Página de inicio » Suplemento Tres Mil | 3000 » JULIO IRAHETA SANTOS In memorian

JULIO IRAHETA SANTOS In memorian

Caralvá

Intimissimun

Nació en San Salvador, El Salvador, en el año 1939, aunque se le conoce como originario de la ciudad de Santa Tecla, Departamento de La Libertad, donde residió 32 años. Es profesor de Educación Media y en la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” obtuvo dos títulos de profesor de letras. Como poeta ha obtenido triunfos literarios a nivel nacional, así como a nivel de Centroamérica y Panamá en la hermana república de Guatemala. Ha sido incluido en antologías publicadas en Argentina, Costa Rica, El Salvador y México. Ha publicado en periódicos y revistas nacionales y extranjeras. Se inició en la creación poética de una manera independiente e las páginas literarias de Diario Latino dirigidas por Juan Felipe Toruño. Tiene publicados “confidencias para académicos y delincuentes” (Poesía), y “Todos los días el hombre” (Poesía, Editorial Universitaria). Posee abundante obra inédita. Ha sido miembro fundador del Grupo Literario “Piedra y Siglo” y del Taller Literario Salvadoreño “Francisco Díaz”. En la actualidad forma parte del colectivo cultural “Segunda Quincena”. Los espantapájaros / Julio Iraheta Santos —  San Salvador: Editorial Universitaria, 1992 – 54 páginas.

Los siguientes poemas fueron publicados en el Suplemento Cultural Tres Mil de Diario Co Latino

DESPUES DE LA INSPECCIÓN

Miro al hombre que ha sido instruido en armas

para cuidar el orden de las momias

Lo miro y me detiene a veces cortés

y casi siempre severo

Me pide la cédula sin dejar de verme

y me pregunta cuál es mi nombre

Yo me siento tranquilo

y disimulo que tengo la conciencia iluminada

mirando para el suelo

o mirando a las nubes

Después de la inspección

me indica que prosiga

y yo me alejo silbando suavemente

como aquietando los poemas

que siempre van conmigo

para que no digan nada y me delaten

como profanador de tumbar y pirámides

25-9-89

Suplemento Cultural Tres Mil N°1   24MAR990

 

El CRISTO DE LOS PARQUES

Yo he visto a Cristo

sentado en el espaldar de los sofás

de los parques de barrio

Le he visto con el rostro entre las manos

rodeado por la humareda de los buses

mirando pensativo a los pordioseros

de la acera de enfrente

a los limpiabotas de la esquina del mercado San Jacinto

a las vendedoras ambulantes

al desempleado disimulando su hambre

bajo la sombra de los árboles ralos

a la prostituta adolescente que merodea por los arriates

con ropa desteñida del mercado de pulgas

al retrasado mental que derrama sus estrellas malolientes

sobre su barbilla

a los alcohólicos y huelepegas andrajosos

con sus ojos rojos como semáforos abandonados

Yo le he visto y he tenido vergüenza de pasar de largo

en mi camino hacia el templo

y no sabiendo qué hacer

me he sentado sus pies a llorar

 

Suplemento Tres Mil N°2 31MAR990

 

SANTA TECLA MURAL

Ciudad de crucifijos.

Ciudad de Santa Tecla, Payton Place.

Lentas avenidas de aire donde el silencio

oculta a los amantes y los perros orinan los árboles

El paseo de La Gloria y los zopilotes con su vals aéreo.

El Boquerón y las torres de T.V.

jodiendo con Simplemente María o Aventuras del F.B.I.

Y hay cafetales en esas colinas. En esas lomas hay guayabos

y mangos. Los ojos de agua y las cuevas repletas de murciélagos

con sus paraguas.

Estoy viendo la ciudad, mano cuadriculada,

el Tivolito y las noches vinosas coronadas de náuseas.

En los portales billeteros con carnet de oreja te desean el infierno.

Ahí está el parque San Martín y el parque Daniel Hernández

Donde el ocio afila cigarras.

Los Bancos tienen guardias de Ilobasco.

Los Beneficios de café despulpan la sangre de los pobres.

Ahí está la casona de las águilas donde el fantasma

de Carlos Humberto Rivera persigue el fantasma de don Ángel Guirola

para aplicarle la reforma agraria.

Las colonias marginales hieden a excremento,

a retratos oficiales y patrullas.

Ciudad de humo, sin corazón…

No soy tu poeta bien, por eso te desnudo.

Tras persianas carcomidas las beatas se persignan y devoran al vecino.

Los San Andreses son contrapuntos que calman mis tristeza.

La majada castra con sahumerios su guitarra.

Hacienda Santa Tecla. Nueva San Salvador.

A 920 metros sobre el mar te estoy cantando.

Los ejidos vuelan como pañuelos.

Benjamín Bloom tiene baraja de hipotecas.

Banco Occidental, Banco de mierda.

Ciudad de Santa Tecla o Nueva San Salvador.

Ombligo de varones oligarcas,

de matronas adictas al té, canastas y morfina.

Ciriaco de Jesús Alas

huyó con su Dichoso Fui hacia las barrancas.

Ciudad con cerebro de clase media, de Melvin Jones y Johnny Walker.

Tu corazón está lleno de quintas trasplantadas a la Colonia Escalón.

Las guacalchías repiten tu vieja aristocracia.

Palomas y golondrinas abonan tus campanarios y los salvan.

Los aguaceros te lavan al aliento, pero no los recuerdos:

La Internacional, los muertos de Corinto, los fusilados

en la calle vieja y el puente de Los Chorros, Jesús el zapatero,

Pedro Obispo el indígena, 1932.

Hacienda Santa Tecla, monja de mi corazón.

La Siguanaba ya no tiene pilas públicas donde llorar.

Sin calles pedregosas la carreta chillona no asusta a los cipotes.

Te preñó la Shell y Texaco.

Hoy eres una putía en minifalda rodeada de autopistas.

Te arrancaron los nidos de chiltota. Los nidos que no puedo derribar

la erupción del jabalí.

El dísel cobija la pobreza de tus barrios.

Ciudad de campanas nostálgicas. Payton Place.

Eres centenaria tienes cuartel de antiguerrilla.

Los clarineros dan saltitos y cantan.

Hay rótulos heroicos en los tapiales.

 

Suplemento Cultural Tres Mil N° 10 02JUN990

 

POEMA

Tenemos en el cerebro una casita de cien mil colones,

Un Mustang y una cuenta bancaria.

Tenemos en el cerebro mucha pero mucha kakita

y así de diminutivos vegetamos.

Pero, perdona, amor, no hablo de nosotros.

Mira por la venta el día oscuro.

No hay pájaros que picoteen arcoíris

ni el sol alumbra tras los cerros

Hay cosas más altas que un cerebro lleno de ejecutivos.

Tu cerebro es limpio como un cielo de diciembre

Pero basta de cerebros, señora mía.

cierra la ventana y vente, desnuda tu alma

Y encendamos la esperanza.

Suplemento Tres Mil No. 11 09JUN990

EL VEDETISMO

La intención es que para aprovechar

el balcón de la entrevista

debo señalar pelo en la sopa

de los demás poetas

para que todos entiendan

que el mejor soy yo

 

Suplemento Cultural Tres Mil No. 31 27OCT0990 Segunda Quincena

 

 

Ver también

«Pobrecita poeta que no era yo… Sin derecho de habla». Rafael Lara-Martínez

Rafael Lara-Martínez  Professor Emeritus, New Mexico Tech [email protected] Desde Comala siempre…     Cogí, ergo …