentan el lugar, hay una del papa Francisco, que vino en agosto de 2018.

Su visita, en que pidió largamente perdón a las víctimas de abusos del clero o de instituciones religiosas, atrajo a 130.000 personas. En 1979, un millón de personas habían asistido a la misa celebrada por Juan Pablo II.

En Irlanda, donde la disparada de los precios desde la crisis económica de 2008, que sacudió muy duramente al país, hace que muchas personas no puedan pagar un alquiler, la lucha contra la pobreza es uno de los principales temas de campaña para las legislativas del sábado.

Es «una gran crisis», dice el monje, que querría ver al oficialismo y la oposición «trabajando juntos» para crear viviendas, sea cual sea el resultado de las elecciones.

En su opinión, la Iglesia fue «muy poderosa» en el pasado por la juventud de un Estado surgido de la independencia del Reino Unido en 1921. «No existían estructuras y se pidió a la Iglesia que ayudara en áreas como la educación, los hospitales».

«El declive en la práctica de la fe es enorme», reconoce, pero «es en lugares como éste donde la Iglesia está actuando».

Ver también

Venezuela registra dos nuevos casos de Covid-19 para sumar 155

El ministro Jorge Rodríguez explicó que el número de casos de Covid-19 subió a 155 …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *