web analytics
Página de inicio » Editorial » Hay que colaborarle a la Asamblea Legislativa

Hay que colaborarle a la Asamblea Legislativa

No dudamos que –y es lamentable hasta decirlo- muchos en las redes sociales celebrarían que un terremoto, o producto de este, destruyera el edificio de la Asamblea Legislativa y soterrara a los diputados, propietarios y suplentes.

Y es que las redes sociales están siendo utilizadas para provocar la más grande insensibilidad que se tolera en país ocupado por “humanos”.

Estos hipercríticos olvidan que el edificio legislativo no solo es ocupado por diputados y diputadas, sino también por más de 2,000 mil trabajadores y trabajadoras, además de los continuos visitantes, cuyo número promedio diario desconocemos.

Es cierto que 32 millones de dólares quizá es una cifra elevadísima para construir un moderno edificio, de acuerdo a las necesidades actuales y futuras, pues, eso debe preverse cuando hay una nueva construcción, el futuro más que el presente.

Por eso, cuando se oyen argumentos que un edificio nuevo se puede construir con la mitad del monto máximo autorizado, debería explicarse a la ciudadanía como se han obtenido esos datos, si la nueva infraestructura no solo suplirá las necesidades actuales y si responderá a necesidades futuras.

Lamentablemente no se oyen argumentos serios y sensatos, solo discursos emotivos, que luego se convierten en “changoneteros” para generar adictos y disponer de cualquier iluso a sumarse a los reproches y reclamos.

En El Salvador, en esta nueva moda de la virtualidad, que ha envuelto hasta sociólogos de prestigio, ya no hay espacio a los debates serios y racionales, a las argumentaciones, a los planes, los números, sino, evitar ir “contra corriente”, más allá de que haya vidas de por medio.

Creemos que el edificio legislativo es un verdadero peligro para sus trabajadores, en ese sentido, debe primero y de inmediato trasladar a los empleados, incluidos diputados, e iniciar el proceso de construcción del nuevo edificio con números claros o transparentes, del costo de la edificación.

En este sentido, el Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, debe escuchar y atender la solicitud de ayuda que ha hecho el Presidente del Congreso, Norman Quijano.

Creemos que hay un par de cuarteles en San Salvador, sino es que más, que bien podrían convertirse en temporales instalaciones legislativas, y a futuro, en Institutos Técnicos Vocacionales, incluida la ANSP, que no tiene un campus apropiado.

Ver también

¡No a la privatización del Agua!

La derecha legislativa debe atender al pueblo, que dice que el agua es un bien …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: