web analytics
Página de inicio » Nacionales » Informe de SIGET desmiente a ASDER y MEUNO en distribución de frecuencias del espectro radioeléctrico
ARPAS, APES y otras organizaciones presentaron el año pasado una demanda de inconstitucionalidad de la ley de Telecomunicaciones ante la Corte Suprema de Justicia. Foto Diario Co Latino.

Informe de SIGET desmiente a ASDER y MEUNO en distribución de frecuencias del espectro radioeléctrico

Transparencia Activa

Según el informe que presentó la SIGET a petición de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), purchase cialis en el espectro radioeléctrico hay asignado para televisión un 52.24% de las frecuencias y un 47.76% está disponible. Casi el 95% de las señales televisivas están concesionadas a privados y solo un 5% es de uso oficial o de medios públicos.

La Sala de lo Constitucional emitió una resolución el 10 de diciembre de 2014 a la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (SIGET) en la cual solicitaba un informe sobre qué porcentaje de la totalidad de frecuencias del espectro radioeléctrico relativas a los servicios de radiodifusión en AM y FM, physician y televisión se encuentran asignadas en la actualidad y cuáles de las mismas están disponibles para su concesión.

Además pedía la identificación de quiénes eran los concesionarios de las frecuencias y el porcentaje de canales de radio AM y FM y de televisión que cada uno tiene asignado en la actualidad.

En relación al porcentaje destinado en televisión el informe señala que solo el 52.24% de todo el espectro radioeléctrico está concesionado, y de ese mismo la mayor parte (94.36%) es de uso regulado y está concesionado a entes privados.

El resto (5.64%) de frecuencias son de uso oficial que requieren autorización.

De estas cifras se infiere que, dado el reconocimiento jurídico que establece la actual Ley de Telecomunicaciones sobre quiénes pueden ser concesionarios de frecuencias para televisión, el informe de la SIGET no reconoce la participación en el espectro de ningún canal de TV comunitario.

También se puede determinar que el 47.76% del espectro para frecuencias de televisión está disponible para concesionarse o autorizarse.

En cuanto a la asignación de las radios en frecuencia AM (amplitud modulada) y FM (frecuencia modulada) la SIGET ratifica que está otorgado el 100% de frecuencias radiales para cobertura en territorio nacional y solo hay disponibilidad para concesionar algunas a nivel local. De éstás, el 94% están en manos privadas. Contrario a la publicidad de una campaña de los Medios Unidos (MEUNO) y de la Asociación Salvadoreña de Radiodifusores (ASDER) que sostienen que el espectro tiene un 34% de asignación de frecuencias para radios comunitarias.

En el informe presentado a la CSJ se desmiente y contradice esa postura, ya que solo se reconoce como “radios comunitarias” a dos frecuencias, incluidas en el grupo de concesionarios privados, y estas son la 90.5 Mhz (clasificada como local y compartida por tres radios comunitarias) y la 92.1 Mhz (clasificada como nacional y compartida por 19 radios comunitarias), sin embargo, esta misma se utiliza en diferentes lugares geográficos y es la que ocupan las radios comunitarias agremiadas en la Asociación de Radios y Programas Participativos (ARPAS).

Según Leonel Herrera, director ejecutivo de ARPAS, Telecorporación Salvadoreña, Megavisión, Grupo Samix, Corporación FM, Corporación KL y Grupo Radio Stereo, son los grupos mediáticos que acaparan casi la totalidad del espectro radioeléctrico del país. El Estado solo tiene tres frecuencias y las radios comunitarias dos.

Otra dato que arroja el informe entregado por la SIGET a la CSJ es que la distribución de las frecuencias no es equitativa entre los tres tipos de medios (privados, públicos y comunitarios) existentes (aunque no reconocidos legalmente los últimos dos), sino que revela la concentración en un solo sector.

El hecho que el 95% de las frecuencias estén concentradas en los medios privado-comerciales, en detrimento de los públicos y comunitarios que ni siquiera están reconocidos en la legislación, es una clara señal que la distribución y reconocimiento de otros medios cuyo fin no sea el usufructo del recurso deja en entredicho la democratización y la diversidad del espectro electromagnético.

El director de ARPAS considera necesario transparentar y democratizar la asignación, distribución y uso de las frecuencias radioeléctricas. “Para instaurar una cultura de transparencia e integridad no solo se requiere que las instituciones del Estado permitan el acceso a la información y rindan cuentas a la ciudadanía, sino que también los diversos actores de la sociedad sean transparentes y probos: empresas privadas, partidos políticos, iglesias, ONGs y –especialmente– los medios de comunicación social”, sostiene Herrera.

Añade que “la transparencia mediática es doblemente importante: por un lado, porque los medios recopilan, procesan y difunden información pública y de interés público; y por otro, porque utilizan (los medios audiovisuales) frecuencias y canales del espectro radioeléctrico que son bienes públicos”.

Un segundo elemento que desvela este informe y que deja mal parada la postura de los medios radiales y de televisión privados es el uso ineficiente del espectro electromagnético en El Salvador, información que ampliaremos en nuestra próxima entrega.

Ver también

FMLN respalda decisión del Grupo Parlamentario

@DiarioCoLatino La Comisión Política del FMLN desmintió las voces, que calificó de interesadas, que aseguraban …

A %d blogueros les gusta esto: